Una jueza en paz después de la polémica

La jueza de Paz que sufrió un accidente hace 16 años y que recientemente fue beneficiada con un fallo de la Corte nacional, recordó las sensaciones que le generó la sentencia de los jueces provinciales.

Luego de conocerse el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que le restituye el monto total de una indemnización por accidente laboral a la jueza mendocina, Stella Maris Ontiveros, revirtiendo una sentencia de la Corte provincial, la magistrada se mostró satisfecha por la decisión del máximo tribunal nacional y recordó que la decisión del cuerpo judicial local le generó una "decepción" y "discriminación" hacia ella. 

En 2001, Ontiveros sufrió una fuerte caída dentro de su oficina, ubicada en dependencias del Poder Judicial, que le provocó una enfermedad grave e incurable, aunque tratable: Distrofia Simpática Severa, o Síndrome de Sudek, un mal que ha ido atrofiando huesos y músculos, ocasionando la discapacidad que ahora sufre pero que no le impide trabajar. 

Doce años después, la Cámara Laboral le otorgó una indemnización de 4,6 millones de pesos, pero una de las salas de la Suprema Corte de Mendoza, integranda entonces por los jueces Mario Adaro, Luis Böhm y Herman Salvini, se lo redujo un año más tarde a 378.000 pesos aduciendo que la incapacidad para el trabajo provocada por el accidente no era "total" sino del 60% y que, además, mantuvo su cargo de magistrada y continuaba desempeñándolo sin merma en sus salarios. Tras apelar esa sentencia, Ontiveros consiguió que la Corte nacional anulara el fallo de sus pares provinciales. 

En diálogo con el programa Lo demás es lo de menos, de MDZ Radio, Ontiveros manifestó su conformidad con la Corte nacional: "Estoy tranquila, reconfortada, esperanzada con la Justicia. Me demoré 16 años en tener un fallo, pero esto hace que todos creamos en la justicia".

Para la magistrada, que se desempeña como jueza de Paz en la Primera Circunscripción Judicial, esta decisión compensa lo que vivió cuando se conoció el fallo de una de las salas de la Corte provincial: "Lo que sentí en aquel momento fue una decepción y una terrible discriminación. La Cámara Laboral estuvo doce años para dictar el primer fallo, lo que dejó un expediente de 4.000 fojas y 53 testigos que se presentaron en la audiencia, cuando la contraparte no tenía ni uno. 

"Para mi fue un desconcierto, porque no entendí el fallo de una sala de la Corte provincial. También percibí mucha discriminación, porque la decisión se basaba en un lucro cesante, es decir, que si yo seguía yendo a trabajar, que por supuesto me cuesta el doble de lo normal, no merecía una indemnización justa. Eso es terrible porque quiere decir que el que trabaja aún en una condición física dolorosa y disminuida, no merece el mismo respeto ni la misma indemnización ni el mismo reconocimiento que otra persona", aclaró.

Ontiveros aseguró que el accidente y sus terribles consecuencias le "cambiaron" la vida completamente. "No hay juicio ni indemnización económica que pueda reemplazar lo que a mi me pasó", recalcó. Y añadió: "Pasé de ser una persona con sus dos brazos y sus dos piernas, que le gustaba mucho nadar desde pequeña, a ser una discapacitada que circula con un andador y apenas puede caminar una cuadra con mucho esfuerzo".

Retomando el fallo de la Corte de la Nación, la magistrada consideró que "una sentencia que revierta otro fallo de la corte de una provincia, es algo pocas veces visto, y tiene que ser una cosa muy fuerte desde el punto de vista jurídico, porque la Corte de la Nación tuvo que ver mi descomunal expediente". 

"Es un fallo espectacular y magnífico por cómo está resuelto y además no discrimina; al contrario, el que tiene un accidente y pone voluntad y esfuerzo para seguir yendo a trabajar, merece lo mismo que otra persona", resaltó.

Respecto a la disidencia en el fallo nacional de la jueza Helena Highton de Nolasco, Ontiveros no manifestó mucha sorpresa, e incluso recordó cuando en la Corte provincial le sucedió algo similar: "La única integrante mujer de la Corte provincial de entonces (Aída Kemelmajer) me pidió un juicio político aduciendo que yo no iba a trabajar porque estaba internada. Finalmente no prosperó porque solo hubo dos votos para iniciar el juicio y el resto votó en contra.Que uno no vaya a trabajar porque está internado en terapia intensiva y le hayan cortado la pierna, es raro. Nunca se puede despedir a un empleado cuando está en periodo de enfermedad".

"Tengo todas las pruebas. Estuve internada en el Instituto Argentino del Diagnóstico y en el expediente constan todas las internaciones que tuve en cada operación", aseveró la magistrada, respondiendo a las críticas que recibió por sus largas ausencias en su despacho.

Por otro lado, Ontiveros señaló que no tuvo un respaldo sólido por parte de los demás jueces del Poder Judicial de Mendoza, salvo algunas excepciones.

Finalmente, la magistrada intentará seguir trabajando "hasta que el cuerpo aguante, porque si bien no soy tan viejita, esto envejeció mucho mi cuerpo y me dificulta la movilidad. Mi trabajo me encanta y me gusta muchísimo".


Opiniones (11)
23 de octubre de 2017 | 13:17
12
ERROR
23 de octubre de 2017 | 13:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que feo olor tiene esto. Aunque no es nada diferente a todo lo que tocan los mediocres jueces mendocino.
    11
  2. Qué espanto esta historia de especulación!! una persona común no tiene estos privilegios. Pobre y estúpido de nosotros los que bancamos y pagamos estos entuertos!
    10
  3. robertredfort 12 de Agosto de 2017 | 10:07 : Coincido con su opinión absolutamente.-
    9
  4. Ella y el marido son de "honorabilidad dudosa".
    8
  5. por un lado, me parece bien que haya probado su propia medicina.., es más.., me parece excelente (todos los magistrados deberían pasar por experiencias similares) para que comprendan que sufre el pobre mortal al cuál no conocen ni por asomo y deambula como un zombie de oficina en oficina, aguantando las caracúlicas de mostrador...; por otro lado, es mas que lamentable pensar en 16 años para una resolución laboral... No conozco a esta persona como para emitir juicio al estilo robertredford, pero la conclusión es cierta: si sos un don nadie, vas derecho a la tumba
    7
  6. Yo perdi un hijo..... y nunca me pedi licencia psiquiatrica ....se entiende no.!!
    6
  7. Plata del pueblo!!! Una justicia lenta que le cae hasta a sus propios integrantes. Que se siente lograr justicia despues de 16 años, sra jueza?
    5
  8. Acsuar, es plata de la ART en todo caso. Como pasaría con cualquier empleado que tuviera un accidente en el trabajo.
    4
  9. Entiendo que le cubran los gastos médicos, pero los 4 millones y medio, en homenaje a qué ?? Si puede seguir trabajando, tiene sus ingresos normales.
    3
  10. ESTA MUJER NUNCA TRABAJO Y ADOPTA EL PAPEL DE VICTIMA, COBRA UN SUELDAZO Y NO SE QUIERE JUBILAR POR INCAPACIDAD. SI NO PUEDE CAMINAR MAS DE UNA CUADRA TIENE INCAPACIDAD PARA JUBILARSE Y NO SEGUIR CURRANDO DEL ESTADO. ESTO ES PRODUCTO DE LA CORPORACION JUDICIAL.-CON UN EMPLEADO COMUN LO MANDAN AL MUERE...
    2
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017