Deportes

Comenzó el Argentino B, es tiempo de crecer

Con suerte dispar se puso en marcha el campeonato que restaba en el ascenso argentino. Los cuatro representantes de nuestro fútbol buscan lo mismo: crecer.

“...Mi buen amigo, esta campaña volveremos a estar contigo, te alentaremos de corazón, esta es tu hinchada que te quiere ver campeón”. Cantaron en Córdoba los valientes hinchas de Atlético Argentino que viajaron al barrio Juniors y se trajeron tres puntos que cotizan en bolsa.

Los gritaron hasta el cansancio el mismo día en el Este provincial los albirrojos de San Martín a pesar del pálido empate ante Nueve de Julio.

En Rodeo las gargantas Violetas lo rugieron con el puño apretado de la gloria en el inicio del certamen y los Italianos no pararon de cantar el hit, a pesar del revés sufrido en casa.

La misma ilusión, idénticos sentimientos, una única diferencia: los colores.

Reconforta la intención de los dirigentes de estos clubes de querer emparejar hacia arriba, luego con los resultados puestos se sabrá si la apuesta fue acertada o no, lo importante es intentarlo y todos lo hacen a diario. Con diferencias de bolsillo y tácticas opuestas los cuatro equipos buscan alcanzar a Gimnasia y Maipú. Eso está muy bien.

Tratar de crecer no es sentar cabeza, es encontrar ciertas voces y ojos que se emocionan, aquellos que abundan cuando la camiseta adorada entra a un campo de juego, cualquiera sea. Que hay problemas, están bien, pero son una etapa  y nada más, sólo una valla que pasar.

Crecer duele y cuesta. Mil veces nuestros equipos se caerán y mil una se levantarán, se harán más fuertes sin mirar atrás. Ya es tarde para llorar por descensos de otros tiempos, llegó la hora de recuperarse, de volver, de llegar. Es momento de mirar el reloj de la historia y saber que se puede. 




Son tiempos de cambiar esa forma pasiva de ver las cosas. Llegó la hora de afianzar a la provincia como una plaza importante a nivel nacional.

Hace falta valor diregencial, apoyo popular y mucho más, pero el que abandona no tiene premio, por eso ya sonó la alarma para buscar el progreso y dar batalla hasta el final.

En el inicio de una temporada más del Argentino B se vieron algunos pequeños detalles que muestra un cambio, eso se festeja y se agradece. El trabajo de la gente encargada de prensa en los clubes que fueron anfitriones no dejó ni un punto librado al azar. Tanto San Martín como Guaymallén mostraron instalaciones limpias y decentes. Los periodistas acreditaron recibieron toda la información necesaria y fueron bien tratados.

En ambos partidos se controló bien a la gente y no hubo inconvenientes con los parciales. Incluso en el juego entre Italianos y Violetas se puso a disposición un helicóptero para custodiar la salida de los hinchas. Algunos dirán que es demasiado, pero se trata de prevenir y de buscar un progreso. Algo, que nunca está de más.

A nivel deportivo aún es prematuro abrir el abanico del análisis y en realidad termina siendo anecdótico, por que esta realidad no se cambia con un gran campeonato o con un ascenso, esto se muta desde la base. Desde los que aun no pueden cantar en forma precisa por la ausencia de los dientes de leche.

Están todos en marcha, salieron los que faltaban, comenzó el último certamen del ascenso nacional en este año. Luego, a principios del 2009, le llegará el turno a los de Argentino C, lo importante es seguir con esa idea. Mejorar, crecer y avanzar, por que son tiempos de cambios  y si quieren gritar: “De la nada a la gloria me voy” habrá que trabajar hasta el cansancio y no bajar los brazos, por que lo que no te mata te fortalece y eso en Mendoza creo que varios ya lo aprendieron.
En Imágenes