El massismo apunta a ratificar su alianza con Cornejo

Lo definirán dentro de una semana en un Congreso partidario, aunque Jorge Difonso y Guilermo Pereyra ya negociaron esa alternativa con Sergio Massa. El dato es clave para el gobernador, que va por todo contra el PJ.

Todavía falta una semana para la definición, pero Alfredo Cornejo ya saborea otra victoria política de cara a las elecciones de octubre.

El massismo en Mendoza se encamina a sostener su alianza política con el gobernador en la provincia, y de esta manera no sacaría los pies del plato del acuerdo que tienen desde 2015 en el marco de Cambia Mendoza.

La respuesta final se conocerá el próximo sábado en un congreso del Frente Renovador (FR) en dónde se votará qué hacer. Pero la decisión ya aparece como tomada.

Así sucedió el jueves, en un encuentro que Sergio Massa tuvo en su búnker de Avenida Libertador en Buenos Aires con los dos referentes de su sector en Mendoza: Jorge Difonso y Guillermo Pereyra.

En ese encuentro, que se extendió a otra serie de reuniones con otros dirigentes massistas el viernes, la dupla intentó explicar los beneficios políticos de mantener al FR mendocino dentro del acuerdo con Cornejo. Y no acudir, como también se barajó, a cerrar un frente con el peronismo.

Massa caviló. En buena parte de los distritos del interior, menos la provincia de Buenos Aires, está cerrando acuerdos con el PJ.

Pero Difonso y Pereyra ensayaron un argumento: quieren mantenerse como en Jujuy, en donde el gobernador radical, Gerardo Morales, ratificó su alianza con Massa.

No se sabe aún de qué manera cerrarán los espacios en las listas con Cornejo, pero para el gobernador el dato no es menor.

Como parte de su estrategia electoral, el Plan A es mantener a todos sus socios de Cambia Mendoza dentro de un acuerdo para impedir fuga de votos hacia el peronismo. El massismo no volcará el resultado en octubre, pero hará variar los números.

Las encuestas que hace el Gobierno les dan un nivel de intención de voto del 12%, una cifra similar a la que cosechó Massa en las presidenciales hace dos años.

Esa cifra puede variar, básicamente, porque todavía no arrancó la campaña. Pero ese caudal de votos, o los que pueda captar de ellos, son apetecibles para el Justicialismo, que abrió sus puertas en un congreso partidario a la posibilidad de un nuevo frente.

En este contexto electoral, Cornejo dio señales esta semana de que va por todo. Sobre todo, para provocarle más daño al justicialismo.

Él mismo lo negó en público, pero para nadie es un secreto que a nivel oficial existió una presión para que se aceleraran las causas contra Francisco Pérez y sus ex funcionarios que se ventilan en Tribunales. Y todos los dedos señalan a Marcelo D'Agostino, el subsecretario de Justicia como el encargado de hacer la particular gestión.

Hace por lo menos una semana que el Gobierno sabía que estaban a punto de firmarse las imputaciones para los ex funcionarios de Transporte de Francisco Pérez, Diego Martínez Palau y Pablo Rouseaau por la compra de unos terrenos en el Valle de Uco.

Este último guardó silencio. Pero Martínez Palau no. Salió rápido a denunciar que el Gobierno había presionado al fiscal que lo imputó, Juan Manuel Bancalari. El argumento es que el propio Bancalari, hace dos meses, le dijo que la investigación se había dirigido hacia Rousseau. Y ya no hacia él.

Cuando Martínez Palau el martes le recordó al fiscal esa postura, Bancalari respondió: "Me equivoqué, no leí bien el expediente en su momento". Y cerró la discusión con la mirada baja, el mismo día de las imputaciones: "Hagamos esto rápido que me explotan los teléfonos".

Cornejo apuró en público a los fiscales hace poco más de un mes quejándose de las demoras en las investigaciones sobre Pérez y sus exfuncionarios. Y tiene razón, aunque no asuma que algunas decisiones propias podrían haber contribuido a tantas dilaciones.

