#GlutenFree: los beneficios de una dieta sin gluten

Si solés estar hinchada, cansada, con digestión lenta y malestar general, tal vez quieras considerar una dieta libre de gluten.

Cambiar hábitos puede resultar difícil, sobre todo cuando hablamos de hábitos arraigados a nuestro día a día. Sin embargo, si ponés de tu parte, tomás consciencia y planteás un cambio paulatino, el cambio se hace hábito nuevamente, pero esta vez repercute de manera positiva en nuestra salud y calidad de vida.

El cuerpo es una máquina perfecta, tanto es así que tiene la capacidad de adaptarse a la alimentación que decidamos brindarle. Alimentarnos correctamente se refleja en un cuerpo sano, mente despierta y energía vital. Por el contrario, una alimentación incorrecta genera enfermedad, falta de vitalidad, somnolencia y cansancio. 

Es tan importante lo que comemos, que tu dieta define tu propio estilo de vida.

La falta de tiempo, el trabajo, las obligaciones y la simpleza que queremos darle a la cocina nos llevan a elegir muchas veces opciones rápidas, industrializadas, desvitalizadas y sintéticas. Paquetes, latas, productos light, dietéticos y sobrecitos que prometen no engordar parecen ser una buena opción para "matar el hambre", pero en realidad nos alejan cada vez más de un cuerpo joven y vital.

Hoy hablamos de la dieta sin gluten, una tendencia que más que moda, promete beneficios, salud y bienestar general para quienes deseen perder peso, mejorar su rendimiento físico, reducir la fatiga, eliminar esa indeseable hinchazón estomacal, mejorar el tránsito intestinal, evitar la acidez estomacal y otras tantas mejoras en nuestro cuerpo que de manera individual notamos al dejar de consumirlo.

El gluten es un compuesto de proteína que se encuentra en el trigo y otros cereales. 

La dificultad para digerir el gluten radica principalmente en la modificación transgénica y la alta industrialización y refinado que se realiza hoy en día a este grano, que lejos de ser genuino y digerible, se convierte en un adherente intestinal, dificultando su digestión, es decir, en el intestino comienza el problema. 

Celiaquía y sensibilidad al gluten

Las personas celíacas no toleran el gluten y producen diarrea, siendo fácil el diagnóstico y la exclusión de gluten; pero existe una gran parte de la población que logra una digestión completa y asimilación del gluten, pero una vez que ingresa al torrente sanguíneo se dificulta su metabolización. Es aquí donde comienza la cascada de signos y síntomas asociados a la sensibilidad o intolerancia al gluten no celíaca, siendo el trigo el principal causante.

Perder peso, digerir los alimentos con mayor facilidad, ser menos susceptible a tener hinchazón, acidez o calambres estomacales, diarrea o estreñimiento, dolor de cabeza, pérdida de energía y cansancio, dolores articulares, insomnio e irritabilidad, son algunos cambios que vas a notar con una dieta sin gluten.

Una dieta sin gluten es perfecta para personas con enfermedad celíaca, pero también para todos aquellos que sin serlo, toman consciencia y notan el cambio al dejarlo. Un cambio que vale la pena probar. 


María José Molina

Lic. en Nutrición


Opiniones (2)
14 de diciembre de 2017 | 19:52
3
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 19:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esto de Mdz femme me parece un error, ya que los intereses de las personas no están dictados por el sexo. Y esta nota lo indica perfectamente. Cualquiera, hombre o mujer, puede tener celilaquia.
    2
  2. ¿Y la dieta...?
    1