Deportes

EEUU le "robó" la fórmula a Europa para ganar Copa Ryder de golf

Unión, entrega, coraje y un equipo joven. Esas son las claves que se destacan hoy en Estados Unidos para explicar el triunfo del país sobre Europa en la Copa Ryder de golf .

La prensa local destaca que Paul Azinger, el capitán del equipo, tiene una elevada cuota de responsabilidad en la victoria de Estados Unidos. Los especialistas le daban mínimas posibilidades de salir airoso, entre otros aspectos por la ausencia de Tiger Woods, el número uno del mundo, que se recupera de una intervención quirúrgica en su rodilla.

Durante las reuniones a puertas cerradas y en las prácticas previas al torneo, Azinger "construyó" un equipo que a lo largo de los tres días trabajó brillantemente con las armas que más le interesaban: "Unión, entrega y coraje por la causa de todos". Y además, recibió un enorme apoyo en cada jornada de miles de fanáticos en el Valhalla Golf Club de Louisville.

"Fue un triunfo asombroso", reconoció Azinger. "No creo que pueda repetirse una situación similar".

Criticado por invitar a tres novatos entre los cuatro jugadores que añadió a la nómina de los clasificados por ranking, Azinger demostró su visión, pues fue en gran medida la "sangre joven" la responsable del triunfo.

"Tuvimos varios jóvenes aquí", dijo Jim Furyk, uno de los más destacados jugadores de EEUU. "Ellos trajeron mucho ánimo e hicieron que el público se entusiasmara. Ganaron la mayoría de los puntos del equipo y nos ayudaron a conquistar la Copa", ausente de las vitrinas norteamericanas desde 1999.

El zurdo Phil Mickelson, número uno de la selección norteamericana, tampoco escondió elogios para los recién llegados: "Mira su récord. Fue fenomenal. Ellos aportaron actitud, energía, agresividad y vigor al juego, aspectos muy necesarios para nuestro equipo".

"Será una semana que nunca olvidaré", dijo Kenny Perry, de 48 años, el jugador de mayor edad en el equipo de Estados Unidos. "Es la experiencia más grande de mi vida", añadió Perry, quien también representó a su país en 2004, cuando Europa le infligió un bochornoso revés de 18,5 a 9,5.

El irlandés Padraig Harrington no pudo ocultar su frustración y con una frase resumió lo que sucedió en el Valhalla Golf Club: "Ellos parecían un equipo europeo".
En Imágenes