Basta ya de hacer trabajar a nuestros niños

El trabajo o explotación infantil, si bien prohibido por ley, es una evidencia que permanece incólume con el paso de las décadas. Aquí, una buena idea para ayudar a combatirlo.

Pasan los años y sigue ocurriendo que niños sean obligados a trabajar, bajo condiciones, que, además de ilegales, son aberrantes. Los primeros años de la vida de las personas son para aprender, para divertirse, para desarrollarse y fundar con estas herramientas las personas que serán el resto de sus vidas. No son para trabajar tal como entendemos esta idea, bajo ninguna circunstancia.

¿Conocemos acaso a algún niño de clase media o clase alta que sea explotado laboralmente? Seguramente, la respuesta será no, pues el trabajo infantil va ligado indefectiblemente a una situación de pobreza y de exclusión social.

Normalmente, por una cuestión histórico-cultural y también estratégica -por distancia, alejamiento de las urbes- la explotación se ha dado habitualmente en la zona rural. Actualmente, los hechos más graves en Argentina se dan en la cosecha de la yerba mate, aunque otras cosechas -como las de la uva- también presenta sus casos. Las cosechas, se sabe, han llevado a toda la familia rural a participar de esta actividad.

LA-NAC~1

A fin de luchar contra las labores infantiles en la cosecha de la yerba mate, la organización ""Un sueño para Misiones" creó un plan para erradicar esta costumbre insana e ilegal. Lo primero fue desarrollar una campaña denominada ""Me gusta el mate sin trabajo infantil"", suscripta por más de 50.000 firmantes.

De esta campaña surgió la intención de poder identificar con fehaciencia qué marcas y plantaciones de yerba mate usaban niños para sus tareas. La solución fue trabajar en pos de una certificación de producto libre de trabajo infantil. 

 ¿Conocemos acaso a algún niño de clase media o clase alta que sea explotado laboralmente? Seguramente, la respuesta será no, pues el trabajo infantil va ligado indefectiblemente a una situación de pobreza y de exclusión social

"Esta certificación, según el proyecto de ley, la realizarían las universidades nacionales de la provincia en que se realice la cosecha, por considerar que son las instituciones más creíbles de la sociedad", comenta el mendocino Pablo Gómez, autor del proyecto y promotor de esta intención en nuestra provincia.

Estos productos certificados, según el proyecto, "tendrían un valor ligeramente más alto que el mismo producto que no está certificado. Un incremento que, en su precio en góndola, sería a lo sumo del 5% del valor total, esto es, un vino de $100 valdría $105, y un paquete de yerba pasaría de costar $40 a costar $42. Y aunque no lo creas, este pequeño incremento alcanza para duplicar el salario del cosechador", apunta.

Yerba mate trabajo infantil

De este modo, el cosechador no perdería el dinero que ingresa al grupo familiar por el trabajo que aportan sus niños, quienes, en cambio, podrían dedicar sus tiempos a jugar, educarse y crecer como corresponde, como seguramente están creciendo los hijos de los lectores de esta nota.

La idea, a todas luces, es ejemplar, esperanzadora, sencilla y transformadora.

Ahora, conozcamos en detalle y textualmente el proyecto de ley que será presentado en marzo en el Congreso de la Nación, con el acompañamiento de legisladores de distintas bancadas mayoritarias.

Se acepta, naturalmente, la participación de interesados en construir ciudadanía contra la explotación de nuestros niños; al respecto se puede empezar firmando aquí la petición

Ulises Naranjo

Zafra niños

Apéndice:

El Proyecto de Ley

Certificación de Productos Libres de Trabajo Infantil

Artículo 1º.- Créase, en el ámbito del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, la "Comisión de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil".

Artículo 2º.- La Comisión de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil, tendrá las siguientes funciones:

1. Fomentar la Certificación de Productos Libres de Trabajo Infantil, a solicitud de empresas de producción agrícola en todo el territorio del país, y mediante el control a dichas empresas por parte de las universidades nacionales que adhieran a la presente.

2. Crear un registro de empresas de producción agrícola en todo el territorio del país que soliciten Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil.

3. Crear un registro de universidades nacionales destinadas a certificar a las empresas del punto anterior.

4. Fijar, según los productos a certificar, la relación promedio, en porcentaje, entre el costo de los salarios pagados en concepto de cosecha del producto correspondiente, y el precio final en góndola del mismo.

