Se cumplen dos años de la desaparición de Julio López

El juez que tiene a cargo la causa, Ángel Corazza, reconoció que luego de tanto tiempo se puede llegar a pensar que López está muerto, pero no habrá certeza hasta que se pueda tener un cadáver y obtener un ADN. Hoy se realizarán varias marchas para reclamar por su aparición. Por este expediente, que ya cuenta con 26 cuerpos, 70 anexos y 48 legajos, desfilaron videntes, hipnotizador y hasta una "mujer-pájaro" que asegura que en uno de sus vuelos avistó a López.

El juez que tiene a cargo la causa de la desaparición de Jorge Julio López, Ángel Corazza, explicó que aún persiste la confianza en que "alguien se quiebre" y se pueda esclarecer el caso.

Por este expediente, que ya cuenta con 26 cuerpos, 70 anexos y 48 legajos, desfilaron videntes, hipnotizador y hasta una "mujer-pájaro" que asegura que en uno de sus vuelos avistó a López.

Además relató que la investigación cuenta con versiones ofrecidas por miembros de servicios de inteligencia y retirados de fuerzas de seguridad que vieron a López en La Pampa, que escucharon que lo tiraron en un arroyo o en un basural de Bahía Blanca, o que cruzó a Paraguay por Misiones.

Corazza destacó que en esta causa no se dejó de investigar ninguna de estas versiones y así se perdió mucho tiempo y dinero en una serie de procedimientos que sólo lograron distraer el objetivo principal.

El magistrado también reconoció que luego de tanto tiempo se puede llegar a pensar que López está muerto, pero no habrá certeza hasta que se pueda tener un cadáver y obtener un ADN.

En la investigación, la apuesta más fuerte se realizó el 23 de marzo del año pasado, cuando Corazza y efectivos policiales irrumpieron en el penal de Marcos Paz y se dirigieron a los pabellones donde se alojan los ex miembros de las fuerzas de seguridad procesados o condenados por distintos delitos, entre ellos los cometidos durante la última dictadura militar.

Allí requisaron las pertenencias de algunos presos en busca de documentación que pudiera vincularlos con la desaparición de López.

Los investigadores hallaron gran cantidad de tarjetas telefónicas, que fueron utilizadas para un rastreo de llamadas realizadas por represores alojados en el penal de Marcos Paz, para establecer si estas podrían tener algún tipo de vinculación con la desaparición de López.

Voceros de Tribunales indicaron que esos rastreos en principio fueron ordenados para determinar si se hicieron llamadas entre las fechas cercanas a la desaparición del testigo, hacia qué teléfonos y además precisar la ubicación de las personas que se comunicaron, en el supuesto de llamadas a celulares.

Pero en el peritaje se descubrió que algunas llamadas se concretaron desde los teléfonos habilitados en la cárcel, del tipo semipúblico, para presos, y otras desde aparatos ubicados en otro sector del penal.

Estos procedimientos no llegaron a establecer nada concreto para encaminar la pesquisa.

En el complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz permanecen detenidos varios ex miembros de las fuerzas de seguridad y represores de la última dictadura militar, entre ellos Miguel Etchecolatz, mano derecha del ya fallecido ex jefe de la Policía Bonaerense, Ramón Camps.

López desapareció el 18 de septiembre de 2006, día en que tenía que asistir como parte querellante a los alegatos del juicio oral y público que se realizó en La Plata y terminó con una condena de reclusión perpetua para el represor Etchecolatz, publica 26 noticias.

En tanto, organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y de derechos humanos se movilizarán hoy en la ciudad e Buenos Aires y en La Plata para reclamar por la aparición con vida del testigo Jorge Julio López, al cumplirse dos años de su desaparición.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 10:05
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 10:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial