Secretos para disfrutar del sexting sin quedar atrapado en la red

Lo cierto es que cuando tus fotos o videos salen del dispositivo y viajan por el mundo virtual, rara vez se vuelve a tener el control total de su circulación.

La era digital nos conectó en tiempo real con personas al otro lado del planeta o al lado de nuestra cama. La revolución en las comunicaciones nos llevó a estar hiper conectados. De alguna manera las relaciones humanas mutaron a través de las redes y de los dispositivos móviles.

 Conceptualmente hablando el sexting es una práctica hedonista que crece en personas de todas las edades. Consiste en el envío de fotos, videos, mensajes, de contenido hot, a través de teléfonos móviles, tabletas o computadoras.

Es sabido que las personas desde la incipiente humanidad para estimular sus deseos sexuales usaron o crearon los recursos que su realidad les ofrecía. Por eso es tan común encontrar en las paredes de las casas, palacios, museos, pinturas cargadas de erotismo. Los antiguos también apelaron a cartas plenas de lenguaje explosivo como fuente de placer.

Sexting

Cuando se inventó la fotografía, muchas parejas la utilizaron en la intimidad. Por su parte el cine también hizo lo suyo, no importa el género de la película, la mayoría de las veces el sexo siempre está ahí para encender el deseo.

La desnudez de Simone

Es muy conocido el desnudo frente al espejo de la francesa Simone de Beauvoir. La musa y pareja de Sartre tenía un romance con el novelista americano Nelson Agren. La intromisión del fotógrafo Art Shay inmortalizó a Simone en su desnudez. Esta fotografía se hizo pública hace solo unos años, mucho después de la muerte de la intelectual Simone. Si bien fotografiarse y jugar con distintos estímulos siempre fueron parte del erotismo, eran prácticas que quedaban en la más estricta intimidad.

Hoy la vigilancia líquida y las nuevas formas de relacionarnos hacen que quedemos expuestos aún sin querer.

La tecnología forma parte de nuestras vidas, por lo que de ahí al sexting estamos a un tentador click de distancia. Esta nueva forma de expresión está hecha de lenguaje hot, fotos provocativas, autoerotismo, estímulos visuales, exhibicionismo. Lo practican tanto las parejas estables que buscan renovarse en el terreno de la fantasía, como personas que encuentran en la red otra forma de relacionarse sexualmente.

El encuentro virtual se queda muchas veces en ese plano, no pasa de ser un coqueteo sexy, un movilizador de adrenalina. Otras veces es la previa para un encuentro íntimo.

En el funcionamiento complejo de la sexualidad, la cámara web se adapta a la medida del exhibicionismo; todos quieren ver lo que habita oculto, justo al otro lado del espejo. Mostrarse todo el tiempo casi como en un reality forma parte de un juego social.

Hoy los límites de lo privado y lo público se han corrido y desdibujado en una delgada línea. A su vez, conductas consideradas como inaceptables para otras generaciones, hoy son vistas como naturales, aunque en esto vayamos perdiendo algo tan valioso como nuestra intimidad. Alucinados por la fantasía de que podemos mostrar todo sin resignar nada.

Recomendaciones para un Sexting seguro:

  1. BORRA EL CONTENIDO: mientras no estés en una práctica de Sexting, carece de sentido almacenar las fotos y videos en el dispositivo. Bórralo después de terminar una práctica de Sexting para evitar que circule fuera de tu control.

  2. DESACTIVA LA CARGA DE FOTOS Y VIDEOS A LA NUBE: esta opción es muy útil cuando queremos guardar información de uso común, pero en casos de alta exposición siempre es recomendable restringir la multiplicación de la información.

  3. CANCELA EL PAREO ENTRE DISPOSITIVOS: la vinculación automática de archivos entre nuestros dispositivos personales puede resultar peligrosa si queremos tener un buen control sobre la información privada.

  4. UTILIZA APLICACIONES DE SEGURIDAD: existen varias aplicaciones que te permitirán proteger tu información privada con contraseña, como Photo Private Vault (gratuita para iOS y Android). Además, existen otras que te avisarán en caso de que tu interlocutor realice una captura de pantalla, pero cuidado: nada puede avisarte si la otra persona obtiene una foto con otro dispositivo. Finalmente, podemos también utilizar un editor artístico (TrickPics) para ocultar con stickers partes íntimas o aquellas que revelen nuestra identidad, como el rostro, tatuajes o marcas de nacimiento.

  5. CUIDA TU ENTORNO: es importante tener en cuenta que nuestro entorno visual también puede revelar información, y en casos donde la práctica del Sexting es casual, debemos estar atentos a elementos personales como cuadros o portarretratos.

El Sexting es una práctica cada vez más extendida que resulta divertida, placentera y novedosa, pero nunca olvides practicarlo con responsabilidad y discreción para reducir al mínimo las posibilidades de que tu información circule más de lo estrictamente necesario. 

Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 18:58
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 18:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"