5. Determinar, según los productos a certificar, el porcentaje del promedio a abonar a las universidades certificadoras del precio final en góndola del producto correspondiente.

6. Fijar, en función de lo dispuesto en los puntos 4 y 5 del presente artículo, con el adicional de hasta un cinco (5%) por ciento, un porcentaje extra a pagar por los consumidores por sobre el precio final del producto en góndola.

7. Establecer un logotipo que las empresas deberán colocar en los productos certificados. El logotipo contendrá como mínimo el texto: "Producto Libre de Trabajo Infantil".

8. Establecer un logotipo que las empresas cobradoras de tasas, impuestos y servicios deberán utilizar. El logotipo contendrá como mínimo el texto: "Esta empresa colabora para lograr la erradicación del Trabajo Infantil".

Artículo 3º.- Crease un fondo especial a los efectos de la operatividad de lo dispuesto en la presente ley.

Artículo 4º.- La autoridad de Aplicación distribuirá, a las empresas que certifiquen un Producto Libre de Trabajo Infantil, un certificado transferible por un monto equivalente al costo de los salarios pagados en concepto de cosecha del producto objeto de certificación, más un incremento de hasta el cinco por ciento (5%).

Este certificado podrá ser utilizado por su poseedor para el pago de impuestos y tasas nacionales, y de impuestos y tasas de aquellas provincias que adhieran al régimen aquí establecido.

Artículo 5º.- Las Universidades Nacionales que adhieran a la presente ley deberán:

1. Inscribirse en el registro creado a tal efecto por la Coordinación de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil.

2. Certificar un ciento por ciento (100%) que en el producto no se utilizan trabajadores que no cumplan con la legislación vigente tanto en trabajo informal de personas de cualquier edad, como trabajo infantil.

3. Entregar a la empresa que cumpla con lo pactado en la presente ley, un certificado en el que se exprese que la misma ha cumplido, en el producto específicamente detallado, con las prescripciones de la presente ley.

Artículo 6º.- Las empresas de producción agrícola que adhieran a la presente ley deberán:

1. Inscribirse en el registro creado a tal efecto por la Coordinación de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil.

2. Cumplir un ciento por ciento (100%) con la certificación planteada por la Universidad respectiva, incluyendo todos los puntos planteados en el artículo precedente.

Artículo 7º.- Invitase a las jurisdicciones provinciales y a la ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a la presente norma.

Artículo 8º.- De forma.

Fundamentos

Sr. Presidente:

El trabajo infantil, en cualquiera de sus formas, está totalmente prohibido en todo el país de acuerdo a la normativa vigente.

Pero más allá de lo que marca la letra de la ley, y sobre todo en zonas rurales en las temporadas de cosecha de los productos regionales, los distintos organismos de control siguen descubriendo y denunciando trabajo infantil.

Y es que el trabajo infantil se produce, en general, no porque los padres disfruten de ver a sus hijos en esa tarea, sino porque la situación económica familiar es tan agobiante y los salarios pagados tan escasos, que se utiliza hasta a los seres más preciados de la familia para generar ingresos.

Ante este diagnóstico es que se presenta el presente proyecto intentando solucionar el problema de fondo, esto es, no solo que los niños no trabajen, sino que además sus padres tengan mejores ingresos para poder garantizarles a sus hijos todos los derechos de una niñez digna.

Antecedentes:

En primer lugar, es importante resaltar el por qué se realizó este proyecto, ya que la idea surge de un trabajo que viene realizando en la provincia de Misiones, la institución "Un sueño para Misiones", que busca erradicar el trabajo infantil en la cosecha de yerba mate. Sobre esta idea original es que se plantea el proyecto, ampliando su cobertura a todo el país.

En esta lucha, la campaña "Me gusta el mate sin trabajo infantil" llevada adelante por "Un Sueño para Misiones" fue declarada de interés nacional tanto por el Senado como por la Cámara de Diputados de la Nación. También fue declarada de interés municipal por el Consejo Deliberante de Posadas, y un representante de "Un Sueño para Misiones" fue recibido por el Papa Francisco, a través de un contacto realizado por el Obispo de Oberá, Damian Bitar, con el fin de poner al Sumo Pontífice al tanto de lo que acontece con la yerba mate, el trabajo infantil y la pobreza que se ocultan detrás de la "Infusión Nacional Argentina". La campaña cuenta también con el apoyo de muchas personalidades del espectáculo, el deporte, del periodismo y de otros ámbitos.

