Deportes

Al final, Estudiantes empató con Arsenal y quedaron en deuda

Igualaron 1 a 1. El equipo de Simeone viene de perder ante Vélez en el Amalfitani y necesitaba levantar su nivel. En tanto que el conjunto de Alfaro atraviesa su mejor momento en el Apertura.

Un agónico gol de Laonardo Ulloa le permitió a Arsenal igualar 1-1 con Estudiantes de La Plata, como visitante, en uno de los partidos de la novena fecha del torneo Apertura de fútbol.

Fue un resultado justo para un encuentro equilibrado, que había registrado la ventaja del local a los 33 minutos del complemento por intermedio de Leandro Benítez.

El partido tuvo un nivel discreto, con un ritmo frenado y un juego sesgado por el mal estado del campo, lacerado por el efecto de la lluvia.

En ese contexto, Estudiantes asumió la iniciativa del juego, pero tuvo serias dificultades para quebrar la línea defensiva de Arsenal Los remates de media distancia fueron la vía más efectiva que utilizó el equipo platense para generar cierto riesgo en el arco defendido por Mario Cuenca. Iván Moreno y Fabianesi y Gonzalo Saucedo fueron los usuales ejecutantes.

Arsenal, sin embargo, tuvo una buena oportunidad de abrir el marcador a los 10m., cuando Darío Espínola conectó un remate cruzado que pegó en el travesaño. Los primeros treinta minutos del segundo tiempo tuvieron un ritmo lento, monótono, que aburrió a los espectadores.

Pero el partido se animó con la apertura del marcador: un remate de tiro libre de Benítez (antes de que se armara la barrera) que se metió cerca del palo derecho del arco custodiado por Mario Cuenca. La justicia en el marcador llegó en tiempo adicionado y premió el esfuerzo final de Arsenal. A los 46m., Israel Damonte sacó un centro desde la izquierda y Ulloa, de cabeza, estableció la merecida igualdad.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|04:29
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|04:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic