Deportes

La FIT puso en duda elección del Orfeo de Córdoba y Enrique Morea se inclina por Buenos Aires

De acuerdo con las normas del organismo internacional de tenis, el estadio que se designe para albergar la final de la Copa Davis contra España, en noviembre próximo, debe tener 12.000 localidades como mínimo.
El Orfeo no tiene la capacidad mínima, lo que puso en duda su designación para la serie decisiva, que se jugará entre el 21 y el 23 de noviembre.

La Federación Internacional de Tenis (FIT) advirtió que la designación de la sede para la final de la Copa Davis será aceptada solamente si la Asociación Argentina (AAT) presenta estadios con la capacidad requerida, y casi simultáneamente con ese anuncio, Enrique Morea comentó que el match se jugaría en Buenos Aires.

De acuerdo con las normas del organismo, el estadio que se designe para albergar la serie contra España, en noviembre próximo, debe tener 12.000 localidades como mínimo.

"Absolutamente, estos son los requerimientos. Las reglas no están abiertas a una interpretación", dijo el vicepresidente ejecutivo de la FIT, Juan Margets, en declaraciones a la prensa internacional.

Asimismo, señaló que un observador del organismo ya estuvo en Córdoba para insepeccionar el Orfeo Superdomo, uno de los estadios propuestos.

Sin embargo, el Orfeo no tiene la capacidad mínima, lo que puso en duda su designación para el match contra los españoles, que se jugará entre el 21 y el 23 de noviembre.

La AAT, en tanto, debería confirmar alguna sede antes del lunes venidero, pero su presidente, Morea, ya ofreció un anticipo al respecto.

"Se sabe que la final debe disputarse en un estadio que tenga al menos 12.000 localidades", ratificó Neil Fraser, miembro del Comité de Copa Davis.

Además, Margets sostuvo que Argentina "puede poner la superficie que quiera, ese no es el punto, se trata de conocer nuestras reglas".

"Argentina tiene estadios con la capacidad suficiente para albergar la final", dijo, y dejó entrever que una carpeta sintética puede colocarse en el estadio del Parque Roca, donde se disputó la semifinal ante Rusia, aunque en este caso en polvo de ladrillo.

Por su parte, Eslovaquia acogió la final de 2005 contra Croacia en una cancha con apenas 4.000 lugares, pero la FIT recordó que fue autorizado porque era "la única opción disponible".

Mientras tanto, Morea formuló declaraciones a una agencia de noticias extranjera en las que por primera vez confió que -en su opinión- la final se jugaría en Buenos Aires.

"La Federación Internacional de Tenis va a decidirse seguramente por Buenos Aires. No es que vaya a vetar Córdoba sino que el lugar más apropiado es Buenos Aires", adelantó, según un cable de la agencia alemana DPA que tuvo repercusión en la prensa local.

A instancias del capitán Alberto Mancini y de los jugadores, la AAT intentaba que la serie se juegue del 21 al 23 de noviembre en Córdoba.

Ni Morea ni el español Margets podrán votar qué sede se elige por su condición de parte interesada, entonces la obligación recaerá en los restantes integrantes del comité: el australiano Neil Frasier, el francés Pierre Damon y el estadounidense Alan Schwartz.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|06:08
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|06:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic