Sex Detox: "limpiarnos" del sexo para recuperar el deseo

Cuando la vida sexual se vuelve mecánica, esta tendencia propone hacer grandes ayunos sexuales para recuperar el apetito. ¿Qué dicen los expertos?

En una sociedad totalmente erotizada, hay quienes buscan y promueven perder el deseo y el interés por el sexo. Es que la hipersexualidad teme que, con el tiempo, la raza humana tenga problemas para reproducirse.

¿Qué es el Sex Detox?

Los ayunos sexuales o sex detox, según los expertos pueden tener su lado terapéutico cuando la pareja ha entrado ya en la fase sexless. 

La filosofía es similar a la de los ayunos alimentarios. Si la comida empieza a caernos mal, optamos por dejar de comer un tiempo para así depurar el organismo.

"Para comenzar, me parece importante aclarar que todo lo que sea consensuado en una pareja y esté considerando las necesidades del otro es válido, ya sea en este tema como en todo lo relacionado a la sexualidad", dijo nuestra sexóloga de cabecera Jésica Tolín. 

"Si bien resulta interesante este método, ya que invita a reencontrarse con uno mismo y con las propias necesidades, en un mundo que nos aturde con demandas e información hipersexualizada, para identificar y tomar conciencia de las propias sensaciones corporales y mejorar la calidad del encuentro con la pareja; es importante no quedar entrampado en una solución mágica para evadir un posible conflicto vincular y así postergarlo con el riesgo de que lo que comenzó siendo un problema de comunicación acerca de las necesidades de cada uno se trasforme en un trastorno de la sexualidad", continuó.

Es Ian Kerner, psicoterapeuta norteamericano, experto en sexualidad, el principal partidario de estos ayunos, además de autor de Sex Detox.

 "Cuando se trata de sexo y relaciones, a veces entramos en un círculo vicioso y la única manera de salir de él es empezar de nuevo. Aparcar la sexualidad durante 30 días es una buena manera para resetear nuestro lado erótico", dice Kerner en el libro.

Lo que descubrí durante el ayuno es que elegir no tener sexo es muy diferente a no tener sexo por aburrimiento o desinterés. Esto fue lo que me hizo entender que quería revitalizar mi vida sexual, que ésta fuera algo más que una rutina o un acto físico llevado a cabo por obligación o inercia.

  "Teniendo en cuenta el fundamento de quienes practican los ayunos sexuales, quienes realizan una analogía con los ayunos alimentarios, en una búsqueda de desintoxicación; les propondría enriquecer la variedad, y en vez de hacer de la relación sexual algo mecánico, ya que cualquiera se aburre haciendo lo mismo en cualquier ámbito, explotar nuestra creatividad, ya que nos acostumbramos muy rápidamente a un mismo estímulo, y lo que alguna vez nos produjo placer, puede no lograrlo repitiéndolo a lo largo del tiempo", concluyó la licenciada Tolín.

Transformar el no tener sexo en algo sexy

"Tener una vida sexual activa con una pareja estable a lo largo del tiempo es un desafío que no cualquiera está dispuesto a asumir", advirtió Jésica Tolín. 

El secreto está en recrearse, jugar, divertirse y vivenciar el espacio de intimidad como un momento de recreación, donde lo más importante sea proceso y no los resultados.

Iván Rotella, sexólogo, director de Astursex, centro de atención sexológica en Avilés y miembro de La Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS), es partidario de limitar la dieta de las parejas que empiezan a aburrirse. 

"Cuando los años han transformado la relación sexual en algo monótono, repetitivo y carente de emoción, suelo aconsejar que aparquen el coito y la genitalidad durante un tiempo y se centren en la focalización sensorial", cuenta Rotella, "centrase en la piel, las sensaciones y la sensualidad es el primer paso para rediseñar la relación sexual sin el imperativo del coito, lo que nos obliga a ser más creativos. Esta táctica es también muy indicada para problemas de erección o a la hora de alcanzar el orgasmo. Quitamos la presión de la penetración, con todo lo que eso conlleva, y les damos tácticas para explorar su erótica. En 2 ó 3 meses empiezan a verse los resultados. El autoerotismo es también una asignatura adicional en este plan, ya que mantiene activa la libido y sirve para regular las diferencias de deseo que hay en todas las parejas. Es una forma de autosatisfacerse sin agobiar al otro".

Por su parte Tolín añadió: "Una cosa es apartar el foco de atención en el coito y la genitalidad y otra muy distinta es prohibir en la relación de pareja todo aquello que sea una expresión que tenga que ver con la sexualidad en su sentido más amplio. Lo primero puede tener efectos terapéuticos para ciertas disfunciones sexuales y mejorar la calidad de las mismas. Lo segundo es privarse de una actividad que no sólo tiene beneficios a nivel físico sino que abre un espacio para el encuentro, la intimidad y el crecimiento emocional".

El propio Ian Kerner reconoce en su libro que su método es también muy aconsejable para los que están solos, "no hay porque estar en medio de una relación para beneficiarse de este programa. Si eres uno de los millones de personas que buscan el amor y te sientes quemado y magullado por todo este proceso es hora de hacer una dieta sexual. Tomarse un descanso, no solo del sexo casual que puedes haber tenido sino de las citas y la búsqueda de pareja. Es hora de parar, repasar tus errores en otras relaciones y adoptar una nueva estrategia desde la calma".











Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 19:50
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 19:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"