Deportes

Espanyol acusará a Messi de incitar a la violencia

El club denunciará a varios jugadores del Barcelona, entre ellos el delantero argentino, ante la Comisión Antiviolencia, por realizarle gestos a su hinchada durante el partido.

Tomás confirmó que el club se personará como acusación particular en la denuncia contra los seguidores del Barcelona en una entrevista concedida a "TV3", después de evaluar los graves incidentes del partido del sábado, en el que el Barcelona venció por 2-1 en su visita al Espanyol.

Más allá del resultado, el clásico pasará a la historia por los graves incidentes protagonizados por los hinchas radicales del Barcelona, que arrojaron bengalas sobre la afición local.

Tomás se mostró especialmente indignado con el comportamiento de algunos futbolistas del Barcelona. No quiso nombrarlos, pero se refería a jugadores como Thierry Henry, Lionel Messi o Gerard Piquè, quienes celebraron los goles azulgranas levantando puños dirigidos a los hinchas de su equipo.

Tomás aseguró que no había visto "nada igual en 30 años" y se defendió de quienes acusan a su club de vender entradas sin ningún control.

"La venta de entradas es libre, no podemos hacer nada, salvo que nos lo prohíba la delegación del Gobierno", dijo el dirigente del Espanyol.

"Nos quejamos de la actuación de algunos jugadores (del Barcelona), celebrando el gol, pero animando y provocando (a los violentos). Denunciaremos ese comportamiento porque así está tipificado", añadió Tomás.

Las palabras del dirigente del Espanyol tuvieron su inmediata respuesta en Joan Laporta, el presidente del Barcelona, también en declaraciones efectuadas a "TV3".

El discurso de Laporta comenzó con una orden muy enérgica: "A los jugadores del Barsa, que ni me los toquen, que se han comportado perfectamente".

Y prosiguió con palabras contra el Espanyol: "Tal vez son excusas por no haber ganado el partido. Los jugadores del Barsa son contrarios a este tipo de actuaciones, que no se vaya por aquí".

Laporta insistió en asegurar que "el Barcelona no tiene ninguna responsabilidad" en lo ocurrido. "Llevamos seis años luchando contra estos violentos y hemos pagado un precio muy alto. Hemos colaborado estrechamente con la policía y no entran en el estadio. Estamos permanentemente alerta, no habrá ninguna tolerancia", añadió.

Las relaciones entre el Espanyol y el Barcelona son prácticamente inexistentes. El Espanyol no visita nunca el Camp Nou. Laporta sí va al estadio del Espanyol, aunque no hay conversación alguna con sus colegas contrarios.
En Imágenes