Bomberos: dentro de Cromañón "había gente apilada y enroscada"

Alberto Areco, del cuartel de bomberos de la Policía Federal, al declarar como testigo, explicó que junto a un número de jóvenes lograron abrir el portón, que estaba cerrado con alambre y candado. Su testimonio, coincidente con el del guitarrista de Callejeros Maximiliano Djerfy. Recordó la presencia de "un grupo de dos metros de personas apilados", cuyos cuerpos estaban "entrelazados".

Bomberos que llegaron a República Cromañón a los pocos minutos de iniciado el siniestro señalaron que la salida de emergencia estaba "cerrada" con alambre y candado, y que al abrir el portón encontraron "una pila humana de dos metros" de chicos "enroscados" que habían querido salir por allí, casi en su totalidad asfixiados por el humo que inundaba el local.
  
El cabo primero Luis Alberto Areco, del cuartel Primero de bomberos de la Policía Federal, al declarar hoy como testigo, explicó que junto a un número no precisado de jóvenes lograron abrir el portón, que estaba cerrado con alambre y candado.
  
El testigo aclaró que no habían podido utilizar las herramientas apropiadas para estos casos, como barretas, arietes y amoladoras, para no lastimar a los chicos que "sacaban brazos y la mitad de la cabeza" por las hendijas procurando respirar aire puro.
  
En su testimonio, coincidente con el del guitarrista de Callejeros Maximiliano Djerfy, Areco recordó la presencia de "un grupo de dos metros de personas apilados", cuyos cuerpos estaban "entrelazados", lo que –según dijo— dificultó su evacuación.
  
"En el local, adentro del local, no se podía ver de la cantidad de humo que había", recordó el suboficial quien, además, aseguró haber visto el cartel de "salida" sobre esa salida de emergencia, aunque no recordó si la luz del mismo estaba encendida .
  
Areco, en su relato, detalló que aquella noche del 30 de diciembre de 2004 al llegar a la zona de Plaza Once una de las primeras dificultades que se le plantearon fue "la gran cantidad de gente que había en el lugar" lo que les hacía imposible avanzar por la avenida Rivadavia, que actuaba "desesperada".
  
Asimismo, recordó que en el trayecto al lugar del siniestro su solicitó auxilio a otro cuerpo del cuartel Cuarto, así como también a  la Guardia de Infantería, a los que se sumó después la primera dotación que había salido por otra emergencia.    
  
También resaltó que dos de sus compañeros que participaron aquella noche en las tareas de rescate permanecieron "seis meses" en terapia intensiva y varios más con licencia médica.
  
Por su parte, el jefe de turno del cuartel cuarto de Bomberos Adrián López recordó que al llegar a Cromañón "había chicos en Plaza Misserere, agitando las manos y algunos tiznados", y lo comparó como "una largada de maratón, donde los chicos pedían auxilio y nos pedían por favor que ingresáramos".
  
"Ingresé varias veces (algunas sin equipo autónomo de oxígeno), ahí había que sacar gente", remarcó López, y agregó que de las seis puertas que comunicaban el hall y el salón principal, cuatro estaban cerradas.
  
Además, el bombero calificó al hecho como una "catástrofe, de magnitud como la embajada (de Israel), la AMIA", y que fue una intervención "donde los parámetros no son normales, fue una porquería".
  
Al igual que sus camaradas, López aseguró que "el humo era espeso" y en el interior del local estaba oscuro.
Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 11:09
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 11:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia