Datos

Cuánta gente y por qué muere en las cárceles argentinas

La Procuración Penitenciaria de la Nación da cuenta de que sigue muriendo gente bajo custodia estatal en forma violenta. Los datos.

Las muertes violentas de personas que están bajo custodia del Estado en las cárceles se ha consolidado desde el año 2012. Ese es el resultado más relevante que demuestra el estudio del período 2009 - 2017 que elaboró la Procuración Penitenciaria de la Nación y al que tuvo acceso MDZ.

De acuerdo con esa información, durante el primer trimestre de 2017 se han registrado diez muertes bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal, cinco de ellas violentas. El estudio mencionado reflejó también la reiteración de muertes de personas detenidas sin sentencia firme, y sus modalidades más recurrentes en el trimestre: fallecimientos por enfermedad y por ahorcamiento.

¿Qué son las muertes violentas?

 Se incluyeron dentro de la categoría muerte violenta, los homicidios, suicidios, accidentes y demás causas dudosas donde pueda constatarse el carácter traumático del hecho. 

De acuerdo con lo informado por la Procuración Penitenciaria, para esta categorización se siguen prioritariamente los documentos creados por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación. De este modo, PPN se distancia de las clasificaciones adoptadas por la administración penitenciaria.

"La decisión de construir una propia versión institucional sobre cada muerte bajo custodia, supone el carácter provisorio de algunas definiciones, lo que persiste durante la totalidad de la investigación administrativa desplegada. Se da lugar así a posibles recategorizaciones ante ciertos casos dudosos con el transcurrir del tiempo, al obtener nuevas pruebas y relatos más precisos. Así se explican las escasas divergencias que pueden observarse entre este informe y otros anteriores", indicó el trabajo. 

Muertes violentas

 El gráfico anterior registra la distribución de las muertes bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal por trimestre, lo que permite corroborar el carácter irregular en la producción del fenómeno, con períodos trimestrales donde no se alcanzan los cinco casos (como el cuarto trimestre de 2015 o el tercero de 2016), y otros donde se superan las quince muertes (como el segundo trimestre de 2009, el tercero de 2012 y el primero de 2015). 

Al igual que el gráfico 1 permite constatar también una mayor incidencia de la muerte violenta desde el año 2011, con su nivel más alto en los diez fallecimientos traumáticos registrados en el primer trimestre de 2013. En este primer trimestre de 2017, cinco de las diez muertes han sido categorizadas como violentas, alertando en consecuencia sobre la persistencia del fenómeno. 

La distribución por cárceles, observada en el gráfico 3 por la totalidad del período, evidencia una mayor representación en las cárceles de máxima seguridad para varones adultos del área metropolitana: CPF I de Ezeiza (con 75 casos), CPF II de Marcos Paz (con 62) y CPF CABA (con 38 muertes) reúnen el 50% del total de las muertes en el período, y el 55% de los fallecimientos violentos. 

Muertes violentas

La importancia cuantitativa del Centro Penitenciario para Enfermedades Infecciosas (Unidad Nº 21 SPF), con 53 casos, responde a la práctica habitual de derivar pacientes a aquel como última medida, en muchas ocasiones cuando el cuadro patológico en cuestión se ha vuelto irreversible.  

 Las muertes registradas en el año 2017, gráfico 4, refleja el carácter disperso del fenómeno de la muerte bajo custodia en el Servicio Penitenciario Federal: los diez  casos se distribuyen en nueve establecimientos diferentes. Así y todo, se destaca una vez más la existencia de ciertos establecimientos con roles protagónicos: cuatro de las diez muertes vuelven a registrarse en complejos de máxima seguridad para varones adultos en el área metropolitana, y registran muertes en una cárcel de máxima seguridad del interior del país (U. 6 SPF), en el dispositivo psiquiátrico, en la colonia penal con mayores índices de fallecimientos (U. 4 SPF) y en el CPF III de Gral. Güemes.

Muertes violentas

Avances

Entre los avances más significativos en actuaciones judiciales donde se investigan las responsabilidades estatales por fallecimientos bajo custodia, el informe subrayó que se espera por citación a debate en la causa judicial elevada a juicio dos años y medio atrás, ante el incendio de la ex Unidad Nº 20 -establecimiento psiquiátrico para varones- donde dos detenidos perdieron la vida. Cuatro funcionarios penitenciarios, entre ellos el ex Director de la Unidad Nº 20 SPF, han sido imputados por el delito de homicidio culposo ante su accionar negligente. Radicada ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 4 de Capital Federal, las partes han ofrecido la prueba en los términos del artículo 354 CPPN. Se aguarda una pronta fijación de fecha de debate en la causa que tiene como querellantes a la Procuración Penitenciaria, y a la Defensoría General de la Nación en representación de las familias de las víctimas.

