Inmortalidad (Michael Hutchence, el ahorcado)

Hace casi 20 años moría el líder de INXS, en Sidney. MTV todavía era un canal en serio. Y todavía nadie puede explicar cómo aquel que lo tenía todo quedó sin nada.

Del latín immortalĭtas.

1. Cualidad de inmortal.

2. Duración indefinida de algo en la memoria de los hombres.

Hace 20 años estaba en una ciudad que no era ésta pero tampoco "estaba" en "esa" ciudad. Estaba en todo el mundo, en cada planeta, en el universo entero. No era tan joven, pienso ahora, pero a los 26 yo pensaba que jamás dejaría de serlo. Hasta los 30 uno puede ser más o menos joven. Después ya no, carece de estilo, charming cero.

Están esos tipos y tipas que no resignan, aun así, a entregarse a la mortalidad. De allí suceden extrañísimas formas y conductas humanas, a los efectos de sentirse joven o aventar la vejez. En una lista rápida: divorciarse, salir con una/o 15 años menor, hacerla esposa, cocinera y secretaria (en nombre del amor, ponele), hacerlo guapo, interesante y codiciado (en el caso contrario), intentar deportes extremos, mucho desarrollo de botox, apelaciones a cirugías estéticas como si fueran tatuajes. 

No es muy memorable este sistema: igual la inmortalidad no es lo frecuente y el absurdo es tan evidente que es peor el remedio que la enfermedad

Michael Hutchence 1997 Getty


Si nos dieran a elegir entre la eternidad y lo que un día se apaga, ¿escogeríamos realmente el fastidio al que se somete un inmortal, de carne y hueso?

Varios de estos asuntos yo pensaba hace 20 años atrás, cuando vivía en una ciudad que no era ésta pero que tampoco era una que me contenía. No importaba tanto la escenografía si la película la iba haciendo uno, como una eterna ópera prima.

En ese lugar nadie dormía la siesta, salvo algunos hombres y mujeres sanos que preferían recostarse, no más de 40 minutos, y dormitar, poner la mente en blanco, un preludio de sueño profundo.

En esas horas de la siesta, en una pantalla de televisión, me enteré que Michael Hutchence había pasado al mundo de los muertos. 22 de noviembre de 1997. Todo era confuso, tampoco todo era tan global e inmediato como hoy. Pero existía una certeza: el cantante de INXS, con 10 años más que yo, se había ahorcado.

Hay varias clases de muertes. La de Hutchence fue de la categoría "increíble

Todos queríamos ser como él: sensual, talentoso, culto, exitoso, bon vivant, estrella de rock, caprichoso. ¿Por qué alguien que gozaba de todas estas condiciones apareció ahorcado en la habitación 524 del Ritz Carlton de Sydney?

Eso es lo que me preguntaba mientras sintonizaba el canal MTV, que en esa época era un canal de televisión más que respetable. Se sucedían flashes informativos con mayores detalles, mientras la programación recorría los hits de INXS. Veía al tipo cantando, contorneándose y pensaba que ya no estaba más de este lado del mundo, ni hablar de la ciudad en la que yo me encontraba. Esa tarde exprimí el frigobar. Bailé, mientras, como alejando o intentando esquivar la fatalidad.

Michael hutchence by scottbongos d6ehcxp

No recordé en ese momento un pasaje de una de sus canciones, una de sus por lo menos 40 canciones buenísimas. Y mientras bailábamos, en cualquier fiesta o esquina o en una habitación, durante años, el flaco estaba diciendo, en el medio de los happenings, apenas en los 90:

estas tan bien

me vuelves loco

y el mundo parece desaparecer

todos los problemas,

todos los miedos

y el mundo parece desaparecer

Hay una nota detallada sobre los últimos días de este tipo increíble. La linkeo porque no tiene desperdicio. Es una crónica de esas que ya no se escriben (ni se leen). Allí está su preámbulo y corolario, su constitución moral y cívica (y cínica, también, lógico: un suicida, al final, es de lo peor entre los cínicos: se lo tomó más en serio de lo que era).

INXS es una de esas bandas que le pusieron música a una época, con gravitación artística, con peso específico. Imposible la apatía frente a sus discos, la indiferencia no es lo que más produjeron en una carrera de 20 años (todo es 20 en esta nota: si sale a la quiniela esta noche compren discos de INXS).

Estuvieron en Argentina. Hicieron lo mismo que en el resto del mundo: agrandar la comunidad de degustadores de su pop-rock (¿habrá sido pop? ¿habrá sido rock? ¿importa tanto saber qué fue esa ola)).

Uno de sus amigos en la órbita artística fue el cineasta Richard Lowenstein, quien está a cargo de la dirección de un documental sobre Michael Hutchence. El proyecto es producido por Universal Music Group. Prometen contar "esta historia mejor que nadie". El director musical de esta trabajo en producción fue terminante:

Creo que lo que Michael estaba buscando era una alternativa y tomar un descanso. No quería regresar a Australia y hacer esa gira 

Brevísimo adelanto:

20 años no es nada, insiste el tango.

Sí, contáselo a Magoya, maestro.

Igual seguimos bailando. Esté o no el cantante de pie.

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|14:59
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|14:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes