Fuerte cruce del director de "La cordillera" con MDZ

A solas con Santiago Mitre, dialogamos y debatimos sobre una de las películas más esperadas y controvertidas del año.

Con críticas generalmente elogiosas, un paso por el Festival de Cannes, y un contundente despliegue publicitario; se estrenó la semana pasada en las salas de cine del país La cordillera. El nuevo film de Santiago Mitre, realizador de títulos tan estimulantes como El estudiante y La patota, se mantiene en primer lugar en la taquilla nacional. Aunque en el arranque de esta segunda semana en cartelera, tal vez por un boca en boca adverso, bajó notablemente su performance en las boleterías, con un declive de más del 50% con respecto al jueves pasado; en el que se produjo su esperado y promocionado debut.

Sobre el desafío de ponerse por primera vez al frente de un film con mayor presupuesto al de trabajos anteriores, su experiencia con Ricardo Darín y Dolores Fonzi, y los riesgos de encarar un thriller que sigue a rajatabla varias pautas del género, pero que a su vez apuesta a romper algunas convenciones, dialogamos con su director; en una charla a solas con un final a toda tensión.

- Tus películas, más allá de contar historias de un puñado de personajes, están atravesadas por un contexto político. Tanto desde lo ideológico, como desde lo artístico, ¿qué te moviliza a generar relatos en los que el contexto político tenga una marcada incidencia?

En un principio, es un interés personal. Me interesa la política y siempre me interesó, vengo de una familia muy politizada. Desde mi bisabuelo en adelante, todos se dedicaron a la política, y yo de alguna manera en mi época juvenil la había esquivado. Nunca tuve militancia orgánica o participación directa en alguna organización. Tal vez en ese momento, fue como una suerte de rechazo al legado. Pero cuando me puse a escribir mi primera película (El estudiante), que en principio no era sobre un militante, sino más bien sobre un joven que no tenía vocación y deambulaba por la Universidad, apareció la idea de que este tipo casi completamente desideologizado empezara a militar en una agrupación a través de una chica; y surgió el tema de la política como posibilidad de reflexión. Una película nunca es la clausura ni un tratado. Después sentí la necesidad de continuar esos planteos en mi siguiente trabajo, La patota. Y luego me pareció que era un buen momento para hablar de política en su escala más alta, y armar una ficción sobre un presidente y su intimidad, en un contexto político internacional muy fuerte como el de una cumbre de mandatarios. Aquí tuve la posibilidad de incorporar elementos de cine de género que en las películas anteriores no había podido usar. Me parece que me salió una película más rara, o más sofisticada en un sentido.

Pelicula Cordillera con Santiago Mitre y Dolores Fonzi

- Es la primera vez que rodás con un presupuesto más grande. ¿Sentiste que en alguna medida eso repercutió en tu enfoque artístico?

El estudiante fue una película con un presupuesto nulo, financiada con 20 mil dólares y filmada por la voluntad y pasión de todos los que participaron. La patota contó con un presupuesto mediano, que se rodó en 8 semanas en Misiones. La cordillera tiene un costo definitivamente mayor. Cuando empecé a pensar en una película sobre una cumbre de presidentes, caí en cuenta que desde el principio en la certeza de que el universo presidencial es un mundo de riqueza. Los presidentes se mueven en aviones privados, trajes a medida, autos y hoteles de los más caros. El cine con su vocación de emular la realidad, exigía en este caso un gran despliegue. Por suerte se sumó la compañía productora de El clan y Relatos salvajes, que sabe dar frente a producciones con presupuestos grandes, y fueron muy contenedores conmigo para poder trabajar libremente.

- En cuanto a la cumbre de presidentes, si bien está narrada con inteligencia, tal vez no esté muy lejos de ese universo de transacciones y negociados que todo espectador puede presuponer. ¿Quedaste conforme con la cantidad de escenas compartidas entre el presidente y su hija, quienes son el eje del relato? ¿No sentiste que hacía falta fijar más la atención en ese vínculo tan inquietante?

Con Mariano Llinás (co guionista de La cordillera), siempre pensamos en una película que va mutando. El personaje que trae la mutación a nivel de género es Marina, la hija del presidente. Para que la película desarrolle esa especie de truco de magia, había que darle tiempo a construir la otra película, que tiene que ver con las intrigas políticas o palaciegas dentro de una cumbre. Fuimos elaborando todo paulatinamente, hasta que el relato aborda esa zona de la hipnosis y demás, que entra en un terreno de subjetividad. Lo particular del personaje del presidente es que no se modifica, sino que permanece oculto. Mientras que su hija representa la vulnerabilidad, pero a su vez es la que puede romper con el universo de simulación que está montado en torno a este presidente; y en general en torno a toda la política.

Pelicula Cordillera con Santiago Mitre y Dolores Fonzi 20

- Todos los directores que han trabajado con Ricardo Darín, siempre me han hablado maravillas de él, no sólo como actor de oficio sino como gran colaborador. ¿Cómo fue tu experiencia con Darín?

Con respecto a Darín no voy a ser original, la verdad es que es un actor con una técnica impresionante, con una precisión enorme, y que además es un gran apasionado de su trabajo. Es muy generoso desde el momento en que se involucra en una película y es un placer trabajar con él. Además, tiene eso maravilloso de que es una estrella. En cierta forma, una estrella muy cercana, que no tiene ningún atisbo de divismo, pero que la gente siempre quiere ver; haciendo de presidente o de cualquier otro personaje.

- Más allá de tu vínculo personal, ¿qué podés decir de una actriz tan poderosa como Dolores Fonzi?

No puedo objetivarlo demasiado. Me parece una actriz única. La potencia y fortaleza que tiene son asombrosas. Es una actriz que cuando aparece en pantalla, se impone de una manera muy notable.

. En una escena vemos al presidente teniendo un momento de sexo en plena cumbre presidencial. Me pareció apasionante que la película genere un espacio así, y que el espectador pueda ser cómplice. Sin embargo, la resolución me resultó un poco pudorosa. Sin necesidad de llegar a lo explícito, el fundido a negro cuando Darín está practicando sexo oral; me quedó en una zona climática de indefinición. La escena avanza demasiado, y luego se repliega en ese fade out.

Puede ser. Esa escena está todavía en el momento en que estamos haciendo el retrato del hombre, y preguntarse cómo resuelve su vida sexual un presidente viudo como este. Inventamos ese personaje que trabaja en la cancillería, que es su novia. Tiene que ver con un abordaje más naturalista del personaje central. En términos de balance rítmico de la película, en esa escena no había mucho más que mostrar.

Pelicula Cordillera con Santiago Mitre y Dolores Fonzi 14

- Esa sensación de declive también la sentí en el final de la película, que claramente no vamos a spoilear. En "La cordillera" vos trabajás claramente barajando las cartas genéricas del suspenso, combinando thriller político con thriller psicológico. La película jamás pierde interés ni vigor narrativo. Sin embargo, a último momento rompe el pacto labrado con el espectador y desemboca en una resolución carente de clímax. ¿Cómo trabajaste la concepción de ese final?

(Visiblemente molesto) No sé qué decirte. Nadie me condicionó nada, el final siempre estuvo pensado así. Es la resolución en la que siempre confié. Es cierto que no es un final convencional... No sé, igual yo no lo veo abierto.

- Claramente no es un final abierto y se agradece que tampoco sea un final con excesiva explicación o subrayado. Las intrigas cierran, sólo que no es un final climático y en cuanto a lo genérico, en el cine de suspenso; el final es como la cereza de la torta. Ya sea vía una resolución de explosión catártica o de incómoda introspección.

(Enojado) Yo siento que hay una cosa que sucede ahora con los periodistas, como de suponer que el espectador es menos receptivo de lo que es. Para mí cuando al espectador se lo desafía, reacciona bien. Si yo tengo que resignarme a que tengo que darle al público finales convencionales...

Pelicula Cordillera con Santiago Mitre y Dolores Fonzi 13

- No es por una cuestión de convención o explicación, lo que simplemente remarco es una cuestión tan orgánica como química en todo thriller.

(Retrucando) ¿Cuál es la pregunta?

- Son dos preguntas: ¿Desde las compañías productoras te apoyaron o en algún momento te pidieron otro final?

(Tajante) Me apoyaron absolutamente

- ¿Cómo te sentís frente a una película industrial con un final que puede desconcertar o decepcionar a un considerable sector del público?

(Con una mirada desafiante y levantándose de la entrevista) Yo hago cine arriesgado.



Opiniones (2)
12 de diciembre de 2017 | 12:15
3
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 12:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Chicos ricos que tienen tristeza
    2
  2. Es un bodrio la película, tiré plata, literalmente. No entiendo que convenció a Darín.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California