Clases de sexo para hombres

¿Qué se las saben todas? El macho argentino sabelotodo dejó su trono, para dar paso a un nuevo paradigma.

La liberación femenina no solamente trajo cambios en lo laboral, sino que la mujer finalmente se permitió un lugar de mayor disfrute.

Lo que fueron tantas noches rutinarias pensando en complacerlo o simplemente entregarle un cuerpo casi sin deseo "porque así debería ser si estamos casados", pasó a ser una búsqueda por querer llegar a un clímax que también las haga vibrar.

La mujer comprendió que una cama compartida (¡basta de fingir!) y una buena relación, traen tantos beneficios para la salud y el bienestar general de las personas, que decidió indagar un poco más sobre el tema, bajar su nivel de estrés y también gozar.

De las mismas veinticuatro horas que tenemos todos para organizar nuestro día a día, destinó mucho más tiempo a leer novelas eróticas, ver programas de sexo, asistir a reuniones de Tuppersex y hasta mirar películas porno. No por buscar una igualdad con el varón en una rivalidad machista-feminista, sino por el mero hecho de entender que un sexo pleno libera endorfinas, aumenta nuestro sistema inmunológico y lo cambia todo.

Despertar los sentidos dormidos, fomentar la creatividad, volver a sentirse una niña que juega y la pasa bien... Decidir cómo, cuándo, dónde, con qué y con quién quiere estar. Decir que NO cuando no le gusta y llevar algo nuevo a la relación porque esta vez ELLA lo eligió y no él.

Los vínculos así se fueron modificando y al ocuparse de su placer verdadero, las mujeres comenzaron a darse cuenta con mayor énfasis que nuestros tiempos de previa, lo que nos enciende sexualmente y nuestras naturalezas son muy diferentes y así comenzó una nueva problemática.

"...No sabe tocarme. Así no me gusta, siempre lo mismo. Va muy rápido y yo ni arranqué. Es tan básico. El acaba y se terminó todo...No se da cuenta qué quiero. ¿Por qué no me juega? Algunas de las frases típicas que se escuchan hoy día. Mujeres quejándose por una pareja que no sabe complacerlas. Por favor que alguien les enseñe."

Es que somos complejas. Todas diferentes además, con nuestros "días" de revoluciones hormonales que nos cambian el humor, las ganas, la sensibilidad y hasta el trato...¿Quién dijo que era fácil?

Para todas aquellas mujeres que se quejan de la performance de su pareja, una muy buena idea es ponerse en el rol de "Señorita Maestra" y darle unas clases particulares...

En vez de pensar en qué otra les enseñe a actuar, vendarle los ojos con una bandana o antifaz y comenzar el juego del sentir.

La mejor manera de mostrar es haciendo. Tomar las riendas y con amor (no con imperativos o con desvalorizaciones) mostrarle qué y cómo nos gusta recibir placer. Comunicación. Básico pero no tan simple. Hacerle sentir con palabras, con gestos o acciones lo que queremos para que luego él lo lleve adelante también y no quedarse quieta esperando el "milagro"...

Tomar su mano y recorrer nuestro cuerpo, usar los chocolates comestibles para trazar puntos de recorrido en nuestra piel y que pueda besarnos justo cómo queremos son algunos tips que podemos comenzar a usar. Esposarlo para que nos de más previa y aun no pueda tocarnos, iniciar un chat hot ó armar una "cajita feliz" sorprendiendo con condimentos para la relación...¡Hay tanto para hacer!

Si dejamos la timidez o el temor de lado y nos soltamos también al intercambio, la pareja comienza a fluir y el varón aprende. Los dos aprenden. La mujer comienza a hacer realidad su fantasía y el juego cómplice nace y nos hace renacer. Sutil pero seguro. ¡Más cercano de lo que nos enciende, nos motiva y nos hace bien!


Mariela Tesler Hansen

@isabellinatwt 

Opiniones (4)
16 de diciembre de 2017 | 22:09
5
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 22:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cuando yo hago el sexo, soy yo el que hace el sexo. O sea, me importa un carajo lo que pase con la otra persona. ¿O hablamos de amor? Las mujeres han cambiado y bien por eso, pero el problema es que además quieren que nosotros cambiemos. Paren la mano. Cambien todo lo que quieran, pero dejense de joder con querer que un hombre deje de ser hombre. Estoy de acuerdo con los cambios que hacen "para ustedes", ahora cuando quieren cambiarme a mí, paren la mano mijitas que no se los permito. Son uds. las que tenían problemas en ser como eran, no nosotros, así es que cambien y hagan lo que quieran con uds., no tengo inconvenientes con eso, pero si quieren una máquina humana a su entera disposición y que hagamos lo que uds. piensan que debemos hacer, vayanse a cagar.
    4
  2. Las dejas que escriban o hablen, y solas se delatan.....................
    3
  3. Ellas siempre quieren lo mismo: OTRA COSA DIFERENTE!
    2
  4. ....¿¿¿QUE TAL , YA QUE HABLAMOS DE IGUALDAD, DEJAN DE SER TAN PASIVAS Y TOMAN LAS RIENDAS ???? .........¿¿¿O TODO ES ESPERAR A VER QUE HACE EL , COMO ME TOCA, DONDE ME LLEVA, ETC ETC ETC ???.............EL ACTO DE COMPLACER DEBE SER MUTUO, NO SOLO ESPERAR A VER "QUE ME HACE.".................
    1