Usando botellas de una bodega mendocina, llevaron  efedrina a  México

Durante casi 90 días, 180 "mulas" sacaron del país con destino a México cerca de una tonelada de efedrina diluida en botellas de vino de una reconocida bodega, a la que usaron como fachada. Según el informe del diario Crítica, cada joven cobró mil dólares por viaje. Los narcos estaban dispuestos a pagar hasta un millón de dólares para comprar una bodega en Mendoza.

La historia, desarrollada por el matutino porteño tiene lugar entre noviembre del 2007 y enero de este año e ilustra la primera etapa de la instalación de células de carteles mexicanos en el país. Los 180 jóvenes –todos mexicanos usados como "mulas" por un cartel del país norteamericano- sacaron del país, en vuelos hacia el DF, alrededor de una tonelada de seudoefedrina disimulada en botellas de vino blanco. “Cada día llegaban dos y se iban dos. Y cada uno llevaba entre cuatro y seis botellas en sus valijas. Cobraban mil dólares por viaje”, contó un investigador a Crítica.

Lo más llamativo es el proceso de dilución que utilizaban los narcos –detenidos en julio en un laboratorio de Ingeniero Maschwitz (Buenos Aires)- para pasar la pseudoefedrina. Los implicados conseguían grandes proveedores de precursor químico, quienes extraían la efedrina de un medicamento ilegal y luego la diluían en agua, obteniendo un líquido de color ámbar. El parecido del líquido obtenido con el vino blanco facilitaron que el líquido, envasado en botellas de litro y medio de una bodega mendocina, pudiese pasar desapercibido los controles en los aeropuertos.

La historia se supo luego de que un remisero de Pilar y un sommelier de Puerto Madero –liberados tras sus declaraciones en el juzgado federal de Campana— decidieran hablar.

Las confesiones
Fueron varios los allanamientos realizados con la intención de investigar la ruta de la efedrina. Entre ellos, en dos casas del barrio cerrado Irízar de Pilar que habían sido alquiladas por el supuesto líder de la banda, Jesús Martínez Espinoza, quien está prófugo.

En una de las casas encontraron con un laboratorio desmantelado hacía un tiempo que, si bien tenía algunas similitudes con el descubierto en Maschwitz, a primera vista parecía hecho para otra cosa. Esa aclaración la hizo el remisero Iván Omar Albornoz (27) inmediatamente después de ser detenido. De acuerdo al diario porteño, Albornoz sabía que estaba en problemas desde que cayeron sus ex patrones, y aún más desde que vio por televisión las derivaciones del triple crimen, del que fueron víctimas Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina. Por eso fue que, cuando lo detuvieron, el martes, y se sentó ante los instructores judiciales de Campana, estaba dispuesto a hablar de todo, por lo que empezó a la una de la madrugada y no se detuvo hasta las seis.

En esas cinco horas relató cómo lo reclutaron cuando era empleado de una remisería de Pilar y tuvo que trasladar a un mexicano “rechoncho y simpático, a quien identificó como “don Jesús” Martínez. Después de algunos viajes el hombre le propuso que fuera su chofer por un sueldo mensual de 3.000 pesos. A comienzos de noviembre comenzó por prestar su nombre para la compra de un SEAT León color rojo, el que manejaría para llevar y traer a Martínez y algunos empleados.

“Parecen sofisticados pero increíblemente le dieron confianza a una persona del montón, que ahora lo cuenta todo”, dijo ayer una fuente judicial a Crítica. Hacia diciembre no era necesario que le explicaran de dónde venía la prosperidad de sus patrones. “Martínez era el químico que supervisaba los experimentos”, le dijo a los investigadores. Cuando don Jesús no estaba, contó, la producción se paraba. “Pero eran muchos. Enseguida empecé a llevar gente a Ezeiza. Buscaba a dos. Traía a otros dos”.

De esta forma a los investigadores les queda claro como procedían los mexicanos cuando aún no contaban con proveedores de efedrina –como Sebastián Forza, de quien se piensa les vendía el insumo químico a los narcos– . El modus operandi era el mismo que utilizaban en su propio país, donde la sustancia está prohibida pero sigue circulando en medicamentos de uso corriente. Ricardo Ravello –uno de los expertos mexicanos que confirmó a Crítica que quien ha hecho base en el país es el cartel de Sinaloa– explicó que en su país el boom de la industria farmacéutica permite medir la del narcotráfico: “Para entender el nuevo escenario es clave el boom farmacéutico. Al escasear la efedrina pasa que, por ejemplo, una ciudad se ve plagada de farmacias. Como el narco opera en celulas, esas células adquieren los medicamentos y le extraen la efedrina”, destacó.

El testimonio de Albornoz, llevó al juez Faggionatto Márquez a la farmacia Lancestremere, ubicada en Sarmiento y Talcahuano, y allí fueron detenidos Marcos Frydman y su ex mujer, Ana María Nahmod a quienes hasta anoche se les continuaba tomando declaración. De acuerdo a la pista que se sigue hasta el momento, en esa farmacia es donde los mexicanos se habrían surtido del medicamento que fue encontrado en la quinta de Pilar, Loratadina Plus, del laboratorio Northia, un descongestivo que dilata los bronquios.

En su detallado y extenso testimonio, el remisero explicó además cómo convertían las pastillas en un líquido posible de disimular como vino blanco. En tanto que, para envasarlo se les ocurrió hacerlo en las botellas más grandes del mercado, la de un vino común que se pudiese adquirir en cualquier almacén de Pilar: y, azarosamente, la marca elegida fue la de una prestigiosa bodega mendocina que, a diferencia del resto, es la única en el mercado de un litro y medio.

“Cada botella luego rinde aproximadamente un kilo de efedrina. Lo que impresiona es que usando el sistema de mulas, al menos dos por día, durante 90 días, sacaron entonces entre cuatro y seis kilos por día. La cuenta da al menos una tonelada”, destacaron desde el Juzgado.

Otro testimonio clave fue el de Fernando Ventura García, un sommelier al que “don Jesús” y los mexicanos conocieron en Puerto Madero, lugar al que a los extranjeros les encantaba ir a comer. Ventura García también fue del agrado de don Jesús y este último no tardó en ilusionarlo con un sueldo y promesas de buen futuro.

En otra larga declaración en Campana, Ventura se detuvo en los detalles de cómo había conocido a Martínez y reconoció que hizo de todo con su nombre para facilitarles la vida a los mexicanos. Incluso, alquiló las oficinas de sus jefes en el Complejo Concorde de Pilar, el mismo lugar donde Sebastián Forza tenía la suya. Pero además, Ventura compró tres líneas de Nextel, señó la casa para el laboratorio de la calle Tucumán, le puso DirecTV, una línea fija, y pusieron a su nombre la Chrysler Caravan que usaba el mexicano.

De acuerdo a Crítica, los norteamericanos ya venían probando con éxito el transporte en botellas del vino mendocino y querían pasar a envíos más rentables que las mulas, por lo que eligieron al sommelier para comprar una bodega y exportar a México, pagándole dos viajes a Mendoza en los que visitó candidatas a ser compradas por los mexicanos. “Jesús Martínez decía que podía pagar hasta un millón de dólares por una bodega”, contó Ventura en su declaración.

Incluso, el sommelier había detectado una que estaba por ser rematada, pero la operación se frustró ya que justo el día de la subasta, Martínez había viajado a su país. En enero –el dos o tres– Ventura viajó a Guanajuato para conocer a los empresarios interesados en la operación. En León, capital del Estado, lo esperaba Jesús y lo llevó hasta una casa en un country afuera de la ciudad.

“Me di cuenta de que algo raro había cuando vi que la pareja que me recibía como si fueran grandes empresarios no tenía la menor idea de vinos”, se justificó Ventura. Según su declaración, el 8 de enero volvió al país en un avión de la línea Mexicana. “Cuando Jesús volvió a la Argentina, Ventura le dijo que no quería trabajar más con ellos, que se abría”, confió un investigador al diario.

Para entonces, el sommelier –Ventura- y el chofer –Albornoz- ya se conocían. Pero Ventura, con mucho miedo, se despegó de la banda en enero. “Jesús reaccionó muy mal. Empezaron las amenazas”, declaró. “Tú no viste nada, no sabes nada, no escuchaste nada. No te olvides que tienes familia, cabrón”, le advirtieron. En tanto, Albornoz continuó hasta febrero, cuando un error hizo que los mexicanos desarmaran el laboratorio de Pilar. Ya tenían en camino un cargamento de efedrina en Misiones, cerca de la Triple Frontera. Pero un operativo de la policía en Concepción del Uruguay los desbarató y frustró sus planes.

Sin embargo, los mexicanos no se fueron. Alquilaron la quinta de Maschwitz, comenzaron a producir cristal meth, y consiguieron proveedores de efedrina. Y es aquí donde habría comenzado el protagonismo de Forza.

Preocupación de la bodega damnificada

Fuentes del grupo vitivinícola al que pertenece el vino aseguraron no conocer la situación hasta el llamado del diario Crítica Digital. “Nos sorprende y nos genera preocupación por el daño que la mención de nuestra marca vinculada con estas operatorias pueda generarnos, ya que no tenemos nada que ver con esto”, manifestó a Crítica un gerente de la empresa que pidió reserva de su nombre.

Se supo también que los narcos, estaban dispuestos a pagar hasta un millón de dólares por la compra de una bodega mendocina.

Fuente: Diario Crítica

Opiniones (7)
18 de agosto de 2017 | 08:07
8
ERROR
18 de agosto de 2017 | 08:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. QUE TENDRA QUE VER , LO QUE COMENTA UNO CON TUS PUTAS OFENSA DEDICATE A ENVASAR VINO EN BOTELLA DE CRISTAL Y A UN POCO DE GINNASIA , MENTAL POR SU PUESTO , Y DE LABURAR QUE LABURE LA TU MUJER
    7
  2. HUESITO SI LEES LA NOTA NO DICE EN NINGUN MOMENTO QUE TIENEN QUE SER ENVASE DE LITRO Y MEDIO ,PARECE QUE TE MOLESTA , NO TENDRIA QUE SER ASI , SE PUESE LLEVAR EN CUALQUIER BOTELLA DE CRISTAL... NO SERA QUE ERA LA UNICA MANERA DE VENDER ESA MARCA TAN MALA DE VINO ?
    6
  3. Leo los comentarios y me parecen bastante torpes, por favor Juan Quedate en Barcelona y preocupate como ahces para vivir ilegalmente, estupido o si no te gusta saca pecho y laburara igual que nosotros
    5
  4. NO SEAS SALAME LEE BIEN LA NOTA, ES EL UNICO ENVASE DE VINO DE LITRO Y MEDIO ( DE VIDRIO )QUE HAY EN EL MERCADO. NO TIRES MIER....POR TIRAR.
    4
  5. gracias pero como siempre tapando todo es hora que le saquen la mascara a todos empresario ,politico periodista o bodegero...
    3
  6. Fijate hace click en la funete: Diario Crítica y casi al final de la nota tenés el nombre de la bodega y las marcas.-
    2
  7. como siempre todo son dudas .digan que marca de vino es , o te cree que no estan metido .de lo contrario llevarian cualquier marca .
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial