El ciclo menstrual y sus efectos en las corredoras

Tu cuerpo no rinde igual. Hay ciertos factores fisiológicos que podemos controlar y hacer que jueguen a nuestro favor en nuestros entrenamientos o carreras.

 El ciclo menstrual tiene una duración media de 28 días y se divide en 2 fases: fase folicular y fase lútea.

La fase folicular comprende desde el día 1 al 14 de ciclo aproximadamente y se caracteriza por generar un aumento en la producción de estrógeno. Este hecho promueve la utilización de la grasa como fuente de energía debido a que el cuerpo femenino trata de ahorrar glucógeno. Cuando corras durante la fase folicular tu cuerpo utilizará como energía el glucógeno y la glucosa en sangre. Por ello en esta fase es bueno realizar entrenamientos largos donde la grasa es la principal fuente de energía utilizada. En esta fase, una vez pases los días de menstruación en los que la pérdida de sangre provoca la disminución de la hemoglobina, responsable del transporte de oxígeno a los músculos; te encontrarás más enérgica y posiblemente alcances mejores resultados. Son días a priori idóneos para competir.

12615434 10207521803856963 7227146852050771735 o

Del día 14 al 28 se produce la fase lútea que comienza con la ovulación (entre el día 14 y 16 aproximadamente) y es dominada por la hormona progesterona. Sus elevados valores en estos días afectan al balance de fluidos ya que te hace perder más agua y electrolitos.
Además durante esta fase tu temperatura corporal tiende a aumentar por lo que si entrenas en altas temperaturas o durante un tiempo muy prolongado o a mucha intensidad, puede aumentar el riesgo de deshidratación. Especialmente has de tener esto en cuenta en los meses de verano como en el que nos encontramos.

Es normal que durante la fase lútea notes que te sientes peor, más cansada y veas que disminuye tu rendimiento. Puedes notar las piernas y la tripa hinchadas; eso es debido a los altos niveles de progesterona. Puede que notes que empeoran tus niveles de fuerza y resistencia.
El mejor entrenamiento para estos días son bajas cargas de entreno, poca intensidad, pero no parar la actividad para mantener activo el flujo sanguíneo.
Como decíamos al comienzo cada mujer se ve afectada de formas muy diferentes por su ciclo menstrual. Escuchar al cuerpo, tener en cuenta las circunstancias personales y analizar cómo afecta el cambio hormonal en nuestro físico te permitirá planificar no solo los entrenamientos si no también tu calendario de competiciones.


Captura de pantalla 2017 07 27 02.27.04

Opiniones (0)
21 de noviembre de 2017 | 02:41
1
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 02:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"