Los contratados de la comuna de Santa Rosa vuelven a trabajar

Se decidió después de una tensa reunión entre el intendente y los concejales. En medio del conflicto hubo escraches, toma del Concejo Deliberante y cortes de ruta. Ambas partes se acusan mutuamente. Los concejales dicen que el intendente es un mal administrador y que es exagerado lo que le han ido aprobado en el presupuesto y en pedidos extra de plata que ha hecho para la comuna.

Los 320 empleados de la comuna de Santa Rosa a los que les habían informado que no les renovarían sus contratos volverán  a trabajar.

Esto surgió después de una tensa reunión entre el jefe comunal, Sergio Salgado, que se comprometió a aceptar la ordenanza –de una partida extra de presupuesto- que había enviado al Concejo Deliberante tal como se la han aprobado  y de los concejales de ese departamento que dieron su palabra para seguir discutiendo con el propio intendente este tema.

Entremedio de esto, se vivieron horas de furia, muchas chicanas políticas, toma del Concejo Deliberante, escraches, amenazas y cortes de rutas por parte de todos los actores involucrados.

El conflicto se desató ayer cuando Salgado les comunicó a los trabajadores municipales que no les renovaría el contrato porque el Concejo no le había dado visto bueno a una partida extra de 4 millones de pesos  que había solicitado y entre las que se encontraba el dinero para sueldos.

Lo que pasó es que él había pedido dentro de ese número, 1.350.000 pesos para servicios, en donde entran los contratos de locación.

Los concejales explicaron que la modificación que hicieron fue la de mandar 350 mil pesos para una obra en Las Catitas, 400 mil a personal  y dejaron 600 mil para contratados.

Con esto último dicen que tiene plata para  hacer frente al pago de salarios de los meses de setiembre y octubre y que verían cómo resuelven llegar a fin de año.

Finalmente esto último fue lo que prevaleció y mañana los contratados podrán regresar a sus puestos, por lo menos un mes más.

Chicanas políticas por doquier
El problema desatado en la Municipalidad de Santa Rosa sacó a relucir el fuerte enfrentamiento que hay entre el intendente justicialista y los diez ediles que forman el Concejo Deliberante.

Ambas partes se acusan mutuamente. Los concejales dicen que el intendente es un mal administrador y que es exagerado lo que le han ido aprobado en el presupuesto y en pedidos extra de plata que ha hecho para la comuna.

Además lo acusan de tener una planta de contratados muy grande, que hoy en día es del doble de cuando asumió.

“Lo mejor que puede hacer Salgado es irse”, tiró Gustavo Muñoz, presidente del Concejo Deliberante.

El intendente, por su parte señala que los ediles lo vienen presionando y poniéndoles trabas y no lo dejan gobernar. Dice, además que desde que asumió lo han extorsionado diciéndoles que si no hace lo que le piden, entre ello “echar a cinco miembros de mi gabinete para meter gente de ellos”, no le aprobarían ninguna ordenanza.

En esta pelea, el gobierno provincial también tuvo su participación ya que tres concejales del PJ se reunieron con el ministro de Gobierno, Juan Marchena y el secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán, para pedirles que trataran de mediar en el conflicto.

“La intención del ministro es de diálogo y conciliación. Lo que él quiere es aunar criterios para que no haya enfrentamientos”, dijo una vocera de Marchena en comunicación con MDZ.

La intervención de los hombres del Ejecutivo provincial no tuvo que ser necesaria, pero por las dudas Salgado avisó que “no pienso hablar con Marchena” y contó además que sí se había comunicado por teléfono con Celso Jaque y que éste le había dado todo su respaldo.

Concejo tomado, corte de rutas y conferencia en una comisaría
La noticia de que a partir de hoy quedaban sin trabajo hizo estallar de enojo a los empleados y decidieron salir a reclamar por su fuente laboral.

Hicieron escraches en la casa de los concejales, tomaron el Concejo Deliberante y cortaron rutas.

Anoche se movilizaron hasta las viviendas de los ediles para pedirles explicaciones en forma pacífica, según dicen los contratados.

Los concejales, por su parte cuentan que la cosa no fue tan tranquila, sino que los amenazaron de muerte y que recibieron insultos a lo grande.

Precisamente, por las amenazas que afirman que recibieron, hoy decidieron hablar con la prensa custodiados por la policía en la comisaría 21 de Santa Rosa y dijeron que no se juntarían con los contratados si no les daban las condiciones de seguridad.

Mientras, en el Concejo Deliberante un puñado de trabajadores había tomado las instalaciones y  unos 150 trabajadores cortaron las rutas 7 y la 50 haciendo saber su descontento por la falta de respuestas.

Después hubo una reunión en el Concejo entre los ediles y los contratados. Los primeros le explicaron lo que habían aprobado  y cargaron fuerte con el intendente.

Los empleados pedían a los gritos la presencia de Salgado, y aunque los concejales, al principio se negaron, después lo recibieron, no muy convencidos.

En el encuentro hubo muchas palabras cruzadas, pero decidieron que a partir de la semana que viene trabajarían en conjunto para tratar de resolver cómo llegan a fin de año con el presupuesto.

Salgado se fue del lugar vivado  y abrazado por los empleados, los concejales con las caras largas. “Este es un payaso”, afirmó Muñoz, masticando bronca.  

Opiniones (0)
25 de noviembre de 2017 | 05:47
1
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 05:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia