¿Cómo nos afectará el eclipse del 21 de agosto?

Los eclipses tenían en la antigüedad, una connotación negativa, en siglos pasados el conocimiento de los movimientos astronómicos no eran populares, este hecho de dejar de ver la luz, solar o lunar, se le asignaba a un mensaje divino, como castigo o presagio maléfico.

 Los eclipses son un fenómeno astronómico, donde interviene la Tierra, su satélite natural: la Luna y el Sol. Se producen eclipses de Luna o de Sol, suceden en Luna Nueva o Luna Llena, dependen de quien intercepta la luz solar, si es eclipse de Luna es la Tierra quien intercepta la luz solar que hace brillar la Luna y cuando es eclipse de Sol es la Luna quien intercepta al Sol y una zona de la Tierra recibe la sombra a la visión del humano; se oscurece el lugar, en donde se da el cono de sombra, no siempre cae en el mismo lugar de nuestro planeta.

Recordemos que todo hecho astronómico visto desde la Tierra es eso, visual, que interviene en lo que nosotros vemos y pensamos. Siglos atrás ver que se oscurecía el cielo en pleno día, producía temor, desconcierto, inseguridad.

Hoy con un nivel de consciencia distinto tenemos la oportunidad de capitalizar este hecho como un fenómeno que nos lleva a una observación para procesar este simbolismo colectivo de no ver el sol como una posibilidad de ser consciente e iluminados por nosotros mismos, por nuestra capacidad de criterio jerarquizando nuestros talentos.

Conociendo el significado del Sol como energía vital y representativo de lo masculino y la Luna representativo de lo femenino y la sensibilidad, podemos decir que un eclipse puede repercutir en nuestra psique como un momento de oscuridad, que nos lleva a una introspección, aceptar el cambio inminente con relación a los masculino jerárquico si es eclipse de Sol, si es eclipse de Luna inclina al mundo emocional, familiar. La orientación y guía de la astrología en búsqueda de la evolución, es primero aceptar un hecho astronómico que difiere de siglos atrás, donde hoy podemos saber y tener información de un planeta por la investigación de la nasa, con fotos y detalles científicos.

Tomar consciencia que lo que ven mis ojos es una perspectiva terrenal. Que si todos los que están en la zona del cono de sombra de un eclipse solar entienden que es presagio de algún designio divino de castigo o catástrofe, estarán potenciando este hecho con solo pensarlo. De hecho hay personas que se dirigen al lugar donde sucede este evento astronómico como tour turístico siguen los eclipses y viajan al lugar donde se pueden ver.

En nuestra carta astral tocará una posición exacta que nos inclina a poner atención en esa área de vida, donde algo deja de brillar y tener luz. Cuando deja de brillar por la luz que le da otro, lo mejor es que pueda sacar luz propia. En este planeta desde que se descubrió la electricidad dejo de estar a oscuras, convirtiendose en un planeta iluminado por sí mismo.

El eclipse del 21 /8 dará su cono de sombra sobre ciudades de EE.UU, en ese lugar tendrán la oportunidad de cambiar algo con la visión que tienen de las jerarquías masculinas de ese lugar.

Astrológicamente hablando se produce en el eje Leo- Acuario. El Sol en Leo junto a la luna nos habla de Luna Nueva (final y comienzo), dejar posturas egoicas (leo) que nos dañan en nuestra relación con los demás, y por Acuario que su opuesto complementario, en grupos, asociaciones, instituciones, poder intercambiar ideas que sean de unión y beneficio para todos.

 Reconocer talentos propios, sin denigrar a otros, complementándonos con nuevas ideas renovadoras, donde una jerarquía necesita de sus colaboradores e integrantes de un clan o grupo para ser líder. El Sol ilumina a un sistema planetario, no a sí mismo, única y exclusivamente. Ser autoridad, no autoritario.

Toda jerarquía que no tenga esta consciencia deja de ser centro por que no puede iluminar.

Centrarse e iluminarse es un acto solar.

Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 13:34
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 13:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"