Deportes

Se fracturó una vértebra y siguió jugando un partido de football

Spencer Trapp, un joven jugador de football americano de High School de Nebraska, puede dar gracias a Dios por estar vivo.

El chico de 18 años se rompió el cuello (se fracturó la quinta vertebra) y durante el segundo cuarto de un partido que disputó el pasado viernes, con tan buena fortuna que la rotura no le provocó ni una parálisis total o la muerte, que es lo que suele ocurrir con esta clase de roturas.

Trapp, que no se dio cuenta que se había roto el cuello,... ¡siguió jugando hasta el descanso y participó en dos jugadas más! En el vestuario empezó a sentir molestias, y al ser examinado por un médico se percató de la gravedad de su lesión.

Para la familia del joven jugador lo que le ha ocurrido a Spencer Trapp es un milagro.

Fuente: Marca
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|13:33
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes