Extraña sincronía entre Jesús, Salta y el 14 de setiembre

La popular fiesta del Señor y la Virgen del Milagro, que congrega en esa provincia a miles de fieles, coincide con el Día de la Exaltación de la Cruz y con la presunta fecha del nacimiento de Cristo, que nuevas investigaciones sitúan entre estos días.¿Pura casualidad o sincronicidad?

La popular fiesta del Señor y la Virgen del Milagro, que congrega en Salta a miles de fieles entre el 14 y el 15 de septiembre, guarda sincronía con el Día de la Exaltación de la Cruz y con la presunta fecha del nacimiento de Cristo, que nuevas investigaciones sitúan entre aquellos días.

La sincronicidad es, según Carl Jung, "la coincidencia de dos o más acontecimientos, no relacionados entre sí causalmente, cuyo contenido significativo es idéntico o semejante".

Se trata de una estrecha relación entre acontecimientos interiores del espíritu con fenómenos exteriores, que se manifiesta como ecos concordantes, sin mediar la voluntad.

El "eco concordante" sería el 14 de septiembre, que reúne la Exaltación de la Cruz, en memoria del gesto de Heraclio; la Fiesta del Milagro, en recuerdo de la revelación que salvó a Salta del terremoto; y la probable verdadera Navidad. Originados en distintos siglos, los tres acontecimientos están entrelazados con un mismo hilo significante: Jesús.

El Día de la Exaltación de la Cruz recuerda que un 14 de septiembre el emperador Heraclio rescató los santos maderos que Jesús cargó sobre sus hombros y en los que fue crucificado, y que en el siglo VII los persas habían robado en el saqueo a Jerusalén.

La tradición cuenta que ese día, vestido con las insignias de la realeza, Heraclio quiso llevar en exaltación la Cruz de Cristo y reponerla en la cima del Gólgota, pero que le fue imposible levantarla; Zacarías lo invitó a descalzarse y vestir pobremente como Jesús, y recién entonces pudo cargarla sobre sus hombros.

Por su parte, la Fiesta del Señor y la Virgen de los Milagros recuerda la revelación que tuvo lugar en Salta el 14 de septiembre de 1662, luego que el 13, la localidad de Esteco desapareciera por efecto de un sismo que también estremeció a la capital provincial.

Aquel día, la Virgen de la Inmaculada Concepción se manifestó en Salta al jesuita José Carrión diciéndole que el terremoto cesaría cuando sacaran en procesión al Cristo crucificado de la sacristía, donde llevaba un siglo sin ser venerado.

El 15, el suelo dejó de temblar y el pueblo realizó la primera procesión del Señor y la Virgen, llamados a partir de allí "del Milagro"; desde entonces, esta ceremonia se ha constituido en la más antigua y mayor fiesta religiosa de los salteños.

Sobre el origen del famoso Cristo crucificado, la tradición cuenta que en 1562, había aparecido flotando dentro de un cajón, en el puerto peruano de El Callao, con un cartel que decía "a la Catedral de Salta", adonde llegó y fue confinado en la sacristía.

Quizás por obra de la sincronicidad, el 13 de septiembre de 1662, día del sismo, todavía se encontraba allí la imagen de la Inmaculada Concepción, que una devota solía llevar a la catedral cada 8 de septiembre, para celebrar la Natividad de la Virgen.

Cuentan que luego de la destrucción de Esteco y del sacudón en Salta, se halló a la Inmaculada en el suelo, intacta, pero con notables cambios: su rostro se había vuelto pardo y macilento.

Dicen también que al día siguiente, 14 de septiembre, se la colocó afuera, para que todos pudieran rogarle el milagro de parar el sismo; y que el asombro fue general cuando, tras la revelación al jesuita ("intercederé por Salta, si sacas al Cristo crucificado en procesión"), le volvió la sonrisa y su cara se tornó rosada.

Otro "eco concordante" es la presunta fecha del nacimiento de Jesús, quien habría nacido entre el 14 ó 15 de septiembre del 7 antes de nuestra era (ANE) y no en diciembre 25 del año uno, fecha ésta originada en el célebre error de Dionisio el Exiguo al hacer el calendario.

Según Mateo, el nacimiento fue anunciado por la estrella de Belén, fenómeno que Johannes Kepler adjudicó en el siglo XVII a una conjunción de Saturno, Júpiter y Marte acaecida en 7 ANE.

En el siglo XX, el astrónomo Walter Koch sostuvo que Jesús habría nacido el 14 septiembre del 7 ANE, porque ese día se produjo la elevación helíaca de aquella triple conjunción.

Esto explicaría, según Patrice Guinard, "la metáfora de la Inmaculada Concepción": lo que en las Escrituras se menciona como "nacido de una virgen", sería "nacido en el signo de la Virgen", es decir, Virgo, entre el 22 de agosto y el 20 de septiembre.

Pero hoy, otros astrónomos, como Konradin Ferrari d’Occhieppo, David Hughes y Percy Seymour, calculan que Cristo nació el 15 de septiembre, día que en Salta culmina la procesión del Señor y la Virgen del Milagro. ¿Pura casualidad o sincronicidad?

Fuente: Ana María Bertolini - Télam
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|08:49
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|08:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic