Las joyas y curiosidades del Archivo General de Mendoza

La institución que alberga nuestro patrimonio documental resguarda la historia de la provincia contada a través de sus documentos y mapas.

El Archivo General de la Provincia es una de las instituciones más antiguas y completas de su tipo en el interior del país. En sus instalaciones, ubicadas en el edificio de la antigua estación ferroviaria del Trasandino y con un moderno depósito como anexo, el Archivo alberga miles de documentos que resguardan gran parte de la historia de Mendoza, desde sus primeros años de existencia hasta las últimas décadas del siglo pasado, permitiéndole a los mendocinos contar con un sitio que atesora tanto los sucesos históricos más importantes como aquellos que pueden, a priori, resultar más insignificantes, pero que en realidad plasman nuestra trayectoria como sociedad.

MDZ recorrió las instalaciones del Archivo junto con la actual encargada de la institución, Alicia Guevara, quien explicó con sumo detallismo y emoción las historias que resguardan los preciados documentos y sus contextos históricos. Sorprende las enormes diferencias y, a su vez, semejanzas que existen entre las distintas épocas y la actualidad, demostrando que la identificación que tenemos los mendocinos sobre nuestro lugar de origen y asiento es mucho más profunda y arraigada de lo que creemos.

Pese a que el Archivo pasó por muchos vaivenes a lo largo de sus más de 130 años de historia, conserva documentos que datan de los primeros tiempos de la ciudad de Mendoza. De hecho, los "incunables" que atesora la institución están fechados en 1563, es decir, apenas dos años después de la primera fundación a manos de Pedro del Castillo y tan solo uno desde la relocalización urbana realizada por Juan Jufré.

Archivo Historico 38

La escritura del siglo XVI supone, para la mayoría de las personas, una ilegibilidad notoria que dificulta en entendimiento contemporáneo de los primeros documentos de la provincia, sumado al desgaste del tiempo y las restauraciones fallidas de los '70, lo cual no quita su alto valor patrimonial. 

Estos documentos, que no superan la docena de hojas, forman parte de las primeras normas que contó la entonces pequeña ciudad cuyana, dependiente de la Capitanía General de Chile. Si bien no se conoce a ciencia cierta sobre qué tratan estos textos, uno de ellos contiene una lista de los vecinos que participaron en una sesión del Cabildo. 

Archivo Historico 40

Las actas capitulares de los primeros tres años de Mendoza están perdidas y solo se conservan pocos fragmentos, mientras que las dos actas de fundación de la ciudad están en Santiago de Chile.

Otras piezas muy importantes del archivo corresponden a las Actas Capitulares del Cabildo de Mendoza, siendo las más antiguas de 1566, que registran, durante el periodo colonial, todas las actividades que se realizaban el Cabildo, como permisos para radicación de vecinos y órdenes religiosas, obras de riego y decisiones de índole administrativa. Para fortuna de los investigadores, la Academia Nacional de la Historia transcribió las actas elaboradas entre 1566 y 1700, y están compiladas en cuatro tomos.

También se conservan los Protocolos, que contienen todos los actos civiles, comerciales y judiciales de la época, desde ventas de propiedades y esclavos hasta testamentos y cartas de dotes para matrimonios. Las primeras actuaciones judiciales civiles datan de 1599, mientras que los registros de las criminales comienzan en el año 1600. Según Guevara, estas piezas son consultadas permanentemente para trabajos de investigación.

Archivo Historico 09

Los protocolos eran elaborados por escribanos y jueces. Muchos fueron catalogados años después.

Además de las actas y normas que emitía el Cabildo local, las autoridades recibían provisiones y cédulas reales provenientes del centro urbano al que estaba subordinada, como Santiago de Chile (hasta 1776) y Buenos Aires (desde 1776 hasta 1810), pero que eran decisiones generalmente tomadas en la Metrópoli española, firmadas por el rey o, en su defecto, por las Cortes de Castilla o las Chancillerías (Reales Audiencias que podía emitir sellos reales) bajo consentimiento del monarca.

Una pieza bastante particular que conserva el Archivo provincial es una real provisión del 26 de febrero de 1610 proveniente de Santiago de Chile, que exhorta a "no impedir a los vecinos el comercio del vino". Esto refleja que, pocas décadas después de la fundación de Mendoza, la vitivinicultura ya cobraba cierta importancia en la economía local y, al menos en teoría, este documento garantizaba la libertad de comercialización en aquella época, pese a que posteriormente se aplicaron severas restricciones por órdenes de la metrópoli. "Cuando se gravó bruscamente el envío de vinos a España, la ciudad comenzó a comercializar con Buenos Aires y Chile. En aquellos tiempos se cultivaban varietales criollas y se usaban materiales rudimentarios", relató Guevara.

Archivo Historico 15

A partir de fines de la década de 1940, el Archivo se encargó de ordenar minuciosamente toda la documentación existente, especialmente la correspondiente a la época colonial.

Las Actas Capitulares del Cabildo de 1810 son fuentes destacadas para los investigadores, ya que reflejan los movimientos políticos y sociales que ocurrían en Mendoza durante las vísperas de la Revolución de Mayo. Por ejemplo, varios documentos muestran las asistencias de los vecinos importantes de la ciudad a las votaciones sobre los asuntos acaecidos en Buenos Aires y que requerían de rápidas respuestas por parte de la élite mendocina.

Archivo Historico 16

En las sesiones del Cabildo de Mendoza que transcurrieron en junio de 1810 se decidió adherir a la Revolución de Mayo y se dictó la orden de enviar como representante a la Junta de Gobierno de Buenos Aires al vecino Benedicto Ortíz, que luego fue reemplazado por Manuel Ignacio Molina.

Uno de los "tesoros" del Archivo provincial, más por su valor histórico y político que económico o cronológico, es la Documentación Sanmartiniana, que engloba todos los documentos que corresponden al periodo en el cual José de San Martín ejerció como Gobernador intendente de Cuyo y la preparación de la campaña libertadora que partiría a Chile. Más allá de su legado en la lucha por la independencia de los países de América del Sur, San Martín dejó su impronta como administrador de Cuyo, que se comprueba con la lectura de sus bandos.

Archivo Historico 21

San Martín impulsó muchas medidas para ordenar el casco urbano de Mendoza y mejorar la calidad de vida de sus habitantes, en consonancia con la ideología que había adquirido en Europa.

Archivo Historico 22

En los primeros documentos posteriores a la Revolución de Mayo, se adquirió la costumbre de añadir un conteo anual que comenzaba en 1810, el año de "la Libertad", emulando la tradición francesa de entonces. Además, pese a que la Asamblea del Año XIII ya había oficializado el escudo nacional, aún se seguía usando el sello de España en la documentación oficial.

Guevara explicó que "cuando los habitantes de Cuyo no podían resolver algo judicialmente, el tema era solucionado por el gobernador, como si fuera un juez de última instancia, quien podía tomar decisiones desde sentencias contra criminales hasta divorcios". De hecho, comentó que "San Martín era un adelantado para su época, ya que en 1814 les permitía a las mujeres separarse de sus maridos si tenían graves problemas matrimoniales". 

Otro ejemplo era el trato benevolente que el general tenía con los esclavos, quienes por entonces conformaban un importante número de población: "Gracias a la Asamblea del Año XIII había libertad de vientre, pero los esclavos no tenían derechos, y varios le pedían a San Martín, a través de notas, que les permitiera cambiar de amos porque éstos les pegaban o castigaban brutalmente. Si el gobernador creía que había una injusticia, el esclavo iba en guarda a otro vecino y tenía que conseguir un dueño nuevo que pagara el valor a su antiguo señor". 

También estaba muy centrado en combatir la xenofobia contra los chilenos que habían llegado a Mendoza tras la reocupación española."Por ejemplo, había un médico que no quería atender a los emigrados chilenos que huían de la batalla de Rancagua, y fue a juicio; San Martín estableció que cada vecino tenía que ayudar a un emigrado".

Archivo Historico 23

Varios documentos muestran el empeño que San Martín puso para que los mendocinos adhirieran a la causa libertadora, especialmente mediante el enrolamiento para las tropas y la donación de dinero y bienes. Más de una vez tuvo que "apretar" a los vecinos que no estaban dispuestos a sacrificarse demasiado por la lucha emancipadora.

Por otro lado, el Archivo conserva un duplicado digital de la copia original del testamento ológrafo que San Martín firmó el 23 enero de 1844 en París, seis años antes de su fallecimiento, siendo la copia presentada el 28 de septiembre de 1850, apenas poco más de un mes después de su muerte. En el testamento, el exgeneral declaró como única heredera de sus bienes a su hija Mercedes de San Martín, ordenó el pago de una pensión a su hermana y su sobrina y manifestó su deseo de entregar su famoso sable al entonces gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas.

Archivo Historico 37

El testamento de San Martín consta de una hoja con dos carrillas completas, y si bien legó todos sus bienes a su hija Merceditas, hubo que censar en nuestro país la totalidad de tierras y objetos que había recibido en donación para establecer la herencia del héroe argentino.

La inmigración masiva de ciudadanos europeos a la Argentina a partir del tercer cuarto del siglo XIX, con las instituciones republicanas más consolidadas, trajo grandes cambios económicos y sociales a Mendoza. Aprovechando la oleada de ultramar, las autoridades de la época tomaron la decisión de fomentar la radicación de inmigrantes, con beneficios para el desarrollo de la industria vitivinícola, aprovechando que muchos de los nuevos llegados provenían de ricas zonas vínicas de España, Italia y Francia.

Entre algunas de esas medidas se encontraba la devolución de impuestos por las patentes de bodegas, según la cantidad de litros de vino y alcohol que producían. Con esta documentación es posible apreciar las relaciones entre los empresarios vitivinícolas y las autoridades gubernamentales en el orden normativo e impositivo durante el auge de la industria del vino.

Archivo Historico 25

Una patente de 1894 revela que las bodegas florecían en los alrededores de la capital provincial, como este establecimiento que funcionaba en calle Belgrano, en la zona del actual barrio Bombal.

Los testamentos son documentos fundamentales para comprender no solo el patrimonio de las personas influyentes en una sociedad determinada, sino también para entender la evolución económica de los bienes de cada época. Por ejemplo, en la época colonial, la posesión de esclavos, muebles e indumentaria era mucho más valiosa que la tenencia de tierras, tendencia que se fue revirtiendo a medida que los bienes materiales eran más "accesibles" al pueblo y los terrenos aumentaban su valor por el crecimiento demográfico y la disminución de la oferta, junto con la mayor circulación de dinero, que empezó a suplantar al trueque.

Uno de los empresarios vitivinícolas más importantes de principios del siglo XX fue el español Miguel Escorihuela Gascón, quien además fue un destacado inversor inmobiliario (dueño del Pasaje San Martín, el inmueble más caro de su época) y gran terrateniente que tuvo en su poder numerosas hectáreas en el departamento de Godoy Cruz y, al igual que otras familias destacadas como Arizu y Bombal, donó varios terrenos para la obra pública. Su expediente de sucesión revela la abultada riqueza del bodeguero.

Archivo Historico 19

Dado el avance tecnológico, los documentos de las primeras décadas del siglo XX son más legibles gracias a la mecanografía y a los cambios en las caligrafías de los notarios y escribientes.

Dentro del expediente, donde se certifican los bienes que poseía Escorihuela Gascón al momento de su fallecimiento en 1933, se encuentra el plano del pasaje San Martín, que era una de sus más preciadas joyas no solo por el elevado costo que supuso su construcción apenas una década antes, sino también por su vanguardismo arquitectónico en una ciudad que tenía un gran temor a los terremotos.

Archivo Historico 20

El pasaje San Martín fue uno de los bienes que entró en el trámite de sucesión de Miguel Escorihuela Gascón. Pese a los tremendos sacudones que sufrió Mendoza, el inmueble conservó su estructura y sus bellos vitrales.

