¿Por qué deberíamos hacernos un rejuvenecimiento vaginal?

Luego de este tratamiento los beneficios para la paciente son múltiples. Lo explica el Dr. Jorge Elías, especialista en ginecología y uroginecología.

¿Ya escuchaste hablar acerca del rejuvenecimiento vaginal? Según los expertos, el paso de los años, el nacimiento de los hijos, las subas y bajas de peso bruscas o la mala calidad de la piel pueden provocar que la elasticidad de la vagina se vaya perdiendo. 

Esto trae consigo una serie de complicaciones para las mujeres, reduciendo su calidad de vida. Entre ellas se encuentran la falta de sensibilidad sexual, dolor e incontinencia urinaria (1 de cada 3 mujeres padece de incontinencia urinaria).

Según contó a MDZ Femme el Dr. Jorge Elías -especialista en ginecología y uroginecología-; "estas problemáticas afectan a las mujeres y no son situaciones cómodas, hoy en día y gracias a la tecnología estos temas son de fácil solución, segura y rápida para las pacientes". 

A través del rejuvecimiento vaginal se restaura la calidad de la mucosa de las paredes vaginales, mejorando la sensibilidad. Esto se logra aplicando calentamiento térmico concentrado y micro ablación a lo largo de la capa interior del tejido vaginal, estimulando la regeneración de colágeno y la contractura de las fibras de elastina. El tejido genital femenino se restaura a su estado más joven, integrado con las fibras de colágeno grueso y largo y la disminución de diámetro vaginal.

Este sistema láser de Dióxido de Carbono (CO2) emite un haz fraccionado en canales microscópicos, que se aplica sobre las paredes de la cavidad vaginal, logrando que las fibras de colágeno vuelvan a estar firmes. Esta moderna técnica concentra el calentamiento térmico de la capa interior del tejido vaginal estimulando el colágeno y la contracción de la fibra de elastina, con lo que induce a la producción y la regeneración continua de nuevo colágeno. El resultado del tratamiento es la remodelación vaginal completa y el endurecimiento de las paredes vaginales. El tejido genital femenino se restaura a su estado más juvenil, integrado con fibras de colágeno gruesas y largas.

¿Cómo es la intervención?

"El procedimiento es muy sencillo, no requiere anestesia, no es doloroso, es totalmente ambulatorio y dura solo unos minutos. Además, puede ser utilizado en cualquier edad. Los pacientes retornan casi de inmediato a la actividad, incluyendo las relaciones sexuales. Las sesiones pueden ir de 4 a 6 dependiendo las necesidades propias de cada mujer y el intervalo entre las aplicaciones puede variar de 5 a 10 días, teniendo en consideración la edad y el cuadro clínico", destacó Elías.

¿Y los beneficios?

"Son múltiples: mejora del tono muscular vaginal, fuerza y elasticidad, otorga una mayor sensación durante el coito, se logra un mayor control sobre la incontinencia urinaria y mejora de la imagen corporal y de la autoestima". 


Dr. Jorge Elías MN 71.068, especialista en ginecología y uroginecología

Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 19:59
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 19:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"