Nueva Zelanda: recorrido de norte a sur

Propuesta de un recorrido de punta a punta, en una geografía de película. El ritmo de las ciudades, los paisajes naturales, las playas y las leyendas de la cultura maorí. PRIMERA PARTE.

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

En idioma maorí Aotearoa, "la tierra de la gran nube blanca", los conquistadores ingleses más tarde la bautizaron como Nueva Zelanda nombre con que se conoce a estas islas en medio del Pacífico sur, a más de 10.000 km de Argentina. Son dos grandes islas acompañadas por innumerables islas más pequeñas e islotes. Un país donde la naturaleza, infraestructura, organización y elevado standard de vida lo hacen único. Destino ideal para viajar con niños, un país kids friendly cien por ciento, alquilar un auto y recorrerlo de punta a punta es una experiencia inolvidable. 

Un tercio de Nueva Zelanda está protegido por parques y reservas naturales. Los paisajes marinos con las montañas, los bosques con los campos sembrados, las colinas verdes interminables, las playas de arena rodeadas de viñedos, las laderas cubiertas de pinos con otras perfectamente desmontadas, multiples paisajes que seguro quedaran gravados en tu mente.

Isla Norte

Desde Santiago hay un vuelo directo a Auckland que demora 11 horas. En Nueva Zelanda tienen dos alternativas o alquilar un motorhome, algo muy común entre ellos para hacer turismo, los campings están muy bien equipados o alquilar un auto. En todas las ciudades tendrán hoteles y apart hotel o como lo llaman ellos motel. Las rutas son excelentes, se maneja por la izquierda y la velocidad máxima son 100 KM.

Que hacer en Auckland

Auckland es la urbe más grande del país (1, 5 millón de habitantes) y la más multicultural. Su clima es templado, el verano suele ser húmedo. Su gente es atenta y siempre muy servicial. Su ritmo, sin embargo, remite al de los pueblos, incluso en la avenida principal, Queen Street, que termina en el puerto, donde zarpan ferries hacia otras zonas de la ciudad, como Davenport o Rangitoto

Recorrer la avenida Tamaki, que va zigzagueando junto al mar entre parques, pequeñas playas, bares, restaurantes y yatch clubs repletos de veleros por esto la llaman la "ciudad de las velas". Sobre esta avenida está el Kelly Tarlton´s Aquarium un lugar muy divertido para los niños. En todos los museos encontrarán un área especial para niños donde seguro aprenderán con juegos y pinturas.

Hay barrios como Parnell que vale la pena conocer. Es una de las zonas más antiguas repleta de cafés, restaurantes y negocios en edificios históricos. En ese barrio se encuentra el Auckland Museum con su increíble muestra de artefactos maoríes, hay una canoa de 25 metros y una casa de reuniones de madera. Otros barrios bonitos son Devonport y Ponsonby.

Muy cerca del centro, el Mt Eden (maungawhau, o "montaña del árbol whau", para los maoríes) regala excelentes panorámicas de la ciudad desde sus 196 metros de altura. Otra gran vista se obtiene desde la esbelta Sky Tower y la posibilidad de practicar skyjump, que es más o menos como saltar al vacío atado con una cuerda elástica. En Nueva Zelanda, la aventura está en todos lados. Hasta en pleno centro de Auckland.

NZ

Sky Tower

Britomart es una pequeña manzana cerca de la estación de trenes, un núcleo compacto de edificios históricos con otros más nuevos que se ha convertido en uno de los mejores barrios para comer, tomar algo y comprar. La cocina es muy variada y muy buena.

Para los amantes del vino vale la pena visitar la isla Wahieke. Lugar paradisíaco de 93 km a sólo 35 minutos en ferri desde Auckland. Aguas color esmeralda, una de sus atracciones principales son las playas seguida de cerca por el vino. La isla cuenta con 19 bodegas que se pueden visitar, algunas poseen restaurante.

NZ1

Isla Waiheke

Aunque la mayoría de los kiwis (como se llaman los neozelandeses) suelen preferir la isla Wahieke, enfrente de la ciudad, para pasar un día entre parques naturales y alguna playa, en una costa de arena de más de 40 kilómetros, recorrer viñedos, navegar en kayak o practicar mountain bike.

Rotorua

Siguiendo hacia el sur, otra parada imperdible de todo viaje a Nueva Zelanda es Rotorua. El aire cargado de sulfuro pulula en toda la ciudad. EL 35% de la población es Maorí, sus espectáculos culturales son tan atractivos como el paisaje.

NZ2

Wai O Tapu

Una visita imperdible es el enorme campo geotermal Wai-O-Tapu ("agua sagrada" en maorí). El área de 18 km2 está repleta de cráteres colapsados, piscinas de lodo y agua hirviendo y fumarolas, que recuerda que Nueva Zelanda es uno de los países atravesados por el famoso "cinturón de fuego del Pacífico". Los senderos van zigzagueando entre lagunas de increíbles colores, como la bien llamada "Paleta del artista", una extensión de intensos verdes, amarillos, rojos, anaranjados, los Tinteros del diablo -pozos de lodo gris oscuro por grafito y petróleo- y la Piscina del champán, de 65 metros de diámetro, 62 de profundidad y 70°C de temperatura. También se pasa junto a numerosos muchos cráteres, como el del infierno -borbotones constantes de lodo hirviendo-, y del Nido de los Pájaros, en cuyas paredes anidan aves que aprovechan el calor termal para incubar sus huevos.

NZ3

Tamaki Maori Village

La cultura maorí es un gancho importante en Rotorua. Destacan los conciertos y los hangis (banquetes) que suelen fusionarse en una solo cita vespertina, que incluye el famoso hongi (saludo maorí: presionando frente y nariz) y las danzas haka y poi. El mejor espectáculo es Tamaki Maori Village, la experiencia es un recorrido por la historia maorí, las artes, costumbres y tradiciones desde la época anterior a la llegada de los europeos hasta el presente. Luego de la música sigue la comida.

Cerca de Rotorua

Waitomo se encuentra a 145 km hacia el oeste, un pueblo famoso por sus cuevas, las Glowworm Caves, una amplia red de cavernas, simas y ríos subterráneos que se extiende como un laberinto bajo las onduladas praderas verdes de la zona. El recorrido se puede hacer a pie o, mejor aún, en bote. Además de sus estalactitas y estalagmitas, lo que hace verdaderamente famosas a estas cuevas son sus larvas o gusanos luminiscentes -arachnocampa luminosa-, que, brillantes como luciérnagas, despliega un espectáculo increíble sobre las paredes y techos de roca de las cuevas, como un cielo propio.

Bahía de Plenty es una de las regiones de Nueva Zelanda más soleadas. La bahía se extiende desde la playa de Waihi, al oeste, hasta Opotiki, al este, con los centros de veraneo de Tauranga, Mt Maunganaui y Wakatane.

Taupo es el mayor lago del país situado en la caldera de un volcán que entro en erupción por primera vez hace 300.000 años. El paisaje es hermoso y la ciudad muy pintoresca.

NZ4

Napier

Antes de llegar a Wellington vale la pena hacer una parada en Napier. Una ciudad que evoca un pueblo turístico costero inglés, fue destruida por un terremoto en 1031 y reconstruida según el estilo de la época. La ciudad conserva un singular patrimonio en edificios art déco. Algunas de sus calles han mantenido el aspecto que tenían en 1930, sus calles parecen decorados de cine. Cerca de Napier está la segunda región vinícola más importante del país Hawke´s Bay, donde destacan el syrah y chardonnay.

Wellington

Wellington es la capital del país, se encuentra en el extremo sur de la isla Norte con 180.000 habitantes, es la tercera ciudad del país. Calma pueblerina y estilo de ciudad, en una urbe muy desarrollada que invita al disfrute relajado.

NZ5

Una ciudad llena de colinas, el puerto y el viento la atraviesan. Sólo dos datos sobre la capital neozelandesa: se dice que tiene más bares y restaurantes por persona que Nueva York, así que déjese llevar por sus cafés y restaurantes. Y para verla en perspectiva, suba a la cima del monte Victoria y contemple la ciudad en 360 grados. Imperdible el museo Te Papa de cultura maorí y el jardín botánico de Wellington. Cerca de Wellington encontramos otra famosa región vitivinícola Martinborough. Este precioso pueblo posee una plaza principal arbolada y hermosos edificios antiguos. El infinito paisaje de viñas y bodegas es una delicia. 

Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 07:29
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 07:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"