Deportes

Graves incidentes tras la victoria de Barcelona ante Espanyol

El clásico del fútbol catalán, finalizado con triunfo del Barcelona por 2-1 en el campo del Espanyol, pasará a la historia por la actuación arbitral y por los graves incidentes protagonizados por los hinchas visitantes, que arrojaron bengalas a los aficionados rivales.

No se registraron heridos graves, pero sí se atendió a un herido leve. Ardieron las sillas contra las que impactaron los objetos lanzados.

Para el momento de la suspensión, el Espanyol ganaba gracias a un gol anotado a los 19 minutos por Coro. Víctor Valdés, el arquero visitante, protestó una falta previa que sí existió, aunque Medina Cantalejo, el árbitro, no lo vio. No sería la última decisión errónea del colegiado.

Porque Medina Cantalejo expulsó a Nene, volante del Espanyol, en el último minuto del partido al entender que dio un codazo a un contrario. Las cámaras de televisión demostraron que fue una señalización exagerada.

El empate del Barcelona llegó a 15 minutos del final, entre la confusión general. Thierry Henry inició un contraataque, Kameni salió, el balón tropezó luego en el defensa Jarque y Henry empujó a portería vacía.

El delantero francés celebró ese gol dirigiéndose a los hinchas radicales del Barcelona, que volvieron a encender bengalas, presos de la euforia. Nadie entendió las arengas de Henry.

Medina Cantalejo alargó el encuentro tres minutos más, pero para entonces ya habían pasado dos minutos del tiempo reglamentado. Y el Barcelona logró su segundo tanto en el minuto 95, con un penal muy polémico anotado por el argentino Lionel Messi.

Henry, Gerard Piquè y Messi volvieron a dirigirse hacia los radicales, con los puños en alto, una actitud que recibió mil críticas de los dirigentes del Espanyol.

La policía retuvo la salida del estadio de los radicales del Barcelona para no mezclarlos con los aficionados del Espanyol.
En Imágenes