Próxima a elevarse a juicio se encuentra también la causa judicial iniciada ante la muerte por enfermedad de una persona al interior de su celda en el CPF II de Marcos Paz. La Cámara Federal de San Martín confirmó el procesamiento de dos médicos del establecimiento penitenciario por el delito de homicidio culposo, en una investigación en la que también ha prestado declaración indagatoria el Director de la Unidad Médico Asistencial de la unidad.

La Procuración Penitenciaria de la Nación, constituida como parte querellante en el caso, presentó el requerimiento de elevación a juicio en agosto de 2016. Desde dicha fecha, el expediente se encuentra en la sede de la fiscalía, a la espera de que se expida respecto a la elevación a la siguiente etapa procesal. Se trata del único caso de avances concretos en una investigación judicial por una muerte por enfermedad ocurrida desde 2009 a la fecha.

Muertes por enfermedad

 Los próximos dos gráficos evidencian una vez más la prevalencia de muertes por enfermedad, las cuales representan el 56% de la totalidad de los casos registrados en el período 2009-2017 y cuatro de las diez muertes ocurridas en el primer trimestre de este año (al agrupar las muertes con HIV como enfermedad de base con los fallecimientos por otras enfermedades). En el caso de las muertes violentas, la mayor cantidad de casos se agrupan entre los fallecimientos por ahorcamiento (72 casos, 45% de las muertes violentas) y por heridas de arma blanca (39 casos, 25% de los fallecimientos traumáticos), con una marcada preeminencia del primero. 

Aunque no pueden ser desconocida la gravedad de las muertes ocurridas en contexto de incendio (20 casos en el período) ni aquellas en que la principal hipótesis indagada las supone como consecuencia directa o indirecta de agresiones físicas cometidas por personal CPF I - Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza; 2 CPF II - Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz; 1 CPF CABA - Complejo Penitenciario Federal de la CABA (Ex - U.2); 1 Unidad 9 - Prisión Regional del Sur. Anexo Senillosa; 1 Unidad 4 - Colonia Penal de Santa Rosa; 1 Unidad 6 - Instituto de Seguridad y Resocialización; 1 Unidad 20-Servicio Psiquiátrico para Varones; 1 Anexo Unidad 31 (alojamiento para varones por delitos de Lesa Humanidad); 1 CPF III - Complejo Penitenciario III de Güemes; 1 penitenciario (dos casos). La situación se agrava al tener en cuenta que en el primer trimestre 2017, las muertes violentas han sido el 50% de los casos. 

Muertes enfermedad
Enfermedad carceles

 Al focalizar el análisis en los casos registrados en 2017, como el gráfico anterior demuestra, se observa una marcada concentración en las muertes por ahorcamiento (cuatro de los cinco fallecimientos violentos del trimestre), y por enfermedades sin HIV/Sida como patología de base, con cuatro casos también.  

Muertes carceles

 La histórica distribución de las muertes violentas entre el colectivo de presos más jóvenes (75 de los fallecimientos traumáticos han tenido por víctima un detenido menor a 35 años), y no violentas entre las personas detenidas de mayor edad Ahorcamiento; 4; 40% Herida de arma blanca; 1; 10% Otra enfermedad; 4; 40% Muerte Súbita; 1; 10% 0 20 40 60 80 100 120 18 a 24 años 25 a 34 años 35 a 44 años 45 a 54 años Más de 55 años 48 71 29 5 6 5 31 38 56 63 No violenta Violenta (62% de los fallecimientos no traumáticos se concentran en personas mayores a los 45 años), se refleja en el Gráfico 7 y se ha sostenido en el primer trimestre del año 2017. Tres de las cinco muertes violentas corresponden a víctimas menores a 35 años, y cuatro de las cinco muertes no violentas a mayores de 45 años de edad.  

Muertes procesados

 Los detenidos sin condena firme representan el 51% de los casos de muertes bajo custodia en el período 2009- 2017, proporción similar a la que representan las personas detenidas cautelarmente en el Servicio Penitenciario Federal (60% al 31 de marzo de 2017, de acuerdo al parte oficial). Esa cifra alerta respecto de la elevada cantidad de presos preventivos fallecidos bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal, siendo inocentes al carecer de condena firme. Eran presos preventivos también seis de las diez personas fallecidas durante 2017. 

