Vibradores y consoladores: así se "curaba" la histeria

Con el tiempo la sexualidad ha evolucionado hacia un lugar más lúdico, es decir, el juego erótico en el ámbito de la pareja es un recurso que aporta una gran dosis de complicidad y pasión. De ahí a creer por siglos que los vibradores estaban hechos para curar la tan difamada histeria femenina hay un camino lleno de prejuicios.

Vibradores, consoladores, dildos, son algunos de los nombres propios de estos juguetes hot

No soy histérica

De todos los modelos erróneos con que nos han clasificado a las mujeres tal vez el más difundido sea el de "histérica" y hace referencia exclusiva al plano sexual. El origen de la palabra proviene del griego Hystera que significa nada más ni nada menos que útero, a este preciosísimo órgano destinado a albergar vida Platón lo consideró el responsable de todos nuestros males. El maestro pensaba que cuando un útero no cumple su función vital de dar vida provoca en el cuerpo dolores de cabeza, mareos, alteraciones en los estados de ánimo y nos hace "propensas a causar conflictos", en una palabra; estamos histéricas. Así mismo el médico Galeno creía que estos trastornos femeninos tenían que ver con la privación sexual de las mujeres.

Masajes y vibradores que sanaban

Se sabe que alrededor del año 650 a las mujeres con ciertos trastornos se las trataba con masajes especiales hasta provocarles un orgasmo, de este modo aliviaban la histeria. En el siglo XIX parece que muchas chicas sufrían ataques de ansiedad, irritabilidad, fantasías sexuales, según se creía, todos síntomas de histeria. Así que Joseph Mortimer ideó en 1870 un vibrador mecánico para ser usado en el consultorio médico. El boom ocurrió cuando en 1902 la visionaria empresa Hamilton Beach creó un vibrador eléctrico, que se comercializaba para uso doméstico. Se publicitó con frases como; "Tú mujer tienes derecho a no estar enferma" o "El secreto de la juventud está en la vibración".

Gracias Sigmund Freud

Las mujeres le debemos al padre del psicoanálisis el descubrimiento de que dolores, malestares, ansiedades y angustias muchas veces vienen del inconsciente y no del hystera. Con esto quedaba en evidencia que la histeria era un mito y no una enfermedad propia de las mujeres, anuncio que confirmaría años después la asociación americana de psiquiatría. Al mismo tiempo que nos liberaban de la histeria nos quitaban los vibradores, irónicamente hablando diríamos que es el único caso en que la cura fue peor que la enfermedad; ahora que no había nada que curar los vibradores pasaron a ser vistos como algo pornográfico. La historia social es lineal en este sentido; si existe alguna conducta como mal vista por un consenso generalizado de la sociedad, pasa inmediatamente al terreno de la censura aunque pertenezca a la más genuina conducta de la naturaleza humana ¿No es genuino acaso el placer?

Por azar o por destino, en los movimientos sociales de libertad salen a la luz y se revelan auténticas acciones y costumbres que estaban escondidas bajo el velo de la censura. Fue así que en los 60, estos juguetes hot empezaron a ocupar un lugar natural en la vida amorosa de millones de mujeres. Al punto que las estadísticas revelan que más del cincuenta por ciento los usa, se asegura además que son experiencias sumamente placenteras, nuevas e inolvidables, y por si fuera poco ayudan a estrechar lazos con la pareja.

Famosas que hablan de sus juguetes

Las celebridades no tienen pudor de hablar de sus juguetes, no importa si están solas, en pareja o distintos chicos pasan por sus camas. Lo cierto es que son fieles a sus consoladores simplemente porque los consideran una fuente de placer inagotable.

La glamorosa Paris Hilton no podía ser distinta en sus fantasías sexuales: ha confesado que su juguete preferido es de cristal y tiene una cola de zorro removible. Por su parte, la tan hermosa como auténtica Cameron Díaz, reveló que no duda en usar diversos juguetes a la hora de estimular sus placeres sexuales. Con su frescura angelical, la actriz Jessica Alba contó que su marca preferida de consoladores es la reconocida mundialmente Jimmy Jane.

¿Y vos?

Si lo escuchaste, lo imaginaste o lo pensaste, y alguna vez estuviste tentada pero todavía no te animas a vivirlo, tené en cuenta que en internet podés mirar, informarte y comprar juguetes sin salir de tu casa, en la más estricta intimidad. Si bien la gran mayoría de las opiniones coincide en que se expanden las fronteras del placer, lo que cuenta al final es la experiencia personal. 

Como diría el gran Oscar Wilde: la única manera de escapar de la tentación es caer en ella.

 Fiona Sachs 

Opiniones (1)
11 de diciembre de 2017 | 01:31
2
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 01:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La realidad, es más simple: Si la mujer es atendida cada vez que necesita... se encuentre donde se encuentre, lograrán una mujer calmada, socialmente estable, sin histeria y sobre todo, hasta amorosa.-
    1