Una prótesis permite que amputados naden con dos piernas

Una explosión en Afganistán destrozó la parte inferior de su pierna izquierda, la tecnología le permitió incorporar a la natación, para seguir haciendo deporte.

Dan Lasko, un ex Marine de hombros anchos, emergió de los vestuarios en el Centro Acuático del Condado de Nassau, listo para ir a nadar con una pierna nueva.

Por primera vez en años, podría llegar directamente al borde de la piscina sin tener que quitarse su prótesis confiable y luego brincar a las de nado. La prótesis resistente al agua de su pierna izquierda prometía cambiar eso.

Aunque las piernas protésicas resistentes al agua llevan décadas estando disponibles, "ésta es la primera pierna totalmente funcional para nadar", dijo Matthew Flynn, experto certificado en prótesis en Eschen Prosthetic and Orthotic Laboratories, la compañía con sede en Long Island que es parte del equipo que produjo el prototipo.

38be2d36 fad9 4505 b586 209b80cc8bd8.jpg story detail

"Otras piernas definitivamente pueden usarse en el agua", añadió Flynn, quien también es un amputado. "Pero no pueden impulsarte por el agua".

La natación es un ejercicio particularmente bueno para amputados, ya que "no coloca tensión paralela en la extremidad restante", explicó David M. Crandell, director médico del programa para amputados en el Hospital de Rehabilitación Spaulding, en Londres.

Durante deportes de alto impacto, como trotar, el muñón de una extremidad amputada puede desarrollar ampollas o heridas más profundas en el tejido; hacer largos en una pileta es más "amable con la piel", explicó.

"Los dispositivos protésicos que usa la gente por lo normal no ofrecen ventajas una vez que estás en el agua", agregó Crandell. Con frecuencia, son "como un ancla".

06 leg2 web720

Desde 2004, cuando una explosión en Afganistán destrozó la parte inferior de su pierna izquierda, la rutina de natación de Lasko había involucrado un cierto grado de acrobacias para meterse a la piscina.

Sin embargo, ahora que Lasko, de 34 años, de Bethlehem, Pennsylvania, es padre de dos niños a los que les encanta el agua, de 2 y 6 años, estuvo soñando con entrar y salir fácilmente de la piscina para acompañarlos.

La pierna que Lasko estaba probando tenía un pie negro con una suela antideslizante, que él describió como "genial" aún antes de meterse al agua.

Todd Goldstein, diseñador de la prótesis nueva y poseedor de un doctorado en biología molecular e ingeniería de tejidos, fue reclutado al proyecto por su experiencia con impresiones en 3D como investigador para Northwell Health.

Un viernes por la noche antes de la prueba de nado, programó una impresora 3D para que elaborara una parte crucial de la prótesis: un triángulo de nylon y plástico que apunta hacia abajo localizado a la altura de la pantorrilla para ofrecer impulso, que gracias a los orificios en forma de cono que dejan pasar algo de agua no aplica una fuerza excesiva.

Leg lasko pooledge superJumbo

El objetivo de la prueba acuática era solucionar los defectos del prototipo para prepararlo para su venta comercial. Lasko, que en un principio no se sentía lo suficientemente cómodo con la nueva pierna como para entrar de clavado, se metió al agua y empezó a nadar en un ágil estilo libre. No había nadado usando ambas piernas desde su lesión, cuando tenía 21 años.

Al hacer una vuelta tras otra, no todo salió a la perfección. Primero, el pie se llenó de agua, creando resistencia. Eso es fácil de solucionar, afirmó Goldstein: se podrían agregar orificios para dejar salir el agua. Luego desapareció el importantísimo triángulo.

"Estaba pataleando tan fuerte que se desprendió", explicó Lasko.

Goldstein apretó algunos tornillos para asegurarlo, pero unas cuantas vueltas después, desapareció brevemente, hasta que fue descubierto atorado en las cuerdas de los carriles. Goldstein encontró cinchos de cable de nylon para fijar temporalmente el triángulo a la prótesis.

Para Lasko, recibir una nueva pierna protésica para nadar se compara con obtener equipo o zapatillas nuevas para deportes específicos.

Tiene una pierna para caminar, una para ejercicio de alto impacto, una para ciclismo e incluso otra para hacer sprints. La nueva pierna para nadar es su séptima.

Se espera que el dispositivo, que será bautizado como "The Fin" (La aleta), esté disponible comercialmente a fines de año. El costo oscilará entre 2 mil y 5 mil dólares, dependiendo de la personalización.

Tras nadar intermitentemente durante un par de horas, Lasko no se pudo resistir a probar uno de los trampolines. Tras unos cuantos clavados, hizo una voltereta. "Nada mal", comentó con una sonrisa al subir por la escalerilla de la piscina.

38be2d36 fad9 4505 b586 209b80cc8bd8.jpg story detail

POR CATHERINE SAINT LOUIS


Opiniones (0)
23 de octubre de 2017 | 09:28
1
ERROR
23 de octubre de 2017 | 09:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"