Deportes

El fútbol argentino abarata costos en la contratación de técnicos

Durante los últimos años, los clubes del fútbol argentino fueron prefiriendo la contratación de técnicos jóvenes o debutantes, que resignan salario y tienen representantes bastante más hábiles que muchos futbolistas.

La renovación constante de entrenadores en el fútbol argentino y el abaratamiento de costos que hacen los clubes cuando requieren de cuerpos técnicos fueron alejando en los últimos años a los mejores y más cotizados adiestradores del mercado laboral.

Algunos de ellos se fueron al exterior, buscando el mejor destino posible dentro de la oferta existente allende las fronteras; otros parecen haberse jubilado sin aviso, y los restantes hablan de períodos sabáticos sin fecha de vencimiento.

En lugar de todos estos experimentados entrenadores hoy se encuentran trabajando algunos interinos, otros que recién están haciendo su debut y arrancan desde arriba, y unos pocos que se mantienen en el ruedo a favor de salarios moderados y representantes más hábiles que algunos futbolistas.

Entre los que se fueron al exterior se cuentan los ex seleccionadores nacionales Marcelo Bielsa (en el seleccionado de Chile) y José Pekerman (en Toluca de México, ahora libre), Héctor Cúper (seleccionado de Georgia), Gerardo Martino (seleccionado de Paraguay), Américo Gallego (también volvió de México), Ramón Díaz (América, de México) y Ricardo La Volpe (Monterrey, de México).

Los legendarios jubilados sin aviso son, por supuesto, los campeones mundiales César Menotti y Carlos Bilardo, además de Carlos Griguol, que a los 72 años había anunciado sus deseos de volver a Gimnasia y Esgrima La Plata "para dar una mano".

Y entre los que apostaron a prolongados períodos de descanso forzoso se encuentran Carlos Bianchi y Daniel Passarella. El "Virrey" apostaba a un Boca sin la dinastía política de Mauricio Macri o a un seleccionado argentino sin Julio Grondona en AFA. Al parecer, su espera va a ser mucho más prolongada.

En cambio Passarella, después de algunas experiencias negativas en Europa y en "su" River, ahora quiere cambiar el rumbo y constituirse a partir del año próximo nada menos que en presidente de los "millonarios", emulando a su antiguo colega Carlos Babington, que también mutó de entrenador a titular de Huracán.

Y Jorge Valdano, ex futbolista, entrenador y literato, también se abocó al managment en Real Madrid, pero no desechó su carrera de técnico, aunque afirmó hace pocos días que se siente "más preparado para dirigir en Europa que en Argentina".

En lugar de todos ellos están ahora las nuevas variantes impulsadas por los dirigentes: los interinos "de medio campeonato", como por ejemplo Héctor Jesús Martínez en Huracán o Miguel Angel Santoro en Independiente (ahora parece que será definitivo, después de cuatro pasos "de bombero").

"Lo único que se empieza a hacer desde arriba es un pozo", reza un viejo adagio popular. Sin embargo esto no parece haber llegado a los oídos de Fernando Gamboa (Newell's), Hugo Tocalli (Vélez), Pablo Sánchez (Rosario Central), Luis Zubeldía (Lanús), Diego Cagna (Tigre), Claudio Ubeda (Huracán), Guillermo Sanguinetti (Gimnasia La Plata), Daniel Oldrá (Godoy Cruz), Roberto Sensini (Estudiantes) y Daniel Garnero (Arsenal).

Por eso algunos de ellos ya pagaron esa osadía con sus puestos, tales los casos de "Vitamina" Sánchez, Sensini, Ubeda y el uruguayo Sanguinetti.

A los otros les va mejor, aunque no cuentan con ningún antecedente en otros clubes, ni siquiera del ascenso. Tocalli, por caso, solamente dirigió a seleccionados juveniles.

Los que todavía "aguantan" en el mercado son Juan Manuel Llop (Racing), Leonardo Astrada (Estudiantes), Gustavo Alfaro (hoy retornó en Rosario Central), Jorge Burruchaga (Banfield), Carlos Ischia (Boca), Diego Simeone (River), Antonio Mohamed (Colón), Miguel Russo (San Lorenzo), Leonardo Madelón (Gimnasia La Plata), Néstor Gorosito (Argentinos) y Omar Labruna (Gimnasia de Jujuy).

Pero los que están, salvo honrosas excepciones, hacen extrañar, y mucho, la sapiencia, la experiencia y el espíritu docente que, aún en un ámbito híperprofesionalizado, hacían valer los que ahora parecen "grandes desplazados".
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|17:39
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|17:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes