"Somos uniformados hasta para vestirnos"

El arquitecto Jorge Bobillo se sumó a la propuesta de MDZ y contestó con honestidad brutal, a cada una de las preguntas. Entre otras cosas, habló del miedo a la crítica que existe en la provincia aunque se esperanzó con la llegada de las nuevas generaciones. El perfil de un hombre que, a pesar de viajar tanto, eligió vivir en Mendoza.

Jorge Bobillo se animó a responder sinceramente.

- Mi orgullo íntimo: mis dos hijos, Emiliana y Juan Cruz.

- Mi peor defecto: pretender que los demás sientan o piensen como yo.

- Mi carácter: soy tranquilo pero esta pasividad se me va ante situaciones de intolerancia o injusticia.

- Mi sueño imposible: tener medios para ayudar a quienes más lo necesitan, me gustaría tener una fundación o algo por el estilo. Me vuelvo loco cuando veo viejitos o niños pidiendo en la calle.

- Mi mujer ideal: inteligente, pulcra y trabajadora, si es muy mona, mejor.

- Mi lectura favorita: me gustan los libros de historia del arte, de historia argentina (Félix Luna), la literatura de García Marquez y me encanta leer los diarios por Internet.

- Mi modelo de país: el mismo que soñaba mi abuelo inmigrante y no pudo ver, un país democrático, ordenado y próspero. No creo que yo lo vea tampoco…

- Mi deporte favorito: me encanta esquiar y jugar al golf.

- Mendoza: aunque a veces me asfixia, es el lugar en el que nací, el de mis raíces. Amo la provincia y espero morir acá.

- La música que me transporta: el piano de George Gershwin. De los contemporáneos, elijo a Rod Stewart  y a Madonna, of course.

- Mi comida favorita: de lo nuestro, el asado por supuesto, también me encanta el sushi. En cuanto a vinos, me seduce el Pulenta State de Eduardo Pulenta, es un gran vino. 

- Tres lugares en el mundo: Portofino, Roma y Machu Pichu.

- ¿Arquitectura o el diseño de interiores? No concibo lo uno sin lo otro. La arquitectura me apasiona, y el diseño interior me divierte y me da de comer.

- En cuanto a decoración se refiere, ¿qué lugar te parece espectacular y cuál no?: Me pareció magnífico el Palacio Duhau de Buenos Aires (Park Hyatt). Me parece un horror muchas cosas que veo a diario y que no nombro para no herir a ningún colega.

Jorge Bobillo se formó en el Liceo Militar y estudió arquitectura en la Universidad Nacional de Córdoba. "Fueron épocas muy felices", recuerda con melancolía. Más tarde viajó un año a los Estados Unidos, donde además de realizar cursos de inglés, se dedicó a cursar talleres relacionados con su profesión en la Universidad de California.

"Desde joven tuve la suerte de viajar mucho, lo que me abrió la mente y el conocimiento". Fue becado en Japón y en México, en este último, por el Rotary International. Tiempo después conoció Europa y quedó cautivado con el arte, por lo que intentó volver en varias oportunidades. "De mis viajes aprendí un montón y hay conceptos que logré aplicar en la profesión", reflexiona.

Este integrante del Club Gourmet de Mendoza, también se desempeñó como docente en la Universidad de Mendoza, de la que guarda bellísimos recuerdos. Y no puede olvidar que, a raíz de un viaje educativo, al que asistieron alumnos y profesores, conocieron a Burle Marx, el famoso paisajista que ideó las veredas de Copacabana y los jardines en Brasilia.

Entre los proyectos que realizó, figura el nuevo edificio de Radio Nihuil -al que se le aplicó la mejor tecnología de ese momento-. "En general, he tenido la posibilidad de realizar proyectos integrales, es decir, de combinar la arquitectura con el equipamiento".

Asegura que la gente empezó a reconocerlo a partir de las exposiciones organizadas por la Asociación Voluntarios en Mendoza -AVOME-, y por su participación en el programa Estrictamente Social, "donde mostrábamos las mejores casas de la provincia. Fue una linda época y creo haber aportado mi granito de arena para mostrar lo que es posible hacer".

En cuanto a la arquitectura local, Jorge Bobillo opina que el mendocino en general, es bastante conservador. "Le tiene miedo a la crítica, por eso cuesta imponer diseños que en Buenos Aires o en otras ciudades se usan. Lo veo a diario en mi negocio de sofás y sillones. Somos uniformados hasta para vestirnos", dice.

De cualquier manera, considera que esta tendencia está cambiando y que son los jóvenes quienes de a poco se animan a la audacia de colores y al diseño contemporáneo. "Tenemos que insistir con que así sea, por suerte tenemos excelentes profesionales y gente con buenas ideas".

Colaboró: Andrea Calderón

En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California