Deportes

Copa Davis: Argentina llega con dudas a la recta final

La última vez que los rusos visitaron Buenos Aires, en 2003, perdieron 5-0. Sin embargo, las cosas cambiaron y los adjetivos argentinos para calificar al rival son "duro", "competitivo", "difícil".

En otro momento, Rusia habría sido una víctima propicia sobre la arcilla de Buenos Aires. Pero Argentina llega con dudas al penúltimo examen antes de afrontar la prueba final de su gran asignatura pendiente, la Copa Davis.

El objetivo no es fácil, repiten una y otra vez los jugadores argentinos y su capitán, Alberto Mancini, antes de afrontar a partir del viernes las semifinales de la Davis.

La última vez que los rusos visitaron la capital argentina, en los cuartos de final de 2003, se llevaron a casa un 5-0 en contra. Sin embargo, las cosas cambiaron en los últimos tiempos y los adjetivos para calificar al rival, pese a la arcilla, son reveladores: "duro", "competitivo", "difícil".

Pese a la baja de Marat Safin, toda Argentina es cautelosa respecto al resultado del enfrentamiento, al que los albicelestes llegan con sus principales raquetas rodeadas de dudas.

Mancini comenzó los entrenamientos hace más de una semana para consolidar la transición del cemento al polvo de ladrillo y, según confesó, sus dirigidos "están yendo de menor a mayor".

Pero está a la vista que el clima interno no es el mismo que el que hubo en los cuartos de final ante Suecia, cuando David Nalbandian todavía no había sucumbido a una seguidilla de lesiones y derrotas y Guillermo Cañas mostraba una garra indomable.

Jugador de altibajos cíclicos, Nalbandian, el argentino mejor rankeado, sabe que no está en su mejor momento, tras una temporada en la que su único éxito fue en el ya lejano torneo de Acapulco.

"Podés estar mejor o peor, pero cuando te toca la Copa Davis es otra sensación. A mí me gusta jugar la Davis y trato de dar todo en esos momentos".

Ahora es el joven debutante Juan Martín del Potro quien carga con la presión de demostrar en su país y con el peso de la camiseta nacional su impresionante escalada en el ranking de estos últimos meses, con una racha de 23 triunfos consecutivos, que le llevó a ganar sus primeros cuatro torneos ATP.

Será uno de los singlistas, junto a Nalbandian, y desde su humildad e inexperiencia, admitió que en él confluye gran parte de las expectativas. "No lo tengo que tomar como una presión sino como algo lindo. Espero poder cumplir con todas las expectativas. Espero llegar bien y hacer todo bien", reiteró.

Nalbandian, de 26 años, y Del Potro, a punto de cumplir 20, son las dos grandes figuras de un tenis argentino que está dejando atrás los años de oro de aquella generación liderada por Guillermo Coria o Gastón Gaudio.

Cañas y Agustín Calleri, ambos por encima de los 30, son los dos representantes de esa camada. Su papel estará probablemente en el dobles, aunque Mancini aún no definió quién jugará el sábado.

"Nos quedan un par de años más para tratar de lograr ganar la Davis", dijo a dpa hace ya un año Cañas, que tras una mala temporada en el circuito, afronta una oportunidad inmejorable en la Davis, ya que si España gana en la otra semifinal a Estados Unidos, como parece probable, Argentina recibirá a los bicampeones en Buenos Aires.

Es, pues, el momento justo para aprobar esa asignatura pendiente - Argentina no ganó nunca el torneo por naciones- en un país donde el tenis despierta gran expectación entre público y medios.

De momento, sin embargo, las dudas mantienen la mirada fija en hombres como Nikolai Davydenko e Igor Andreev, jugadores que ya demostraron que son capaces de hacerlo muy bien sobre arcilla.

"Sabemos que hay buenas chances de ganar. Este es un torneo que me gusta jugar, porque uno forma parte de un equipo que representa al país y la bandera", aseguró Andreev.

Las banderas serán, sin embargo, mayoritariamente albicelestes. Con todas las entradas vendidas para las tres jornadas desde principios de agosto, los fanáticos quieren convertir el predio de Parque Roca en una fiesta.

"Estar acá, con el público local, es un factor que siempre nos ayuda", aseguró Mancini, que aún recuerda cómo Argentina perdió por ajustados 3-2 en Moscú la final de 2006 y la semifinal de 2002. "La Copa Davis es esto, ese es el factor que nosotros tomamos a nuestro favor a la hora de jugar en casa".

"Estuvimos muy cerca y no se pudo dar", lamentó Nalbandian. "Ahora tenerlos acá de vuelta está bueno, un poco de revancha".
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (1)
7 de Diciembre de 2016|10:58
2
ERROR
7 de Diciembre de 2016|10:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. pq con cañas-calleri me parece que estamos al horno en dobles pero bueh, vamos argentina!!
    1
En Imágenes