Deportes

Teqüe ganó con bonus y le tiró la presión a Marista

Los Azules se impusieron con autoridad en la primera semifinal ante los Curas que están obligados a ganar y evitar que Teqüe consiga un punto en la revancha.

Era verdad, los partidos hay que jugarlos. Más allá de la ventaja deportiva de Marista, más allá de las dos veces que los Curas le ganaron en el año a Teqüe, esta tarde, en el partido más importante entre ambos, el local consiguió una gran victoria por 25 a 10 (5-0), obligando a los de Carrodilla a que dentro de una semana le tengan que ganar a Teqüe sin que éstos consigan un bonus. Ahora la presión la tiene el Tricolor.

El 5 a 0 le cambió la cara la llave más pareja de las semifinales. Marista clasificó tercero y tiene la famosa ventaja deportiva, pero con el resultado que cosechó Teqüe, ahora la historia es otra.

Pero en la cancha, los Azules justificaron con sus argumentos la buena producción ante un Marista que además de no tener la pelota, fue contenido en sus pocos intentos y no tuvo con qué solucionar los problemas que le planteó Teqüe.

El partido comenzó como era de esperar: con Teqüe firme en el scrum y Marista atacando con pelotas ajenas y complicando el line. Ambos aperturas estuvieron irregulares en el uso del pie, pero Teqüe se adueñó de la posesión.

El marcador lo abrió Teqüe con un try de scrum que apoyó Videla, pero Marista contestó con la conquista de Juan Pablo Tomba, después de un certero kick por el lado ciego que ejecutó Carrasco.

Teqüe tuvo siempre la iniciativa y parecía que los Curas se colocaban cerca en el marcador para apretar el acelerador en los últimos minutos.

Promediando la mitad del primer tiempo, Cristian Saez apoyó en la bandera izquierda,  cerrando una buena jugada colectiva del local. Pero eso no fue todo, porque 10’ después, otra vez Videla apoyó con un scrum de Teqüe que siguió facturando.

El parcial cerró 17 a 10 para el dueño de casa, pero el nocaut lo dio Diego Salvador en pocos minutos del reinicio, y con un try de un contragolpe que inició Pablo Cordero. El 25 a 10 –que terminó siendo cifra definitiva- estiró distancias y le dio el punto bonus a Teqüe.

Marista ya había cambiado sus dos pilares, pero el scrum no se arregló demasiado. Siguió ensuciando el line de Teqüe, que volvió a ser su talón de Aquiles, pero no le alcanzó  porque nunca pudo hacer su juego.

Teqüe fue un candado en el centro de la cancha, no tuvo amarillas y la defensa, además de impenetrable, no cayó en los penales. Un puzzle demasiado complejo para los Curas.

El reloj hizo lo suyo y Marista no le encontró la vuelta al partido. Salió Carrasco y nada. Teqüe ya había hecho su negocio: 4 tries y victoria. No necesitaba nada más, sólo que el tiempo pase, y eso ocurrió. Ahora queda una revancha, pero los roles se invirtieron.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|07:06
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|07:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016