Informe

Vivir aquí y ser millennial: ¿qué presente y futuro tenés?

Accedé al informe Compás Millennial del Intal BID, como una radiografía completa sobre la "integración 4.0" en la Argentina y Latinoamérica.

El informe "Compás Millennial" del Ital del BID analizó el cambio tecnológico exponencial y sus impactos en la inserción productiva y social en Latinoamérica. En la presentación del informe, el director de la entidad, Gustavoi Béliz (que hizo referencia a él en su reciente conferencia en Mendoza) señaló que "asistimos a una mutación de paradigmas, saberes, expectativas e instituciones, cuyas consecuencias -por el vértigo en el cual se producen- resultan complejas de predecir y anticipar". 

"Vivimos -indicó- lo que hemos dado en llamar una integración ¨post-contenedor¨, híbrida, con fronteras borrosas y superpuestas entre bienes y servicios, tangibles e intangibles, conectividad física y virtual. Una integración híbrida que cabalga en cierto modo entre tres eras: la prehistórica, que sumerge a un tercio de la población latinoamericana en la pobreza y hace de nuestra región una de las más desiguales del planeta; la contemporánea, que presenta instituciones y esquemas de negociación internacional más propias del siglo XX que del siglo XXI; y la futura, donde asoman nuevas tecnologías cuyos impactos incipientes obligan a distinguir entre la ciencia ficción y la realidad posible". 

Habilidades

Al respecto, consideró que "la fabricación de autos voladores, la emergencia de movimientos transhumanistas y de singularidad, la impresión 3D, la bioeconomía sintética, las nuevas cadenas de valor con fenómenos de relocalización, la superinteligencia artificial, la nanotecnología y la internet de las cosas, entre muchas otras, son apenas puntas de un iceberg fascinante y complejo". 

Para Béliz, "el futuro ha llegado para quedarse, en una región donde el desafío de diversificar exportaciones, generar empleos sustentables y construir equidad social, siguen siendo objetivos irredentos, como hace medio siglo, cuando se iniciaron los procesos de integración". 

Los datos sobre Argentina

El Intal del BID produjo una encuesta cuali-cuantitativa, que aborda una triple dimensión de los jóvenes en la Argentina: los excluídos o ni-ni; los protagonistas del mundo industrial; y los actores del paradigma de la innovación tecnológica. 

Los promotores de este trabajo pusieron de relieve que "de las muchas caras para analizar el fenómeno de la tecnología disruptiva, hay una que no puede faltar, y es la opinión de quienes serán afectados, por acción u omisión, por dicho cambio. El cuestionario y batería de preguntas a través de las cuales exploramos estas dimensiones fue producido a partir de la convocatoria a un taller participativo, que contó con el aporte y la mirada de actores relevantes de estos universos". 

Millennial

  Latinoamericanistas 

El 64% de los Millennial quiere fomentar la integración comercial con América Latina Sin distinción ideológica, los jóvenes tienen una elevada imagen positiva de América Latina, e incluso manifiestan un fuerte apoyo a que el Gobierno promueva las relaciones de integración comercial con la región. Sin embargo, creen que es preciso hacerlo con límites sociales: las políticas de importación de bienes y servicios, así como las de inmigración, deben implementarse teniendo en cuenta el cuidado del empleo local. 

Subutilización tecnológica

Si bien el 93% tiene celular con acceso a Internet, el 54% no emplea la tecnología en su trabajo diario. La tecnología -en particular Internet, telefonía móvil y redes sociales- se encuentra profundamente internalizada en los jóvenes de todos los segmentos socioeconómicos, que la usan principalmente como una herramienta cotidiana de entretenimiento y socialización. Pero se atenúa su aplicación en el ámbito laboral, la capacitación, el acceso a información y en el uso de e-commerce y de plataformas colaborativas, a excepción de los jóvenes de nivel socioeconómico alto. Para el 51% de los Millennial es más importante la educación formal que las nuevas tecnologías. A la hora de formarse, todavía prevalecen las opciones más tradicionales, como la educación universitaria y terciaria. Sólo un 20% cree que es más importante la tecnología. 

Millenials latinoamericanos

La grieta digital

 Si bien el 84% asegura poseer algún conocimiento informático o tecnológico, hay diferencias según el nivel socioeconómico. Los Millennial de estratos bajos que no poseen habilidades informáticas superan ampliamente a los de mayor poder adquisitivo. La polarización es una constante. Además, el 22% de los jóvenes no estudia ni trabaja. Este grupo, donde se destaca una alta proporción de mujeres que se dedican al cuidado de sus hijos y el hogar, tiene un vínculo más distante con la tecnología e Internet. Además, son quienes poseen menos dispositivos y conectividad en el hogar. En contraste, otro 20% de jóvenes tiene una relación más cercana con la tecnología, que la utiliza también para comprar, estudiar, trabajar e informarse y tiene además una visión más positiva sobre el futuro y su impacto en el desarrollo. Este segmento está compuesto principalmente por Millennial del sector socioeconómico alto y medioalto, de sexo masculino, menor edad y que habitan en CABA. 

Desconfianza frente al cambio exponencial y a las instituciones 

 Sólo un 25% está dispuesto a adoptar las nuevas tecnologías A futuro, los Millennial tienen una actitud de cautela frente a la posibilidad de andar en un vehículo sin conductor, ser operados por un médico a distancia o por un robot, o comer carne creada artificialmente. También, son reticentes a adoptar otros hábitos, como pagar las cuentas por Internet, pagar con tarjeta de crédito o votar a través de una computadora. Tienen, además, una visión pesimista sobre el impacto de la robótica y las soluciones de automatización en el mercado laboral, pero no relacionan los cambios que produce la tecnología en el trabajo con sus planes personales a futuro ni con su propio empleo. El 75% cree que la ciencia y la innovación tendrán impacto positivo en la salud y la atención médica. Algo más pesimistas se muestran en cuanto al impacto sobre la protección del medio ambiente, la creación de empleo y la seguridad. También en su mayoría desconfían de las instituciones políticas (65%). 

Futuro personal optimista

7 de cada 10 jóvenes creen que gozarán de una mejor vida que sus padres A pesar de que admiten que la tecnología y la robótica pueden reemplazar puestos de trabajo, los jóvenes tienen altos niveles de optimismo, autoestima y confianza personal. Creen que el mañana será mejor. El espíritu emprendedor está presente, ya que el 50% considera como una posibilidad tener su propio negocio en el futuro. El desarrollo de un negocio o trabajar por cuenta propia se percibe principalmente como una alternativa para mejorar la flexibilidad y la autonomía laboral. Esta tendencia se acentúa en el nivel socioeconómico alto.

Empleo millennial

Leé el informe completo abajo:

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 04:03
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 04:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"