Las reformas en el Ministerio Público provocaron, entre varios efectos positivos, que los fiscales debieran ocupar buena parte de su tiempo a resolver la situación de los detenidos y a la investigación de otros delitos, antes de meterse en la compleja trama de desentrañar la corrupción.

Para este tipo de pesquisas, no solo es compleja la prueba. Sino que además requiere de recursos y de empleados judiciales comprometidos y en cantidad suficiente como para poder avanzar.

El caso de la investigación sobre la Tupac de la Fiscal Gabriela Chaves es un claro ejemplo.

Tuvo que pasar un año y medio desde la primera denuncia para que el Procurador, Alejandro Gullé, sumara dos ayudantes de fiscal para socorrer a Chaves que, hasta abril pasado, había logrado estructurar una causa por el desvío de millones de pesos de fondos federales, ordenado detener tanto a Nélida Rojas y a parte de su familia, solo tras el trabajo que habían realizado ella y su secretaria.

Las presiones oficiales sobre Bancalari son difíciles de probar. Aunque un elemento ayuda: el propio Gobierno trató de que la noticia de las imputaciones de Rousseau y Martínez Palau se publicaran en la tapa de los diarios del domingo pasado. E incluso el mismo día que se produjeron, el martes, funcionarios de Cornejo levantaron el teléfono para anticipárselas a algunos periodistas.

La mirada puesta ahora sobre Pérez

En este sentido, se avecinan días clave en las causas que tiene abiertas Paco Pérez.

Son tres la que lo tienen a maltraer. Una de ellas tomó nuevo impulso sobre finales de 2016 y tiene que ver con una investigación por el delito de falsedad ideológica, producto de la intervención de la cooperativa eléctrica de Rivadavia, decisión que tomó Pérez días antes de entregar el poder a Alfredo Cornejo.

En ese decreto, el entonces gobernador se amparó en un dictamen de Fiscalía de Estado que, posteriormente, se comprobó que no existía. Por eso, fue denunciado por el extitular de la prestadora, Alberto Debandi.

Como otro ejemplo del extraño devenir judicial, la causa estuvo a punto de extinguirse. En noviembre pasado la Justicia de Garantías rechazó la decisión de la fiscal Claudia Ríos, quien había ordenado el archivo de la denuncia.

La causa quedó en manos de la fiscal Ríos, quien después de estudiar la denuncia la archivó por considerar que no era necesario dar vista a Fiscalía de Estado, más allá de la inconsistencia del decreto que firmó Pérez. Esto debía ser ratificado por la Justicia de Garantías, lo que finalmente no ocurrió: la jueza María Alejandra Mauricio ordenó que se investigue.

No es un secreto para nadie en Tribunales que, por esta causa, el nombre de Pérez podría volver a los titulares de los medios en el cortísimo plazo con una nueva imputación en su contra.

La otra investigación es por enriquecimiento ilícito, promovida por legisladores del oficialismo en 2016 cuando se conocieron las declaraciones juradas del ex mandatario y en donde apareció la compra de un departamento en las Torres Agustinas.

La investigación está en la etapa pericial, para lograr determinar si la forma en que justificó Pérez la adquisición de ese inmueble cierra o no.

Y existe una tercera que es más compleja, y el ex gobernador ya fue imputado por Bancalari.

Pérez está imputado por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, por su participación en 2011 como ministro de Infraestructura de Celso Jaque en la prórroga de las concesiones petroleras de aquellos años. Y en particular por la concesión a una empresa: Chañeares Herrados.

Junto a él, cayó otro grupo de exfuncionarios dentro de la misma investigación: el ex ministro de Energía, Marcos Zandomeni; el ex subsecretario de Hidrocarburos Walter Vázquez; quien lo reemplazó a este, Pedro Sánchez; y un exdirector de Petróleo llamado Pablo Ropero.

Vázquez, quien estaría por estos días haciendo una gira en moto por Europa, es un elemento clave en esta historia. Solo un par de años después de haber firmado la prórroga de Chañeares en el marco de una comisión técnica, entabla una relación de "empatía" (como el mismo la definió ante la Justicia), con el dueño del yacimiento, Luis Alfredo "Feddy" Zarattini, un personaje oscuro y vinculado a los años de la Dictadura.

No existen elementos en la causa para determinar que haya existido un vínculo entre ambos al tiempo en que se renegoció la prórroga del contrato. Pero sí hay elementos para demostrar una relación posterior.

La mujer de Vázquez y la de Zarattini conformaron una sociedad, Crowa SA, que intentó unos negocios de compra de campos durante un tiempo.

La investigación judicial se disparó a raíz de una denuncia de un dirigente del Partido Demócrata, José Rubio, quien desde hace décadas viene litigando, con YPF, fundamentalmente por la cuenca El Carrizal.

El disparador fue la venta de Chañeares en el año 2014 a otra empresa, Medanito SA, por un valor de U$S 85 millones, que terminó por comprobar las sospechas de que Zarattini, lejos de buscar mejorar la producción de petróleo en la zona, solo estaba detrás de un negocio inmobiliario amparado por la mala fiscalización del Estado.

Apurado por una crisis financiera, en 2010, Jaque tomó la decisión política de anticipar siete años la discusión por las concesiones de áreas petroleras cuyos contratos vencían recién en 2017.

El argumento fue aumentar la producción de petróleo y las regalías, aunque el fondo del asunto era conseguir dinero fresco antes de las elecciones a través del pago de un cánon extraordinario que debían pagar las petroleras que aspiraban seguir con el negocio.

El punto central de aquellas renovaciones era YPF, en manos del grupo Ezquenazi. Chañeares era una empresa más en ese contexto.

Paco, en su defensa, descargó ante el fiscal que el decreto de prórroga de las concesiones lo firmó Jaque, y que el solo se limitó a rubricar un acta de entendimiento con las empresas.

En público, repartió más culpas. Les apuntó al ex secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán y a su entonces segundo y actual Fiscal de Estado, Fernando Simón, de haber llevado adelante la negociación con las empresas.

Y Paco no se equivoca. La negociación con las petroleras fueron llevadas adelante e forma personal por Jaque, por Cazabán y por Simón.

Pero a ellos, sobre todos a los dos últimos, solo les podría caber la responsabilidad política de haber concretados malos acuerdos para la provincia. Sus huellas no están en ningún decreto.

Ahora bien. Independientemente de que Pérez reparta culpas por aquellos manejos de las licitaciones petroleras, difícilmente pueda eludir sus responsabilidades penales en esas adjudicaciones.

El ex gobernador alegó en su defensa ante Bancalari que toda su participación en esa negociación se remitió a la firma de un acta acuerdo con las empresas y que luego las adjudicaciones fueron refrendadas por un decreto de Jaque.

Verdadero también. Pero no tanto. La norma que estableció el mecanismo para prorrogar las concesiones petroleras (decreto 1.547/10) estableció que la autoridad de aplicación quedaba para el ministerio de Infraestructura que estaba a cargo de Paco. Y no solo eso.

Todo el proceso previo a la firma de los nuevos contratos, fundamentalmente en los aspectos técnicos, estuvo cargo de la entonces cartera de Pérez y es allí en dónde la Justicia encontró la comisión de delito.

Opiniones (21)
28 de Junio de 2017|09:31
22
ERROR
28 de Junio de 2017|09:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pereyra como Masita son corruptos. Demostrado que tienen testaferro y están llenos de plata de los Argentinos y mendocinos del comercio. El señor Cornejo se equivoca, juega a dos puntas. Los mendocinos tienen que recapacitar con su voto. Gobernador no trenes con este sector por un par de votos sucios, basta de esta gente corrupta y ladrona
    21
  2. Pereyra se ha cansado de tratar de ladrones e ineptos por donde iba al gobierno de cornejo y hoy van juntos....que desastre
    20
  3. Para todos los que están horrorizados con esta alianza, no es nueva muchachos, se hizo desde el principio de cambia mendoza, lo que no significa que cornejo sea igual a massa ni nada, se unen porque tienen puntos en comun, entonces pueden trabajar temas en conjunto (no todos muchas veces pereyra voto en contra, incuso por el se tuvo que volver a hacer la sesion del item aula) pero ese es el punto que no siempre se va a coincidir, pero si hay un nucleo de coincidencias que no se tiene con el peronismo, por eso podemos trabajar en conjunto en mendoza, aca massa no existe, esto es mendoza, tenemos a Pereyra y Difonso, ellos son los representantes del frente renovador, no porque el lider se alla vuelto oportunista quiere decir que todos los que apoyan esas ideas lo sean. y otro punto para no alarmarse es que en la practica, el gobierno es radical, cornejo lo dejo claro, les dio y les va a dar muy poco a los otros partidos, practicamente todos los legisladores, directores, ministros, subsecretarios, son radicales, la gestion es radical, que ellos esten en cambia es un acuerdo para sacar mas votos y meter mas lugares y no darselos al frente para la victoria que tanto mal nos hizo
    19
  4. Algo quiere garronear....seguir prendido a una teta...que pedazo de mugre!!!!!
    18
  5. Todo cuanto aporte a mantener la unidad del frente CM sirve en la medida que existan coincidencias en los temas más importantes para la Provincia. En cuanto a las posibles candidaturas, las de dirigentes del FR sólo deberían estar referidas a la Legislatura de Mendoza, de otro modo sería jugarle en contra a Cambiemos a nivel nacional y hacerle el juego a Massa, claramente opositor y aliado del FPV en cuanta oportunidad tuvo de hacerlo. Saludos
    17
  6. Cornejo sabe q para mantenerse firme en la provincia tiene que continuar la alianza con el frente Renovador, para que cambiemos esté hoy en día al frente de Mendoza mucho tubo que ver el caudal de votos que arrastraba Massa y su equipo. Señor Gobernador miles de Justicialista que no se sienten identificados con el gobierno anterior si lo están con Massa. Hay q tener memoria señores.
    16
  7. Cornejo no es ningún Gil él sabe qué trabajando con Pereyra va a tener muchísima más cantidad de votos.el Frente Renovador es una fuerza importante acá En Mendoza.
    15
  8. Jlb tenés razón, son el espacio que le dió el triunfo al gbno. Además Cornejo utiliza hábilmente el miedo que tienen Pereyra y Difonso de tener que dar la PASO contra Unión por Mendoza el otro espacio del massismo que lidera el médico Jorge Pujol. Difonso u su socio son funcionales a Cambiemos y no construyen nada propio así los obligue Massa. Cero ideas, todo plata. Para eso la provincia se endeuda como si Paco nunca de hubiera ido, año electoral.
    14
  9. Leo comentarios de algunos PRO o UCR a ultranza y parece que ambos sufren de memoria a corto tiempo y probablemente de la de largo también. El Frente Renovador en Mendoza apoyó desde el inicio a Cambia Mendoza. Pretende hacer lo mismo ahora? Que bueno! Porque si no los números del CM no serán tan holgados como quisieran, eso sin hacer mención a que es el único espacio partidario que teniendo más votos que los otros espacios, exceptuando a la UCR; no recibió del gobierno provincial ningún reconocimiento en cargos. Así que quizás deban reconsiderar sus actitudes y mostrar un poco de empatía, o al menos inteligencia práctica de beneficiarse con lo que le dieron y dan gratis.
    13
  10. Cornejo no se crea invensible, recuerde los votos del FR que le ayudó a que hoy usted sea gobernador, además de acompañar en su gestión en varios proyectos de Ley de la autoría de su partido y también haciéndolo saber a través del FR el descontento de la sociedad en varios otros proyectos. El dip Pereyra no es obsecuente y se lo ha demostrado desde su banca como legislador. Cornejo no se olvide los votos del frente renovador!!!
    12
En Imágenes
Boca festeja la obtención de su 26to. título en La Bombonera, acompañados por una multitud de hinchas.
26 de Junio de 2017
Los festejo de Boca Campeón
Hockey: ¡Histórico, Murialdo campeón!
26 de Junio de 2017
Hockey: ¡Histórico, Murialdo campeón!