Carceles

 El gráfico anterior demuestra la concentración de las personas fallecidas bajo custodia entre quienes contaban con defensa pública, situación que se condice con la elevada proporción de detenidos con patrocinio estatal en las prisiones federales argentinas, reflejo de la selección con que opera el sistema penal sobre los grupos sociales más pobres. El fenómeno vuelve a registrarse durante 2017, donde al menos siete de las diez personas fallecidas contaban con defensor oficial. La concentración de más del tercio de las muertes entre personas cuya privación de libertad se encontraba bajo el control de la Justicia Nacional de Ejecución Penal, encargada de fiscalizar las condiciones de detención del 25% de las personas alojadas en el Servicio Penitenciario Federal (al 31 de marzo de 2017, según parte oficial), alerta una vez más sobre el colapso que sufre aquel fuero, que se refleja en el cercenamiento de derechos fundamentales de las personas detenidas bajo su supervisión. En el primer trimestre de 2017, por el contrario, cuatro de las diez personas fallecidas se encontraban detenidas en el marco de actuaciones judiciales en trámite ante la Justicia Nacional para procesados. 

Fallecimientos carceles

 Desde los inicios de aplicación del Procedimiento para la Investigación y Documentación de Fallecimientos en Prisión, estas investigaciones se han caracterizado por la falta de colaboración de la administración penitenciaria. Se destaca en esa política de obstrucción deliberada la inicial negativa a informar las muertes inmediatamente luego de ocurridas, situación revertida progresivamente desde el año 2015 como respuesta a las reiteradas estrategias administrativas y judiciales desplegadas por este organismo. En 2017 ha vuelto a registrarse la falta de comunicación formal y oportuna ante una muerte ocurrida en el mes de enero en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza. 

Grafico muertes
Grafico carceles

 Penitenciario Federal no se ha iniciado investigación judicial alguna. De mayor gravedad, se observa que muchas de ellas no han sido consecuencia de los carriles institucionales para su radicación (de oficio), sino el impulso de otros actores ante la falta de reacción de la administración de justicia penal competente. En ese sentido, junto a otros actores como la Procuraduría de Violencia Institucional del MPF, la Procuración Penitenciaria de la Nación ha trabajado activamente desde el año 2016 con la proyección de reducir la brecha existente entre muertes bajo custodia ocurridas e investigadas judicialmente. Al menos cincuenta investigaciones judiciales por muertes bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal son exclusivamente resultado del impulso inicial de familiares o allegados de la víctima, la Procuración Penitenciaria de la Nación y/u otros actores del sistema diferentes a los responsables directo de iniciarlas.  

Distribucion fallecimientos carceles

 Por último, las investigaciones judiciales sí iniciadas, impresionan por su falta de eficacia y exhaustividad. Las razones que explican esas deficiencias pueden encontrarse, entre otras decisiones procesales, en la delegación por parte de la administración de justicia de las primeras y más imprescindibles medidas probatorias en diferentes fuerzas de seguridad, incluida la misma administración penitenciaria. Son las fuerzas de seguridad, en lugar de jueces y fiscales, quienes en la mayoría de las ocasiones concurren al establecimiento carcelario, toman declaraciones testimoniales a otros detenidos y personal penitenciario. De mayor gravedad, esa delegación suele realizarse mediante fórmulas abiertas que habilitan a la fuerza de seguridad a decidir qué medidas probatorias resultan SPF; 156; 76% PPN; 23; 11% Familiar / allegado; 10; 5% Otro; 17; 8% pertinentes y cuáles no, limitándose la agencia judicial a convalidar luego lo ya decidido. 

Fallecimientos

 Aun cuando ante la muerte de cualquier persona bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal "correspondería que la investigacion que se inicia para corroborar las causas de fallecimiento informadas, e indagar acerca de la existencia de responsabilidades de funcionarios estatales, sea radicada ante la jurisdiccion federal competente en razon del territorio" 5 , existe un elevado porcentaje de causas investigadas en jurisdiccion ordinaria: al menos 52 muertes en el período 2009- 2016. 

Muertes carceles

 Pese a que un primer acercamiento pudiera hacer pensar que la decisión de competencia resulta de limitada trascendencia, es necesario destacar que las resoluciones judiciales que niegan el carácter federal suelen hacerlo amparadas en negarse a la indagación de líneas de investigación que responsabilicen a funcionarios penitenciarios. En ese sentido, decidir la competencia ordinaria resulta implícitamente resolver no investigar responsabilidades estatales por el fallecimiento. Asimismo, el incidente judicial por incompetencia suele consumir momentos sumamente valiosos en la producción de elementos probatorios, al debatirse usualmente en el inicio del proceso y demorarse por varios meses.  

 

Opiniones (2)
20 de octubre de 2017 | 12:34
3
ERROR
20 de octubre de 2017 | 12:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y??????????
    2
  2. Karma. Lo que importa es cuantos mueren por lis que todavia estan libres, nada mas.
    1