Deportes

Julio Quiroga, luego del Patagonia-Atacama: “Soy un luchador”

El piloto mendocino integrante del equipo MDZ volvió del rally Patagonia - Atacama con una mirada distinta. Viajar 18 horas seguidas en moto y estar muy cerca de la muerte cambiaron su vida. Un luchador, no sólo atravesando obstáculos con su moto sino también en la vida.

Julio Quiroga es mendocino y tiene 40 años, su experiencia como piloto lo une con el motocross, pero este año se animó a incursionar en el rally Patagonia – Atacama, defendiendo los colores del team MDZ: “Fui con la idea de aprender y llegar a la meta. Volví orgulloso de haber terminado la carrera y con muchas ganas de seguir”.

Es difícil imaginarnos 9 días recorriendo lugares desconocidos, lejos de los afectos y a veces con muchísimas carencias. “Nunca me imaginé que iba a ser tan duro. ¿Vos sabés lo que es caerse al barro y tener que seguir manejando 10 horas más, todo mojado?” comentó y en cada recuerdo a Quiroga le brillan los ojos. Sin lugar a dudas, la experiencia le ha cambiado la vida.

Una viejo proverbio anónimo dice que los errores que hay que evitar son aquellos que eliminan la posibilidad de volver a intentarlo y Julio debió comprenderlo a lo largo de una competencia deportiva: “En estas carreras te desconcentrás y el error lo podes pagar muy caro, incluso con la vida”. Si bien, cualquiera dudaría en continuar la competencia con estas pequeñas desventajas contadas, Julio no lo tomó de esa manera: “Nunca pensé en abandonar. Es más, siempre estuve convencido de terminar lo más arriba posible”.

Dentro del diálogo de la experiencia vivida, el piloto cuyano remarcó que "es algo inolvidable, sobre todo por que corrés contra otros pilotos, pero fundamentalmente corrés contra vos mismo. Hay que estar todo el día superando obstáculos... Cuando no es la moto, es el clima o el recorrido” comentó  y sin dudar afirma que correría 20 carreras más de este estilo.

Estos pilotos que recorren caminos desiertos y desconocidos están en constante contacto con la muerte. En una de las etapas, Julio y sus compañeros pudieron ver como un helicóptero se llevaba a un piloto que había tenido un gran accidente. “Era un lugar muy peligroso y se ve que no pudo frenar, al otro día nos enteramos que le habían sacado el bazo”. Pero ni siquiera eso amilanó las ganas del mendocino. "Uno está tan metido en la competencia que nunca piensa que le puede pasar lo mismo” declaró.

En la era de las comunicaciones es imaginable que a pesar de la distancia el contacto con los afectos no se pierde, salvo que uno elija mantenerse aislado para no perder la concentración. Para Quiroga la situación fue la siguiente: “es duro estar 9 diás sin hablar con mis afectos, pero fue mi decisión personal para no desconcentrarme. Tal vez, a algunos colegas le hacía bien hablar con sus seres queridos pero a mí me debilitaba por que extrañaba mucho a mis hijos”.

Pasó 18 horas seguidas andando en moto; se perdió en lugares totalmente desconocidos para el; debió salir de la ruta de competencia para acompañar a un piloto chileno al hospital; llegó cansado todas las noches y debía comenzar bien temprano el día siguiente. Julio Quiroga valora esta carrera como una experiencia muy fuerte en su vida: “Le recomiendo este tipo de carrera a cualquier tipo de persona. Lejos del resultado deportivo lo más importante es lo que te traés cuando llegás a tu casa”.

Papá de Gastón y Julián -ambos corredores de motocross- Quiroga sintió siempre una atracción especial por superar obstáculos y se esmeró en conocer sobre gente que debió saltear escollos muy complejos: “Estuve muy cerca de la experiencia de los uruguayos que tuvieron el accidente en la montaña. Fui hasta el lugar donde están los restos del avión tres veces”.

“Yo no sé por qué, pero desde que llegué sueño con el rally casi todas las noches. Le pregunté a otros pilotos si les pasa lo mismo, para comprobar que no estoy loco” destacó.

Julio Quiroga integró el equipo MDZ en motos junto a otro mendocino  Marco Scopinaro con la preparación de Giorgio Degabardo. El piloto piensa en acompañar a los autos del team MDZ a Dakar, con la intención de colaborar y sumar experiencia para seguir metido en el mundo del Rally.

Después de la gran experiencia vivida y los obstáculos superados ,terminar en la posición 14 -atrás de 10 profesionales- es algo más que meritorio.

Felicidades Julio,debe considerarse un ganador.
 
En Imágenes