Esta campaña, consiste por un lado en el apoyo público de personalidades de distintos estamentos de la sociedad argentina, y por otro, en la recolección de firmas a través de la página de internet Change.org, en donde "Me Gusta el Mate Sin Trabajo Infantil" juntó más de cincuenta mil (50.000) firmas.

A continuación, se adjunta el texto utilizado en la campaña de recolección de firmas por internet:

"Cerca de 75 mil hombres, mujeres y niños viven de la cosecha de la yerba con la que preparamos el mate que tomamos todos los días, muchos de los niños que trabajan en la tarefa (cosecha de yerba mate) en Misiones no concurrieron nunca a la escuela. Los niños comienzan a trabajar entre los 4 y 13 años de edad.

Jorgito es uno de esos niños. El debió abandonar su educación y el juego para ayudar a sus padres en la cosecha. Sabemos que miles de niños como Jorge sufren esta injusticia. No conocemos el número exacto porque que el estado provincial jamás realizo un censo de tareferos (Cosecheros de Yerba Mate).

Después del agua, el mate es la bebida más consumida por los argentinos. El 90% de la Yerba Mate que se consume en Argentina se cultiva en Misiones y el 60% de la que se consume en el mundo, este cultivo es uno de las principales ingresos con los que cuenta la provincia. Además, el "mate" fue declarado por Ley 26.871 "Infusión Nacional Argentina" Esto último quiere decir que es la bebida que representa a los argentinos y que a pesar de esto, contiene pobreza y trabajo infantil.

Necesitamos que se tomen medidas y que se empiece a tratar este tema. Firmando esta petición te sumás a nuestro pedido de creación de una mesa multisectorial dirigida a La Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI). Este es un tema muy complejo que requiere la presencia y acuerdo entre muchos sectores, y para eso la creación de un espacio como este es fundamental. Es el primer paso necesario para hacer el seguimiento y la erradicación del trabajo infantil en la yerba mate en Misiones.

Una mesa multisectorial similar se está llevando a delante en el partido de General Pueyrredon, Provincia de Buenos Aires. En el caso de Misiones, estará compuesta por representantes de los municipios, gobierno provincial y nacional, La Organización Internacional del trabajo (OIT) e, instituciones civiles, sindicatos de tareferos y docentes. Además podrán sumarse otros representantes del sector.

El trabajo infantil es una violación flagrante a los derechos humanos y los derechos del niño. En el año 2013 murieron 4 menores por negligencia y falta de control en un accidente mientras se dirigían a la tarefa, ellos tendrían que haber estado en la Escuela o jugando.

Jorgito no necesita nuestra lástima, necesita que luchemos por sus derechos fundamentales.

Por todo esto, te pedimos firmes esta petición."

El proyecto:

El presente proyecto de ley, se apoya sobre cuatro patas:

1- La voluntad de las empresas dedicadas a la producción agrícola, para certificar productos libres de trabajo infantil

2- Las universidades nacionales, para realizar la certificación

3- El Estado nacional, para regular y realizar las acciones pertinentes al cumplimiento de la presente

4- Y por último y fundamentalmente, los consumidores, que a través de un pequeño aumento en el precio de productos certificados pagará un incremento en el ingreso de los cosechadores de aquellas empresas que estén libres de trabajo infantil, certificadas por universidades.

De este modo, el proyecto crea, en el ámbito del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, la "Coordinación de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil". A través de ella, cada empresa interesada en certificar que alguno o todos sus productos están libres de trabajo infantil, deberá realizar un convenio con alguna de las Universidades nacionales ubicada en el ámbito del emprendimiento.

Por este convenio, la Universidad controla y certifica que la empresa no utilice trabajo infantil ni trabajo "en negro" en la producción agrícola (sin cuyo control no se puede certificar el trabajo infantil), y que pague a los cosechadores, que serán los que verán reducidos sus ingresos familiares por no contar con el trabajo de sus hijos, un adicional igual al salario estipulado. Con esto certificado, la Universidad entrega a la empresa una constancia que indique el monto pagado a los cosechadores, que les servirá a estas para pagar los impuestos, tasas y servicios dentro del ámbito del Gobierno nacional, y de aquellas provincias y/o empresas de servicios que adhieran a la Ley. Se agrega en el texto del proyecto de ley un adicional de hasta el 5% que, de ser considerado necesario por la autoridad de aplicación, podría agregarse a la constancia entregada a las empresas, para facilitar la aceptación de este instrumento de pago.

Las empresas y/o entes que reciban estos certificados en concepto de pago de impuestos, tasas y servicios, podrán canjearlos por su valor en dinero en la Coordinación de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil, ya que esta es la encargada de recaudar el importe extra cobrado al consumidor final del producto.

La empresa certificada podrá además utilizar un logotipo en el cual se deja constancia de que el producto en cuestión es libre de trabajo infantil certificado por Universidad nacional. Las empresas y/o entes de impuestos, tasas y servicios que adhieran, también podrán mostrar un logotipo alusivo.

Este hecho, se pretende que de un plus a la venta del producto ya que, a juzgar por la campaña realizada por "Un sueño para Misiones" y por experiencias similares del tipo de "Comercio Justo" realizadas en Europa para proteger a pequeños productores, los consumidores estarían dispuestos a pagar un pequeño incremento por utilizar productos de estas características.

De este modo, la Coordinación de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil fijará el incremento necesario en cada producto certificado para lograr duplicar los ingresos de los cosechadores y pagar además los servicios de las universidades nacionales involucradas. Así, y tomando como ejemplo el caso de la Yerba Mate, el incremento no parece ser significativo: según información extraoficial, un tarefero (cosechador de yerba mate) cobró este año alrededor de $ 500 (quinientos pesos) por tonelada de yerba cosechada, lo que representa cincuenta centavos por kilo. Suponiendo un valor de $30 para un kilo de yerba en un supermercado, el precio en góndola a incrementar sería menor al 2% para duplicar el ingreso del cosechador, más lo que se pague a la Universidad nacional que certifique.

Este procedimiento, producirá desajustes en tiempo en el movimiento de los fondos involucrados: las empresas pagarán a sus cosechadores antes de vender el producto, por lo que el dinero estará disponible (dependiendo del mecanismo implementado por la Coordinación de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil para recuperar esos fondos) probablemente meses después de generado el gasto inicial.

Así, cuando el empresario pague con su certificación impuestos, tasas y/o servicios, y quienes reciban su pago soliciten a la Coordinación de Certificación de Producto Libre de Trabajo Infantil el reintegro de los fondos, será necesario el soporte externo (en este proyecto planteado a través del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación) para poder cerrar el ciclo de pagos, al menos en el inicio de la implementación de la presente Ley, y cuando se produjeran desajustes temporales.

La solución parece complicada. Esto es así, pues el problema es complejo. Pero creemos necesario avanzar en este proyecto, porque la erradicación del trabajo infantil no puede quedar en la letra muerta de una ley.

La eliminación del trabajo infantil en Argentina, debe ser una realidad cotidiana, tangible, y socialmente compartida por todos los habitantes de la Nación. Por todo lo antedicho, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto de Ley.


Opiniones (18)
20 de agosto de 2017 | 00:16
19
ERROR
20 de agosto de 2017 | 00:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. En definitiva señor uffo, a usted le enseñaron a trabajar, jugando.Yo o hacía para ayudar a mi padre junto a mi hermano, y por suerte que así, fue, ya que la culpa sería inconmensurable hasta hoy, si no lo hubiéramos hecho, ya que los perdimos muy jóvenes. Eso es todo. Y lo importante es que incluso fue sin retribución económica. Ahora en cambio, por no trabajar y/o tener hijos, les pagan.- ¿No le parece que los paradigmas, cambiaron de blanco inmaculado a negro podrido?.
    18
  2. Gracias jcglsl, centauro,legindependend17,opinudo,flanders,halcon,pablo gomez,danytopac, por tener una idea mas o menos como la mía, estos son otros tiempos, otra vida y me animo a decir que a los niños no hay que obligarlos a trabajar, no hay que convencerlos, no hay que explotarlos, no hay que castigarles, no señores, a los niños hay que darles responsabilidades, enseñar a que guarden sus juguetes, después de que jueguen, a que se laven las manos antes de comer, sin que mamá o papá se lo tengan que decir todos los días, a levantarse contentos todos los días para ir a la escuela, a que no crucen la calle si no lo acompaña un mayor, a no jugar a la pelota en las calles concurridas por el transito, etc. etc., eso es comenzar a enseñarles responsabilidades, y luego contarle como papá y mamá hicieron el esfuerzo para comprar la casa donde vive, o contarle como los abuelos también se esforzaron desde jóvenes para lograr sus objetivos, creo que desde ese momento se comienza a enseñarles a los hijos lo digno que es el trabajo, y lo malo que es la vagancia, y la comodidad mal conseguida. Las leyes son para cumplirlas, pero hay leyes que cambian la historias de los pueblos, y cuando esas leyes pensadas por personas que no padecieron nunca la necesidad real de tener un trabajo digno, que no tuvieron nunca hambre o que la vida siempre le sonrió, o simplemente para que algún partido político de turno se lleve la gloria de haber presentado el proyecto de ley y este salga aprobado el congreso, eso no sirve, esas leyes mal estructuradas pueden hacer desastres en generaciones venideras, y ese mal no tiene remedio. Caso testigo de una ley que sembró uno de las catástrofes económicas mas importante en la historia Argentina, fue la ley de privatizaciones del fracasado menen, que marco un antes y un después en este generoso país, arrasó pueblos completos con la venta de los F.F.C.C., eso es como sacarle las venas a un ser humano, ya que el ferrocarril era una vena para cada localidad que llegaba el tren llevando y trayendo pasajeros y los productos de cada zona, había progreso. Además mal vendió todas las empresas del estado, hasta las mas estratégicas, como ser la del agua y la energía. y hasta fue cómplice de la muerte de su buen hijo y ahora, todos los Argentinos estamos mirando el arco iris negro que este fracasado nos dejó, y todo por culpa de una ley mal aprobada, ya que el congreso nacional no midió las consecuencias nefasta que la misma iba a provocar. Por eso no jodamos con leyes modernas que son el resultado de algunas consultoras, donde se habla de muchas ecuaciones y porcentajes, pero no miden la realidad y consecuencias hacia el futuro de nuestros jóvenes. No me salí del contexto, ni del tema de los niños, si no que a veces tenemos que refrescar un poco los malos recuerdos, diría mi abuelo, " querido nieto, nunca se tropiece con la misma piedra y ni pises las huellas que ya dejó", el me enseño a amasar pan cuando yo tenía 8 años, y me dejaba hacer un pan con la forma que yo quería, y luego el lo horneaba junto con los que el hacía, y para mi, era una responsabilidad muy grande venir a amasar con el, ya que los viernes siempre me esperaba, para juntar la leña y caldear el horno, además me enseñaba que cuando la parte de adentro estaba blanco ya teníamos que meter el pan, y por supuesto también horneaba el que yo había hecho y el domingo me esperaba tempranito a desayunar y me preparaba en un jarro de lata el yerbiado con leche y ambos compartíamos el pan que yo había amasado, untado con manteca y arrope casero. Resumiendo, mi única responsabilidad era que yo sabia que tenía que ayudarlo a amasar, calentar el horno y hornear el pan, para que luego el domingo compartiéramos los dos ese desayuno y yo solo tenía 8 años y esa era una forma de enseñarme a tener mis responsabilidades y a su vez la misma te transformaba en trabajo, como ser juntar la leña, cargar el horno despacito, como jugando , prender el fuego para calentarlo, amasar un pan-cito etc.etc., y hasta ahora no se me cayo nada, no estoy enfermo, no fume nunca, no tomo alcohol, no conozco un casino, trabaje hasta el 30/12/2016 y nunca deje de trabajar, ya que el trabajo me dio los momentos mas lindos de mi vida. y ahora, la verdad, hace 40 días que no trabajo " LO ESTOY EXTRAÑANDOOO", pero no debo caminar nuevamente por las huellas que deje. Suerte señor Naranjo y gracias por dejarme opinar.
    17
  3. uffo: Me enorgullece que todavía haya personas como usted, ya que el ejemplo de vida, enseña en nuestros familiares más, que la mejor escuela. Lo felicito, yo perdí a mis padres cuando tenía sólo 24 y tambien ya llevaba diez trabajando y debí seguir estudiando y hacerme cargo de mi madre y mi hermano, casado, sin trabajo y esperando un hijo. Si no se aprende a enfrentar la vida desde que se sale de la primaria, es difícil que después se logre. Habrá excepciones, pero la mayoría son corruptos y ni siquiera entienden de lo que usted y yo comentamos. Insisto, este notero, no tiene idea de lo que escribe y fomenta. Una vergüenza como parte de este medio, y lo más grave, no es el único.- Censuren no más..................................
    16
  4. No sé si mi opinión sirva de aporte, porque no veo ninguna foto de nuestra cosecha (vendimia). Mi madre hace más de 50 años era maestra rural en costa de araujo, y debía demorar el arranque de los contenidos (o sea empezaba las clases repasando y despacio) hasta que aparecían los chicos luego de la cosecha. (50 años de trabajo infantil) para los chicos, todo sigue igual, espero que los maestros, los sigan esperando, como hacía mi vieja.
    15
  5. Tengo 70 años, trabaje desde los 12 años, fui cadete de una farmacia que estaba en la calle Rivadavia y Mitre de Ciudad, fui cadete de tostadero de café que se llamaba AMBASSADOR, fui cadete de un negocio que se llamaba Perfumerias Aparicio, a los 14 años entre a trabajar a un taller de tornería como aprendiz, que fabricaba reductores de velocidad, y en cada uno esos lugares, les aseguro que aprendí cosas muy importante para mi vida, en la farmacia nos enseñaban como controlar cada remedio, su vencimientos, controlar que no vinieran vencidos, y si dentro de cada caja tenía las indicaciones, y la cantidad de remedios que que cada caja contenía, luego como realizar limpieza total dentro del espacio donde se depositaban todos los remedios que se vendían, luego organizar por orden los pedidos y luego salir a entregarlos todos ordenados y controlados de acuerdo a la supervisión del farmacéutico. Lo que me dejo de positivo ese trabajo, ser ordenado, responsable, educado con el cliente, saber como se debe manejar todo lo que era higiene con los productos, la temperatura de cada uno, ya que la gente lo consume para mejorar su salud, y muchas otras cosas muy útiles. Luego en el tostadero de café, aprendí todos los secretos que tiene el proceso de la fabricación, molienda, negociación, distribución del café, ya que en esos tiempos se molía el café y se enviaba a domicilio,realmente fue una experiencia fantástica dado que todo tiene sus secretos y les aseguro que no son nada fácil. En los dos lugares me retire por voluntad propia y agradecido por lo que me enseñaron y la experiencia que obtuve, Luego fui en busca, algo totalmente distinto y que ganara mejor sueldo que los anteriores trabajos. Encontré con solo 14 años, trabajo en una perfumería importante, me gusto y allí aprendí en solo 6 meses lo mágico que es ese rubro, pero eran muchas empleadas mujeres y un poco mayor que yo ( 20 a 25 años) y la clientela, generalmente era femenina, pero a pesar de todo, estas chicas fueron excelentes compañeras y no tuvieron duda en transmitirme su sabiduría en el tema perfumería en esa época, fue una hermosa experiencia la que adquirí, pero cuando uno es joven, siempre busca nuevos horizontes, (a pesar de que ganaba muy bien y que el dueño, don Ricardo no quería que dejara el trabajo) renuncié y me fui, en busca de otra actividad totalmente distinta, y gracias a los consejos de mi querido padre, ingrese en una fabrica de reductores de velocidad como aprendiz tornero, y mi vida cambió totalmente, además que en ese trabajo el horario era corrido de 08.00 a 13,00 hs., y la tarde la tenía libre, además yo estudiaba de noche en el CUC, (Colegio Universitario Central - ubicado en Rivadavia y 9 de Julio de Ciudad), allí ingrese a los 13 años, me venía justo ya que la tarde la tenía libre para estudiar.Quiero dejar aclarado que mis padres nunca me obligaron ni me exigieron ir a trabajar, yo lo hacía por que me gustaba trabajar para ganar mi dinero y a su vez tener mis estudios para forjarme mi futuro.En esos tiempos La Secretaria de Trabajo que estaba en la calle Av. España, entre Sarmiento y Rivadavia de Ciudad, aún existe el edificio, me otorgo a los 12 años una libreta de trabajo donde se me autorizaba por Ley a trabajar no mas de seis horas diarias, y los sueldos eran depositados en mi libreta de ahorro de la Caja Nacional de Ahorros, donde ya tenía mi obra social y mis aportes jubilatorios "desde los 12 años". Todo totalmente legal ya que todos los meses un inspector verificaba dicha libreta en donde yo prestaba servicios. Además en mi tiempo libre tenía tiempo de jugar con mis 11 amigos y nos divertíamos sanamente, fútbol, bowling, ajedres, damas, bicicleteadas, viajes de mochileros, etc.etc., y todos teníamos el mismo ritmo de vida, todos trabajaban y estudiaban igual que yo. Volviendo a la fabrica de Reductores ingrese con 15 años y trabaje hasta los 17 años, aprendí tornería, fresado en bronce, fabricaciones de sin-fin de bronces, tratamiento del fundiciones y montaje de reductores, esa fue una experiencia también increíble y justo cuando termine mi secundaria los 17 años , también deje de trabajar en la fabrica, y ojo, me di el gran gusto de ser abanderado, o sea que trabajaba, estudiaba y me quedaba tiempo para divertirme. Luego con 17 años me inscribí como voluntario en la Fuerza Aérea y luego de 4 años, me recibí de cabo, y cuando estaba por comenzar a ejercer mi carrera, la vida me jugo una muy mala pasada y la tragedia llego a mi hogar, y tuve que renunciar ya que mi padre de 41 años fallece tragicamente con mi cuñado en un accidente y al faltar mi padre y mi cuñado, mi querida madre, mis hermanos y mi hermana mayor embarazada de 6 meses, quedaban todos desamparados, fue entonces que renuncie a la Fuerza Aérea y me volví a Mendoza, y comencé nuevamente a organizar mi familia. Pero gracias a Dios que yo tenía la experiencia de haber trabajado y estudiado desde muy chico y con solo 21 años de edad me hice cargo de toda una familia, y logre educar y darle una vida digna a mi madre, enferma, y a cada uno de mis 4 hermanos mas chicos y atender todos los requerimiento que mi hermanda necesitaba, por su estado, que se habían quedado sin padre y sin marido, pero a pesar de todo logre que todos llegaran a ser personas responsables, ya que todos son profesionales, ( 2 médicos, 1 ingeniero que trabaja actualmente en la NASA, y el mas chico que es Biólogo y trabaja como investigador en un centro Biológico en Alemania y mi hermana que es Licenciada en Comercio Exterior vive en Inglaterra con su hijo ya mayor), mis hermanos siempre fueron muy buenas personas y muy educados y ojo, todos trabajaron desde muy chicos y cada uno forjo su destino igual que yo. Para terminar, creo yo que EL TRABAJO DIGNIFICA Y EDUCA A LAS PERSONAS, ADEMÁS NO ES NECESARIO SER SOMETIDO A LA ESCLAVITUD, Ese es mi ejemplo de vida con respecto al trabajo de los menores, ES CIERTO QUE LOS MENORES NO DEBEN SER EXPLOTADOS, NI ESCLAVIZADOS, NI OBLIGADOS A TRABAJAR, ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO, pero desde el hogar los padres tienen la obligación de indicarle los límites y las obligaciones y enseñarles las virtudes que tiene el trabajo, a veces con consejos y otras con ejemplos, pero nunca fomentar la vagancia para que el Estado se haga cargo y le asigne un sueldo para estudiar y otro por las dudas si no trabajan, Hay excepciones, algunos,no todos los derrochan en cervezas y droga, ese, creo que no es el camino correcto, ya que ellos, TODOS LOS JÓVENES ARGENTINOS SON EL FUTURO DE NUESTRO QUERIDO PAÍS.
    14
  6. Dejé de de estar al pedo inútiles, el trabajo se enseña de chicos... Si no les enseñas responsabilidad que mierda van a valorar después...
    13
  7. "DERECHO A LA PROTECCION: Los niños tienen derecho a vivir en un contexto seguro y protegido que preserve su bienestar. Todo niño tiene derecho a ser protegido de cualquier forma de maltrato, discriminación y explotación. Es uno de los ocho derechos fundamentales de los niños. " Cada vez que vemos un niño o niña en la calle, limpiando vidrios, pidiendo, en las viñas, vendiendo alguna cosa en las veredas, no estamos , como adultos, cumpliendo su derecho a la protección. Las consecuencias las sufren y viven ellos, y la responsabilidad es nuestra.
    12
  8. estos aplicadores de leyes van a los extremos ... no hay que crear parasitos ni explotar niños .... tenerlos sin hacer nada es fomentar mas peronismo .... vagos, vagos y mas vagos ... lei por ahi alguno de mniño cocecho ... yo desde los 6 años hacia de granero y todo bien ... aprendi a ganarme mi plata sin esperar salario universal y la reputa madre que los pario .... expltacion es una palabra amplisima y cada uno la aplica como quiere .... un pibe no puede ni ir de aprendiz a ningun lado porque te caen los inspectores (cuendo les conviene) y te cagan la vida .... dejense de romper las pelotas y si van a algun lugar disciernan explotacion de changas o cosas asi .... fomenten la cultura del trabajo ... al menos un poquito ....
    11
  9. que tema difícil... porque para mi ayudar a los padres no es trabajar, por lo tanto no habría abuso infantil. Si hay abuso infantil de cada uno que no denunciamos a los niños que son explotados por los padres, como por ejemplo pidiendo de mesa en mesa en un bar. Más de uno debe pensar que con darle unos pesos está cumpliendo su función social, cuando deberían estar denunciando este abuso, abuso que lo vemos todos y lo tomamos como algo normal... No se critican a los padres que dejan que sus hijos delincan, pero si a los que hacen ayudar a sus hijos en la cosecha... Agradezco que a mi me enseñaron a cosechar de niño (si de niño ya iba para la cosecha) y que no me enseñaron a robar, a matar o a pedigueñar en la calle.
    10
  10. Se lo explico de otra forma, ya que como notero usted se describe de cuerpo entero. Un niño trabaja, ayudando en su casa a tender su cama y asear su dormitorio, lustrar los zapatos de todos una vez a la semana para la escuela, a tender la mesa las veces que proporcionalmente le toque en relación a los hermanos que tenga, a lavar los platos, a ayudar con el jardín, a reparar electrodomésticos si tiene las capacidades o interés, a incluso hacer la casa del perro o algún artefacto como experiencia personal, como su propio escritorio. Ya con más edad, debe además de cumplir con sus obligaciones de estudio, ayudar con el lavado del auto familiar si es que lo quiere pedir para salir o no, o acomodar su ropa limpia en su armario, no dejar cosas tiradas ni romper y lo que rompa, lo debe reparar o compensar el valor con tareas extra. Cuando es adolescente, tiene infinidad de tareas en casa o fuera de casa para ganarse lo necesario para sus pequeños gastos personales sin la "cómoda costumbre" de pedir a sus padres. Es así con menor o mayor intensidad, de acuerdo al grupo familiar, estandard de vida y económico de su familia, cómo luego de adulto, aprenderá a resolver sus necesidades sin estar mendigando a nadie, ni esperando vivir del estado de un empleo público, o de un subsidio. ¿Entendió? La juventud de hace tiempo, como lo son ustedes, han tenido sólo derechos y ninguna obligación, y es por eso que la sociedad vive en la decadencia humillante que muchos debemos soportar, a la que no nos enseñaron, ni nos acostumbraremos jamás. Eso sin mencionar todas las desviaciones de justamente aquellos que, por "pasarla bien como hijos mantenidos", terminan humillando a sus familiares directos e indirectos. esta sociedad actual, con su modo de pensar, está directo hacia el fondo; fondo... que no termina nunca porque al que no sabe el valor de las cosas y el esfuerzo que representa tenerlas, sólo sabe exigir siempre más, sin importar quien lo pague.- Usted, necesita madurar y eso sólo se aprende viviendo, y sabiendo que nadie tiene sólo derechos sino también en la misma cantidad, obligaciones.-
    9
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial