Gustavo Santaolalla: "Estoy redescubriendo mis propias canciones"

El rey Midas del rock latino habló en exclusiva con MDZ sobre su regreso a Mendoza, su nuevo disco, y su trabajo junto a Eric Clapton y Leonardo DiCaprio. La historia de un artista en constante movimiento.

Gustavo Santaolalla vive en Los Ángeles desde finales de la década del '70. Desde que su nombre está asociado a los grandes artistas del creciente movimiento que ocupa desde México hasta Argentina (pensar que produjo a Café Tacvba, Caifanes, Maldita Vecindad, Juanes, Los Prisioneros, Divididos, Molotov, la Bersuit, entre muchos otros), carga con la etiqueta de ser el rey Midas del rock latinoamericano.

Todo lo que produce seguramente será un éxito. Pruebas para remitirse no faltan: se alzó con dos Oscar, 15 Latin Grammy, dos Baftas y un Globo de Oro, entre otros premios, sin contar la cantidad de bandas exitosas que ha producido y sus propios trabajos como solista y en banda.  

Ahora continúa en su derrotero en expansión presentado un disco llamado "Raconto" (trabajo donde recorre diferentes etapas de su carrera, desde sus comienzos con Arco Iris, su etapa solista y con Bajofondo, además de incluir composiciones como la realizada para el videojuego "The Last of Us"), y un espectáculo titulado "Desandando el camino" que lo traerá de regreso a Mendoza el próximo 23 de octubre, donde se anima a repasar buena parte de esas mixturas de rock, folk, pop, new wave, ritmos africanos y latinoamericanos que lo llevaron a crear un estilo bien definido, ese que comenzó en los años sesenta con su banda Arco Iris y que supo transitar a lo largo de su carrera.

Santaolalla

- ¿Por qué tomaste la decisión de volver sobre tus canciones?

-Hay momentos en la vida donde uno tiene que sentarse y ver cómo llegó hasta el lugar en donde está. Esto me llevó a decidir recorrer un poco mi vida más que nada a través de las canciones. Si bien en el show toco algunas piezas instrumentales, aquellas realizadas para el cine y los videojuegos, el acento está puesto en la canción, ya que fue lo primero que hice de chico cuando empecé a componer a los diez años y que me sigue acompañando hasta hoy. Fue muy interesante poder encontrar en esas canciones la temporalidad que tenían, ver como canciones que yo compuse hace cincuenta años son hoy modernas, actuales y hasta futuristas. Además, estoy redescubriendo mis propias canciones. Muchos de mis discos nunca los toqué en vivo por distintos motivos, el caso de "Ronroco" (1998), "Santaolalla" (1982) y G.A.S. (1995). El público no está muy familiarizado con este repertorio. Estoy por cumplir sesenta y seis años y mías canciones tienen ahora un peso, y como los paradigmas y las preguntas que me hacía a los veinte años siguen siendo más o menos los mismos, se produce algo muy especial en los conciertos.

Santaolalla

- Es como permitirte mirar al pasado, pero no para nutrirte de viejas historias, sino para revisitarlas, para encararlas desde otro lugar.

-Es un primer intento de sintetizar toda mi carrera. El concepto de "Raconto" es algo que quiero extender en el tiempo. Yo siempre fui un artista que ha mirado hacia adelante, no he construido mi carrera basándome en la nostalgia. Siempre tomando riesgo, saliendo de mi zona de confort. Cuando como artista había logrado ciertas cosas, me ponía a producir a otros artistas, luego intenté con la música para películas, después indagué en los videojuegos, ahora en los musicales. Es decir, siempre me pongo en situaciones de riesgo y me salgo de lo que se por que me gusta lo nuevo, la aventura, mirar hacia adelante.

- ¿Se trata de la misma puesta con la que debutaste en el Teatro Colón en diciembre pasado?

-Exacto, empezamos con un show en el Teatro Colón y terminamos haciendo una gira muy interesante y ahora finalmente llego a Mendoza que es uno de los destinos más importantes para mí por que es una provincia que adoro ya que está muy relacionada conmigo, con mi familia y con mi trabajo - tengo ahí la finca La Luna donde llevo a cabo mi proyecto vitivinicola-. Es un lugar que quiero mucho y para mí es muy especial poder llevar este proyecto tan distinto, tan único, a Mendoza.

- De la larga lista de desafíos que llevás adelante se sumó un trabajo para un documental sobre el cambio climático llamado "Before the Flood" (Antes que sea tarde), producido por Leonardo DiCaprio. ¿Cómo fue esa experiencia?

-Imaginate que nosotros estamos acá en Estados Unidos con un presidente que dice que lo del cambio climático no existe. A partir de esto se termina todo un trabajo de muchos años, inclusive el acuerdo de París que al menos mostraba una intención de cambio, de formar parte de un consenso mundial de que hay que hacer algo con respecto a la emoción de hidrocarburos y otras cosas que hacen que actualmente el mundo esté con los problemas ecológicos que todos conocemos, que son innegables.

Por eso surge la necesidad de este documental que es muy interesante ya que lo guía, lo cuenta y lo narra Leonardo DiCaprio, que no solo es un actor conocido, sino que además es una persona que hace muchísimos años viene trabajando en la búsqueda de concientizar sobre el problema del cambio climático. Además, trabajar con Trent Reznor y Atticus Rouze fue una maravilla. Creo que lo que salió musicalmente es maravilloso por que se juntaron dos cosas muy distintas: por un lado lo orgánico y por el otro lo más industrial.

- Solo faltaba que te llame nada menos que Eric Clapton para que trabajes en la banda de sonido de la película sobre su vida.

-Me llega la convocatoria de Eric Clapton, al principio pensé que era una broma, donde el pide expresamente que yo hiciera la música incidental de la película. De ahí pasamos a intercambios de mails, a conocerlo personalmente en Londres y entablar una relación más cercana, y finalmente hacer mi trabajo que básicamente es ayudar a contar la historia con la música. Terminé mi trabajo hace una semana y luego él me mandó un mail muy lindo dejándome en claro que le gustó muchísimo.

Santaolalla Clapton

- Este año se cumplen 50 años del nacimiento del rock nacional. Vos con Arco Iris fuiste parte de esos inicios. ¿Qué reflexión te merece haber formado parte de esta larga historia?

-Es un movimiento musical muy importante, que muchas personas en los inicios pensaban que sería una cosa efímera o una moda del momento. A partir de los sesenta el rock se estableció como una especie de folclor de los jóvenes del mundo y además sirvió para muchas cosas, no solo para entretener, sino además para cuestionar. El rock siempre tuvo esa misión. Obviamente que me siento parte de esa movida ya que fuimos los pioneros junto con Almendra, Manal, Arco Iris y Vox Dei. Con Arco Iris lanzamos nuestro debut discográfico en 1969. Hoy en día lo veo como el mapa de lo que sería mi carrera en el futuro. Ahí está la música de las películas, mis trucos de producción, además de la reivindicación total con respecto a lo que era mi visión de hacer una música que tuviera identidad, que no solo cantáramos en castellano sino que también tocáramos en nuestro idioma. De ahí nace mi interés de funcionar ritmos autóctonos, timbres tradicionales, instrumentos (como el charango, el bombo, el ronroco, la caja, la quena, los picuyos), que en aquel momento fue muy criticado por la intelligenza del rock... básicamente para ellos eso no era rock.

- ¿Cómo vez al rock nacional en la actualidad?

-Me encanta que desde Mendoza esté surgiendo una escena con tanto impacto y que no siempre sea esa cosa que nace de Buenos Aires. A muchos los conozco de muy chiquitos: a los Usted Señalemelo y al Simón Poxyran. De la escena nacional me gustan mucho Los Espíritus, El Mató a un policía motorizado, Ramiro Flores... siempre la Argentina generó cosas muy buenas.

- Todo lo que producís es casi seguro un éxito. Ésa es la creencia que recorre a muchos músicos y sobran pruebas de esto. ¿Cómo nace este don de darte cuenta que una banda será exitosa?

-Siempre fue por intuición. Tengo un especie de don de ver lo que quizas muchos no veian en ese momento. Recuerdo una anecdota estando en Haedo, provincia de Buenos Aires, en un club llamado Mocambo viendo a Árbol con un ejecutivo muy alto de un importante sello discográfico que había venido de los Estados Unidos y el sonido del show era atroz y el tipo me miraba desconcertado y le dije "Yo, detrás de todo ese ruido, escucho música".

Cuando escuché por primera vez a Café Tacuva dije "a estos hay que grabarlos", entonces me empecé a mover para intentar que firmaran un contrato con un sello y así poder producirlos. Tardé casi dos años en conseguirles un contrato. No los quería nadie en México.

Cafe tacuba

- Para finalizar me gustaría pedirte una reflexión sobre los atentados terroristas ocurridos en Barcelona, algo que se viene repitiendo en distintas partes del mundo.

-Es un momento muy especial el que se está viviendo en el planeta. Para los hindúes estamos en el "Kali-iuga", le era del hierro, un momento de transición en el planeta. Son horrible las cosas que están pasando, pero es un momento de cambio y espero realmente que lleguemos como seres humanos ha entender lo que somos y lo que significa la maravilla de la vida y lograra tener un mejor planeta en todo sentido. El daño existe en todos los niveles, no solo en el plano social - económico - político, sino también en el medio ambiente. Todo está contaminado y manejado por unas pocas personas que son los que tienen el poder del mundo y que producen, como consecuencia, cosas horribles como estas. Por eso creo que es un momento para reflexionar sobre las próximas generaciones, nuestro hijos, y extender el pensamiento más allá. Es un momento difícil para el planeta.

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 21:59
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 21:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho