#10añosdeMDZ y el privilegio de estar en el medio

Cuando MDZ estaba por celebrar sus cinco años de vida, y siendo una de sus lectoras asiduas, me convertí en una de sus cronistas. Hoy, a diez de su nacimiento, me siento privilegiada de estar "en el medio".

A principios de 2012, siendo una alumna avanzada de Comunicación Social tuve la suerte de que la grandiosa poeta y escritora Patricia Rodón me tendiera una mano invitándome a formar parte del equipo de redacción del primer diario digital de Mendoza.

Fue así que, tras un par de entrevistas en las que se me remarcó que tendría que ser una periodista "todo terreno" y cuando MDZ estaba por celebrar sus cinco años de vida, pasé de ser una lectora asidua del medio a una de sus cronistas. Hoy, a cinco años de haber ingresado a MDZ y a diez de su nacimiento, me siento privilegiada, privilegiada de estar "en el medio".

Aunque sé que estoy a años luz del prócer del periodismo, del inmortal y del "revolucionario latinoamericano consecuente y sin prisa" Rodolfo Walsh (como lo califica el otro gran Osvaldo Bayer), me siento agradecida de estar "en el medio", de estar entre el ciudadano, su necesidad y el poder, y de intentar ejercer, cada día que pasa, este servicio que es el periodismo.

Declarándome una aprendiz perpetua, no puedo dejar de recordar a los maestros, padrinos y madrinas, que me encontré a lo largo de estos años: un Jorge Fernández Rojas que, más temprano que tarde, me diría que mi incredulidad sería el recurso más preciado para hacer periodismo político; una Viviana García Sotelo que me enseñaría a "bajar a tierra" para si no ser la voz del ciudadano al menos intentarlo; una Verónica Gordillo que, con suma paz-ciencia y pasión, dedicaría parte de su tiempo a explicarme que escribir simple es lo más complejo de aprehender.

Seguramente pecando de injusta -porque han de ser infinitos los maestros que tuve y tendré- en los recuerdos de largo y corto plazo aparece un Gabriel Conte para recordarme que MDZ es una "ventana" y que lo que pasa en este momento, ahí afuera, tiene que estar escrito "desde ayer", de inmediato y que no hay tiempo para ser lento. Todo lo cual, no debe significar nunca resignar la sustancialidad.

Hace cinco años empezaba a ejercer este oficio tratando (fallidamente, por cierto) de ponerme en la piel de un joven recién trasplantado de corazón; más tarde, me encontraría poniéndole números a la violencia machista o al abuso sexual infantil y mucho después ingresaría al mundo de la política mendocina, dándome el lujo de indagar a más de un dirigente de turno, tratando de ponerle voz al vecino que me cruzo todos los días en el pasillo del edificio en el que vivo.

Con traspiés e intentos fallidos, con errores y horrores, con buena leche y sin olvidar la enorme responsabilidad que implica estar "en el medio"; sin dudas, un privilegio infinito el haber recorrido estos cinco años de la década de MDZ.

Opiniones (1)
18 de diciembre de 2017 | 02:54
2
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 02:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gracias por regalarnos tu tiempo y tu compromiso!!! sos una genia!! Felicitaciones!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho