Exhuman el cadáver de un inglés para encontrar un remedio contra la gripe

Científicos de Londres creen que los restos de Sir Sykes, un aristócrata británico fallecido hace casi 90 años, conservados en un ataúd de plomo, permitirán conocer el ADN de la gripe y ayudar a encontrar una cura para esta enfermedad.

El cuerpo de un aristócrata británico fallecido hace casi 90 años fue exhumado el pasado día ocho como parte de un estudio destinado a combatir futuras pandemias de gripe. Sir Mark Sykes, propietario de tierras de Yorkshire (norte de Inglaterra) murió en Francia en 1919 a causa de la pandemia de 'gripe española' que afectó al mundo entre 1918 y 1919. Los expertos creen que su ADN puede encerrar la clave para hallar una cura de esta enfermedad.

Científicos de los St. Barts & Royal London Hospitals, cuyos trabajos emitirá esta tarde la cadena de televisión BBC One, creen que los restos de Sykes, conservados en un ataúd de plomo, permitirán conocer el ADN de la 'gripe española'.

John Oxford, uno de los virólogos más reputados del mundo, ha dirigido los trabajos de extracción de pequeñas muestras de tejido del cuerpo del General del Ejército británico, que fue enterrado de nuevo una vez concluidas las necropsias.

Los expertos, que a principios de 2007 anunciaron su intención de exhumar el cadáver de Sykes, confían en que el particular ataúd haya permitido conservar el virus de la 'gripe española', cuyo ADN puede tener una estructura genética similar a la de la variante aviar.

La cepa que provocó la pandemia del principios del siglo XX es la H1N1, similar a la responsable de la epidemia que azota hoy en día a las aves (H5N1). H1N1, que originalmente atacaba también a los alados, mutó para convertirse en un virus letal para los seres humanos.

El análisis del material obtenido, que ha sido congelado en nitrógeno líquido y transportado a un laboratorio especial para evitar cualquier riesgo de contaminación, podría ayudar comprender mejor cómo actuaba el virus y a desarrollar nuevos fármacos para prevenir una posible pandemia moderna, en caso de que H5N1 siga los pasos de su ancestro.

Sólo existen cinco muestras útiles del virus H1N1 en todo el mundo y ninguna procede de un cuerpo bien preservado por un ataud de plomo. El H1N1 ya ha sido secuenciado por científicos utilizando muestras congeladas encontradas en Alaska pero muchas cuestiones permanecen sin resolver como cómo el virus mata a sus víctimas y la forma en que mutó en el año 1918.

La diócesis de York ha autorizado la exhumación del cuerpo de Sykes, enterrado en la capital de St. Mary, en la residencia familiar de Sledmere Huse, en Yorkhsire, después de recibir el consentimiento de los familiares del aristócrata. El proceso ha sido costoso ya que la esposa de este noble inglés, Lady Edith Sykes, yacía en la misma tumba. El nieto de la pareja, Sir Tatton Sykes, ha presenciado las labores.

El virólgo John Oxford ha declarado que Sykes murió muy tarde en la epidemia, cuando el virus estaba casi extinguido. "Queremos saber más sobre cómo trabajaba el microorganismo tanto en su momento más virulento como cuando ya estaba casi extinguido".

Mark Sykes, que fue político conservador y diplomático, murió en Francia hacia el final de la pandemia de gripe, que causó la muerte de más de 30 millones de personas en todo el mundo. Sykes fue artífice del tratado Sykes-Picot de 1916, que debe su nombre a sus negociadores, un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y Francia para repartirse Oriente Medio una vez concluida la Primera Guerra Mundial (1914-18).
Opiniones (0)
13 de diciembre de 2017 | 10:18
1
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 10:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California