Deportes

Alberto Contador se quedó con la Vuelta a España

El ciclista español se apoderó por tercera vez consecutiva de la Vuelta a España . Contador ya había impuesto su nombre en el Tour de Francia y el Giro de Italia.

Alberto Contador se proclamó vencedor de la Vuelta a España 2008. El ciclista madrileño celebró por todo lo alto un triunfo histórico para el ciclismo español al convertirse en el quinto corredor que consigue la tres 'grandes'.

De esta forma, Contador instaura su reinado sobre las dos ruedas en un día donde el vencedor de la etapa fue el danés Matti Breschel, que ganó el sprint de Madrid por delante de Usov y Vigano, segundo y tercero respectivamente.

El ciclismo mundial ya tiene un nuevo ídolo. Se llama Alberto Contador y está destinado a hacer historia. El corredor español ya tiene en su poder la Vuelta a España y ya puede presumir de ser  uno de los cinco corredores en conseguir la 'Triple Corona', después de sus triunfos en el Tour de 2007 y el Giro de la presente temporada.

Su palmarés se engrrandece según pasan los kilómetros y su liderazgo en el pelotón es ya indiscutible. Es el ciclista más joven en lograr las tres 'grandes', después de reinar en la Vuelta donde demostró que es el mejor escalador del grueso. Las exhibiciones que dio en Angliru y el Puerto de San Isidro fueron sus golpes de autoridad y donde destrozó las opciones de sus rivales más directos.

Dominio español

En la penúltima etapa, Contador se defendió con todo en una cronoescalada en la que terminó segundo por detrás de Levi Leipheimer. Su compañero de equipo en el Astana terminó segundo en la general por delante del vigente campeón del Tour, Carlos Sastre, que subió al tercer cajón del podio. Y, después de este último trámite, Contador llegaba a Madrid vestido de oro.

La etapa fue muy tranquila así como el ritmo de los corredores sobre la bicicleta. Los ataques tardaron mucho en llegar y sus protagonistas fueron hombres como Greg Van Avermaet, Jesús Rosendo, Emanuele Bindi o Valerio Agnoli, que llegaron a tener una ventaja muy escasa como para intimidar a un pelotón que disfrutaba de un bonito paseo por las calles de Madrid.

Al final, todo se decidió al sprint y fue el danés Matti Breschel el que más fuerza imprimía a su bicicleta por delante de Alexandre Usov y Davide Bigano, segundo y tercero respectivamente. Por detrás llegaría Alberto Contador, que alzaba los brazos en señal de victoria y su alegría, inmensa, estaba arropada por miles de aficionados que fueron a homenajear así al ciclista más famoso de Pinto.

De esta forma se completa una impresionante temporada para el ciclismo español, el claro dominador de este deporte en estos momentos. El Giro de Contador y su Vuelta, unido al Tour de Carlos Sastre, hacen que nuestro país viva uno de los momentos más bonitos de su historia ciclista. Ahora los ojos están puestos en el Mundial de Varese donde la leyenda de un tal Alberto Contador pueda ampliarse para un corredor destinado a ganarlo todo.

En Imágenes