El desafío de MDZ en una "Sala de Escape"

Para celebrar la amistad el team de MDZ Femme se enfrentó al equipo del programa de radio 105.5 "Lo demás es lo de menos". Compartir el desafío con colegas y amigos resultó ser el plan ideal.

 Se abrieron las puertas de dos habitaciones de la mística casona que se ubica en la esquina de Juan B. Justo y San Martín (Enigma) y los dos teams, por un lado las Femme y por otro los chicos de "Lo demás es lo de menos", ingresaron a las respectivas salas para descifrar el gran enigma. 

ESCAPE

Los periodistas: Juan Carlos Albornoz, Gonzalo Arroyo y Santiago Montiveros del programa de la tarde de MDZ 105.5. 

ESCAPE 2

Las chicas de Femme: Muriel del Barco, Natacha Capello, Macarena Montoya y Ludmila Llaver.

Al minuto uno, se activó el reloj y empezó la partida. Una hora, 60 minutos, para descifrar los enigmas que hacen falta para conseguir salir de la habitación antes de que el tiempo termine. 

"Este es el objetivo del juego. El Room Escape se rige por una mecánica así de simple. Un nuevo fenómeno que llegó a Mendoza y va sumando adeptos", contó a MDZ uno de los creativos que emprendió el proyecto; Valentín Fuentes.

Las Femme huyeron de la "Sala de los Zombies"

ESCAPE 5

El trabajo de equipo resulta fundamental.

 

ESCAPE 6

  Dentro de la sala el tiempo vuela y las ideas van surgiendo libremente en cada mente.

Los conductores de MDZ Radio se sumergieron en el "Hospital Psiquiátrico"

ESCAPE 13

 Los Room Escape nacieron en 2006 en Silicon Valley, cuando un grupo de informáticos crearon un juego en equipo en el que se tenía que resolver un enigma en un tiempo limitado. 

ESCAPE 9

La historia estuvo basada en los cuentos de Agatha Christie. Pero el formato que conocemos acá, empezó en Budapest, Hungría, cuando Attila Gyurkovics creó un juego en que un grupo de personas tenían que buscar la forma de salir de una habitación en un tiempo limitado. Se basó en la Teoría del Flow que había desarrollado Muhály Csíkszentmihályi, un psicólogo húngaro. Esta teoría esta relacionada con el aprendizaje a través de los juegos y la felicidad. 

Esta teoría señala que si estás volcado en una actividad para tu propio disfrute, cuando hay un equilibro entre tus habilidades y los retos que te plantean, entras en un estado mental, donde todo fluye. 

La importancia del trabajo en equipo

Finalmente, el equipo de "Los demás es lo de menos" logró salir de la sala más rápidamente y reflexionaron acerca del logro:

"Temor y encierro. Un sentimiento y un factor que superamos los tres. Con Juanca y Gonza, amigos en las buenas y especialmente en las difíciles, pudimos complementarnos para superar una situación muy compleja y novedosa: las Salas de Escape, que acaban de llegar a Mendoza y que requieren de algo más que compañerismo. Sin una amistad verdadera, donde se pierde el miedo al ridículo y la confianza es inquebrantable, no podríamos haber salido airosos (y vencedores) de aquella casa del terror."

  -Santiago Montiveros  

ESCAPE 14

"Un linda experiencia para compartir entre amigos. La verdad que armamos un equipo intratable con mis compañeros de radio. Un juego que se basa claramente en la unión, la comunicación y la confianza. Si el tema inoxidable que se escucha todos los años en esta fecha dicta "Un amigo es una luz", allí estaba Juanca Albornoz iluminando una habitación a oscuras.... y que decir del capitán Montiveros, pura reflexión y sensatez para descifrar los enigmas impensados de cada una de las habitaciones".

-Gonzalo Arroyo

"Con Gonza y Santiago no hubo discusiones de liderazgo. La complementación fue horizontal y cada cual hizo un aporte, en el momento justo. Así fuimos superando pruebas para nada fáciles. Gonza se sumergió en el juego desde el comienzo con espíritu ganador y Santiago se mostró cerebral y frío en momentos delicados. Fue un gusto muchachos ¡Golazo de Lo demás es lo de menos!"

-Juan Carlos Albornoz

Más que compañeras...

Aunque las chicas de MDZ Femme no pudieron descifrar el enigma en menos de 60 minutos, el equipo reconoció la importancia del respeto y la complicidad en cada paso. 

"¡Excelente experiencia! Muchas veces las cosas no eran lo que parecían ser o lo que yo pensaba que era. Había momentos en que me enroscaba tratando de "descifrar" el enigma y la respuesta estaba en mi nariz. Creo que fue importante el trabajo en equipo porque cada una daba su mirada y de alguna manera todas colaborábamos para escapar. Me dejó reflexionando y llegue a la conclusión de que muchas veces nos metemos tanto en nuestras cosas o problemas que hacemos un mundo de eso. Cuando aparece alguien cercano te da su mirada sencilla que te hace pensar: "que fácil suena". Tal vez se trate de eso, de ver las situaciones de otra forma, para poder encararlas sin quedar encerrado".

-Macarena Montoya

"Creo que en las situaciones extremas se nota la pasta de un equipo, y la Sala de Escape fue una experiencia "extrema" que nos permitió conocernos más como grupo. Lo que más me quedó fue cómo, en situaciones en que una estaba completamente bloqueada, otra resolvía los enigmas sin ninguna dificultad aparente, lo que me llevó a pensar que no somos perfectos, ¡y está bien! No tenemos por qué saber cómo hacer todo. Los equipos no sólo sirven para que uno actúe donde el otro "falla", sino también para potenciar el trabajo de los demás, creando una totalidad que es mucho más que la simple suma de las partes. Y el equipo Femme, sin dudas, lo supo aprovechar". 

 -Ludmila Llaver  

ESCAPE 3

"La sala de escape fue algo que hace mucho tiempo me comentaron que existía en el mundo, y hacía tiempo tenía ganas de entrar en una. La atmósfera que crearon es excelente. Desde el layout hasta los más mínimos detalles -como el clima, los sonidos y las paredes pintadas -son geniales. La dinámica de juego es muy entretenida: el tiempo corriendo, los nervios de no saber qué va a pasar, la ansiedad de pasar a la otra sala, la emoción de encontrar una pista correcta. Se deja ver que nada fue dejado al azar".

"Como fotógrafa me tocó entrar en ambas salas y realmente las dos me sorprendieron para bien en la misma medida. Me encantó la experiencia, y si bien debo confesar que al principio tuve un poco de miedo -bueno... bastante miedo- la pasé increíble con ambos equipos, y sin dudas quiero volver a completar las salas". 

-Lucía Marchessi

El escape fue una experiencia diferente para mí, ¡y quedé fascinada! Las Femme estuvimos 60 minutos encerradas en una casa abandonada, mientras éramos perseguidas por zombies. Durante la hora que duró el juego, trabajamos en equipo buscando pistas, tratando de descifrarlas para poder pasar a la siguiente sala, por momentos entre risas, y en otros, con una cuotita de miedo.

Fue enriquecedor trabajar juntas por un objetivo, valorar los diferentes modos de abordar una misma situación y darse cuenta cómo el continuo cambio de visión aportaba al juego. De repente, lo que para una no era importante o directamente "no veía", para la otra era una pista reveladora.

-Natacha Capello

"Celebrar el Día del Amigo con nuestros colegas de trabajo en una Sala de Escape me pareció la idea más icónica. Es en un equipo de trabajo, así como en un grupo de amigos, las amenazas existen y el primer y principal peligro que acompaña a los momentos inesperados y extremos es la tendencia a la parálisis. Someternos a una experiencia en dónde la primera reacción fue la parálisis nos hizo crecer. Porque aceptamos el conflicto e inmediatamente iniciamos un plan, nadie se quedó sin actuar, nadie dejó de probar..."

"Pienso que por más individualista que sea la cultura, cuando hay una situación de crisis la gente tiende espontáneamente a unirse, y en un equipo genuino de trabajo, los vínculos son más fuertes y los líderes surgen espontáneamente. Acá no hubo nada que probar, todas nos conocíamos y el resultado está a la vista". 

-Muriel del Barco

Conocé Enigma 

Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 08:00
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 08:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"