Deportes

En Jujuy dicen que Ulloa no se ofendió porque le dijeron boliviano

A través de una solicitada difundida en la prensa boliviana, Gimnasia de Jujuy aclaró que su presidente Raúl Ulloa no se ofendió porque el árbitro Saúl Laverni le dijo boliviano, sino por la forma peyorativa y con la intención de agraviar.

El club Gimnasia y Esgrima de Jujuy aclaró que su presidente Raúl Ulloa no se ofendió porque un árbitro le dijo boliviano, sino por la forma peyorativa y con la intención de agraviar, según una solicitada difundida este miércoles en la prensa boliviana.

El club argentino consideró que los hechos fueron tergiversados y agregó que se "siente produndamente hermanado con el pueblo boliviano en general" y recuerda que por sus filas pasaron jugadores importantes de ese país como Oscar Sánchez, Marco Sandy e Iván Castillo.

"Las expresiones del mismo (Ulloa) se debieron a que se sintió como hombre del norte argentino profundamente ofendido a que se utilizara el término boliviano en forma peyorativa y con la intención de agraviar", señala la solicitada.

Los reclamos del presidente del club argentino fueron airados al final del empate de su equipo con Argentinos Juniors, el domingo por el torneo argentino, contra el árbitro Saúl Laverni, a quien acusó de haberlo tratado de boliviano a él y a otros jugadores.

Ulloa, que renunció luego del incidente, dijo en una entrevista con el diario La Razón que en Jujuy "convivimos con muchos bolivianos" y que inclusive tiene familiares con parentesco de ese país e insistió que "la palabra boliviano no ofende a ningún jujeño. Lo que ofende son los que la usan para ofendernos".

Por ese incidente, el gobierno de Bolivia informó el martes que pedirá una explicación a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) por discriminación.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|23:48
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|23:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic