El Papa pidió perdón a un hombre abusado por un cura, cuando niño

Lo hizo a través de un llamado telefónico. El hombre había sufrido los abusos cuando era alumno del colegio Newman, al que también asistió Macri.

  El papa Francisco llamó ayer por teléfono y le pidió "disculpas en nombre de la Iglesia" a un hombre que en su juventud fue abusado sexualmente por un sacerdote y antes de eso por un casero.

La noticia la dio a conocer el propio hombre, Rufino Varela, que fue abusado de adolescente en su cuenta de Facebook y cuyo mensaje lo tituló: "Un llamado que nunca olvidaré".

"Nunca lo había imaginado. Hace un rato atendí mi celular mientras esperaba a Mariu en la puerta del Holy Cross. -Hola Rufino? -Si! Quién habla? -El Papa Francisco. (Enmudecí y tardé en contestar para no quebrarme). -Rufino: recibí una carta de Paula Aranoa y quise llamarlo enseguida. (Hablamos varios minutos de cosas muy importantes que guardaré por siempre en mi corazón). Su bendición final la quiero hacer extensiva para todos los que estamos en esta Lucha contra el Abuso y Maltrato. Siento mucha Esperanza! Gracias Papa Francisco!", señalaba el mensaje.

En declaraciones a radio Mitre la víctima contó: "No esperaba que el Papa Francisco se contactara conmigo. Pensé que era una broma y quedé shockeado. Lo primero que el Papa me dijo fue te quiero pedir perdón en nombre de la Iglesia ".

Varela, de 52 años, casado y con dos hijos reveló hace un tiempo el infierno que le tocó vivir cuando era chico y a los 15 años pensó en suicidarse poniendo su frente en el caño de una escopeta. Un albañil que trabajó en su casa de niño en Don Torcuato y que luego se convirtió en casero abusó de él durante cuatro años, una etapa que se inició un día que lo llevó de pesca y cuando el abusador ya se había ganado la confianza de sus padres.

Papa Francisco

El sujeto fue echado de la casa, pero mientras se producían esos abusos, la víctima, quien era alumno del ciclo primario en el colegio Cardenal Newman, el mismo al que asistieron el presidente Mauricio Macri y varios de sus colaboradores, no pudo más con su angustia.

En ese sentido, estaba en séptimo grado y buscó al capellán irlandés Finnlugh Mac Conastair, conocido como "El padre Alfredo", y en confesión le contó el horror que estaba viviendo. La respuesta, según narró al diario La Nación, no fue menos aterradora, ya que el cura lo llevó a su cuarto, debajo de la capilla, lo obligó a bajarse los pantalones, lo acostó boca abajo en su catre, le tapó la cabeza con una almohada, le dio diez azotes -con un cinturón de cuero, cree Rufino-, le tocó los genitales, y lo atormentó con preguntas sobre los detalles sexuales vividos.

Al terminar, según la víctima, el sacerdote le dijo: "Ya estás en paz, y esto es un secreto entre nosotros y Dios". El cura intentó darle unos caramelos masticables, pero el hombre relató que le metió "un codazo", salió "corriendo", y volvió "la clase llorando" y desde ese día fue todo un calvario mucho peor, con el intento de suicidio y luego con la confesión a su mamá, más allá que posteriormente no se volvió a hablar en su casa sobre el tema.

Noticias Argentinas

Opiniones (0)
23 de Junio de 2017|16:25
1
ERROR
23 de Junio de 2017|16:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El festejo de los hinchas xeneizes en el Obelisco
    21 de Junio de 2017
    El festejo de los hinchas xeneizes en el Obelisco
    Incendio en Londres
    14 de Junio de 2017
    Incendio en Londres