Los planos son una gran herramienta para conocer mejor las estructuras levantadas por el hombre. En Mendoza, más específicamente el Archivo General, conserva una colección de planos de diferentes obras de infraestructura públicas que se proyectaron entre fines del siglo XIX y principios del XX.

El Tren Trasandino fue un proyecto faraónico para su época. Desde 1870, en los inicios del desarrollo ferroviario en la Argentina, se venía ideando una conexión entre Mendoza y Chile mediante trenes, con el objetivo de impulsar el intercambio comercial. Aunque en una fecha tan temprana como 1872 ya la Legislatura había autorizado su construcción, los problemas financieros de los hermanos Juan y Mateo Clark (que terminaron con la rescisión de la concesión) y las dificultades técnicas retrasaron las obras constantemente. Finalmente, el 5 de abril de 1910 fue inaugurado en su totalidad.

Archivo Historico 32

Este plano del Ferrocarril Trasandino fechado el 12 de agosto de 1896 da cuenta de la complejidad del proyecto y de los terrenos que debían expropiarse para avanzar con la traza.

En el mismo periodo se comenzaron a proyectar y construir edificios que debían satisfacer las necesidades de la creciente y pujante sociedad mendocina. Es por ello que los planos técnicos de esas obras adquirieron mayor relevancia y hoy son fuentes de datos fundamentales para estudiar el desarrollo arquitectónico de ese tiempo.

Archivo Historico 31

Plano del 4 de enero de 1904 confeccionado en Buenos Aires para el Colegio Nacional de Mendoza (actual escuela Agustín Álvarez), que se inauguró al año siguiente.

Archivo Historico 29

Este plano es una copia original del proyecto de la Penitenciaría Provincial, que data del 31 de marzo de 1890 y originalmente iba a construirse en terrenos del futuro Parque del Oeste (actual General San Martín). Si bien comenzó a levantarse en 1897, el edificio penitenciario fue trasladado a su emplazamiento original, siendo inaugurado en 1906.

Mención aparte merecen los mapas y planos topográficos que conserva la provincia en su Archivo General. De la época colonial solo se resguardan copias de los originales, como el plano de Mendoza de 1761 cuyo original está depositado en el Museo Histórico de Chile, o el mapa fechado en 1822 que se encuentra en el Archivo General de la Nación.  

Pero sí posee el plano original que diagramó el agrimensor francés Julio Gerónimo Ballofet el 20 de marzo de 1863, sobre el "Pueblo nuevo de Mendoza" que se levantaría en terrenos de la antigua estancia San Nicolás, tras la destrucción del casco urbano por el fatídico terremoto ocurrido dos años antes.

Archivo Historico 27

El plano de la "nueva ciudad" de Mendoza fue confeccionado por Ballofet en 1863 por encargo del entonces ministro de Gobierno Eusebio Blanco. Destaca la proyección de la plaza Independencia y sus cuatro "satélites". El agrónomo francés también había proyectado seis "alamedas" sobre las actuales calles San Martín, Colón, Belgrano y Las Heras (como límites del casco urbano) y Sarmiento y Mitre. Solo en la última arteria se logró construir un bulevar.

Archivo Historico 26

Copia de un mapa de Mendoza de 1872, que abarca la "antigua" y la "nueva" ciudad de Mendoza y los alrededores, como las villas de San Vicente (Godoy Cruz), Guaymallén y Las Heras, más los cuarteles que hoy podrían compararse con los distritos. Muchas de las calles no tenían sus denominaciones actuales.

Gran parte de la historia de Mendoza está en el Archivo General, y a disposición de todos los mendocinos. Pese a las dificultades que atravesó en toda su historia, y que todavía debe soportar, la institución cuenta con un equipo esmerado en su trabajo y que protege nuestro patrimonio documental.

Fotografías: Pachy Reynoso

Agradecimiento especial a Alicia Guevara y al equipo del Archivo General de la Provincia por su predisposición a recibirnos.


Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 23:17
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 23:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. EXCELENTE ARTÍCULO
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'