Un espía inescrupuloso entre sangre española

Con "Falcó", Arturo Pérez-Reverte da vida a un espía oscuro y singular que detesta a los dos bandos de la Guerra Civil Española.

Salvo para los románticos e idealistas, los héroes ya no son aquellas figuras clásicas de intachable moralidad, altísima estima por la justicia y un código de honor muy estricto que nunca podían romper. Hoy, en realidad desde hace tiempo, priman los matices y los claroscuros, y si ese "héroe" trae encima una historia compleja y salpicada de sangre y sexo, mucho mejor. La nueva novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte, Falcó (Alfaguara), nos ofrece a un protagonista de carácter frío, con valores muy cuestionables, falto de escrúpulos, sumamente audaz, prolijamente estético y de lealtad casi unipersonal. Si a ello sumamos el contexto de la Guerra Civil Española (1936-1939), el potencial se magnifica a niveles estratosféricos.

Falcó libro

Lorenzo Falcó es un eficiente agente del Servicio Nacional de Información y Operaciones (SNIO), extraficante de armas y drogas, que, en los inicios de la Guerra Civil Española, debe encargarse de una complicada misión en favor del bando nacionalista en plena zona republicana: facilitar la liberación de José Antonio Primo de Rivera, el líder de la Falange, prisionero en la ciudad valenciana de Alicante, por lo cual contará con ayuda del Tercer Reich alemán. Falcó deberá contar con la asistencia de tres jóvenes falangistas que residen en Cartagena, ciudad bajo el mando de la República: los hermanos Ginés y Cari Montero y Eva Rengel, una joven de expresión imperturbable y cierto aire misterioso. Sin adelantar detalles para no revelar la trama, Falcó estará frente a un desafío inquietante que depara fuertes perturbaciones que podrían cambiarlo todo, incluso hasta sus convicciones inamovibles.

Pérez-Reverte creó un protagonista que se despega de las novelas de espionaje publicadas desde finales del siglo XX, pero que, paradójicamente, parece estar más cerca de la figura del héroe moderno. Falcó es un personaje desprovisto y descreído de idealismos, que elige el juego de la vida y la muerte como una forma de libertad frente a las ataduras de la existencia ordinaria. "La vida era para él un territorio fascinante; un coto de caza mayor cuyo derecho a transitarlo estaba reservado a unos pocos audaces. [...] Palabras como patria, amor o futuro no tenían ningún sentido".

Su falta de ideología y escasez de miedos lo vuelven un ser aislacionista, que no duda en elegir qué camino tomar ante los peligros. De hecho, para Lorenzo Falcó la guerra "era otra, y en ella los bandos estaban perfectamente claros: de una parte él, y de la otra todos los demás". Pero su dualismo lo vuelve atractivo; de aire burgués pero con un toque "malo", el espía de la SNIO despierta cierta simpatía por su humor oscilante entre lo oscuro y lo inocente, su predisposición a la calma y un severo sentido de inteligencia y supervivencia.

El contexto de Falcó no es menos interesante. La Guerra Civil Española es descrita con una visión objetiva, donde falangistas y republicanos no tienen mayor peso ideológico uno sobre el otro, aunque el protagonista utilice términos más duros que las descripciones del narrador. "¿En qué habría de creer? ¿En unos generales llamados por Dios a salvar España de la horda marxista? ¿En una República proletaria, bondadosa y honrada que defiende su libertad? Eso os dejo a vosotros. A los muchachos con fe", declara Falcó, demostrando que, al menos para él, no era necesario adoptar una postura política. Como pinceladas de colores cálidos en un lienzo con apabullantes tonalidades oscuras, la novela ilumina ciertos aspectos de esa guerra civil que, con el paso del tiempo, fueron desterrados de la memoria colectiva, ya sea por la intrascendencia del momento o la capacidad de desdeñar las consecuencias de ello.

La narración de Pérez-Reverte se desgarra en las escenas donde la sangre brota con más furia, basadas en sus experiencias como corresponsal de guerra. Torturas, sufrimientos, asesinatos y muerte golpean con cierta brutalidad medida, y no es difícil imaginar escenarios sombríos, brumosos y escalofriantes, que el autor envuelve en noches oscuras de ciudades que intentan protegerse de los bombardeos aéreos. 

Una novela de espionaje lúcida, realista, oscura y brillante, con un Pérez-Reverte que vuelve a potenciar un personaje rico en personalidad y complejos tras su magnífico Alatriste. Sin dudas, un texto que delata el comienzo de una nueva aventura literaria.

Nicolás Munilla


Opiniones (1)
8 de Diciembre de 2016|21:33
2
ERROR
8 de Diciembre de 2016|21:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estimado sr solo recordarle que la provincia de Alicante pertenece a la comunidad valenciana y no a la andaluza Gracias
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic