Deportes

FIFA obliga al Levante a pagar 480.000 euros a Coquimbo

La Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA ha resuelto que el Levante debe pagar 480.000 euros al club chileno Coquimbo Unido en concepto de indemnización por los derechos de formación del jugador Alí Manouchehri.

La Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA ha resuelto que el Levante debe pagar 480.000 euros al club chileno Coquimbo Unido en concepto de indemnización por los derechos de formación del jugador Alí Manouchehri, un futbolista contratado para el filial del Levante en febrero de 2007 (abandonó el club en agosto) y que ni siquiera llegó a jugar un solo minuto.

Según informan varias publicaciones chilenas, el juez único de la comisión del estatuto del jugador de la FIFA, el tunecino Slim Aloulou determinó que el reglamento del Estatuto del Jugador y de la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA es aplicable a este asunto y que, en consecuencia, el club valenciano deberá indemnizar al Coquimbo Unido.

Manouchehri comenzó su carrera en el año 2000 en Coquimbo Unido, equipo con el que debutó como profesional. El 23 de febrero de 2007 fue transferido al Levante pero su club de origen interpuso una reclamación ante la FIFA para solicitar una indemnización por la formación del jugador.

Al parecer, el jugador no tenía contrato profesional en Chile, por lo que el Levante no abonó cantidad alguna al Coquimbo en concepto de transferencia, lo cual inició una disputa entre ambas entidades.

En declaraciones a EFE, el portavoz del consejo de administración del Levante, Víctor Santamaría, ha explicado que, efectivamente, el club ha recibido una notificación de la FIFA en referencia a este jugador que será estudiada y "puesta en manos de abogados".

Por su parte, Ali Manouchehri ha hecho público un comunicado en el que aplaude la decisión de la FIFA y considera que este tipo de decisiones "ayudará a los futbolistas jóvenes" y a su formación.

"Yo me di cuenta de que existían los derechos de formación y así se lo hice saber a los dirigentes de Coquimbo, a quienes pedí que enviaran mi pase al Levante y que fueran a la FIFA a exigir los derechos de formación", ha señalado el defensa.

"Me alegra mucho que los derechos de mi formación posibiliten a Coquimbo Unido recibir un dinero que ayudara a seguir formando jugadores. Estoy contento por Coquimbo y su gente, es una buena noticia, un premio a la formación de los juveniles y seguro que sentara un precedente para el futuro", ha añadido.

Asimismo, el jugador ha manifestado que: "nunca entendí bien por qué no jugué en el Levante. Fue algo muy extraño, absolutamente ajeno a lo futbolístico, con agentes que eran dirigentes y hablaban por el club, dirigentes que nunca conocí y agentes cuyo nombre no podía nombrar por misteriosas razones".

"Yo venía de ser subcampeón en Chile, de ser la novedad de la selección adulta, estaba en mi mejor nivel. El no jugar me perjudico en ese momento, merecía ser titular, y ni siquiera me hicieron jugar en el equipo B. Como todo se veía muy turbio, y con 20 años uno lo que quiere es jugar, preferí rescindir y una vez finiquitado en agosto del 2007 volví a Chile para jugar unos meses", ha añadido.
En Imágenes