Fantasías sexuales: gang bang

Gangbang, Reverse bang, Boybang y bukakke. ¿De qué hablamos? Leé y enterate.

 A vos que ya te sabés todo en materia de sexo, te disfrazaste de mil personajes, bautizaste todos los lugares públicos y las oficinas de tu trabajo. A vos que te llama la adrenalina de ser descubiertos, que miraste con cariño el desodorante dove pero el impulse era más largo. A vos que ya hiciste tríos, cuartetos, estás queriendo incursionar en el swingerismo, ya tuviste experiencias homosexuales y hasta quizás usaste el término "dos falanges no es de puto". A vos, hombre de moral suelta, te pregunto: ¿Se da el "gangbang" tanto como se está hablando últimamente?

Me alegra que existan cosas que todavía no haya probado. Cada vez que me preguntan si tengo fantasías, lo primero que se me viene a la cabeza es estar con algún practicante habitué de Tickling o esta otra categoría de algunas páginas porno denominada Gangbang. Si gente, las mujeres también miramos porno, ya no es noticia. Esta palabra, para algunos nueva, literalmente significa "banda disparadora" y es un tipo particular de orgía donde una mujer tiene sexo con tres o más hombres, pudiendo llegar a un número indefinido de participantes. Cuando el hombre mantiene relaciones con tres o más mujeres se conoce como "reverse gangbang" o "boybang". También encontré que la eyaculación en el rostro de tres o más hombres o la acción de eyacular en algún recipiente o directamente en la boca pero con el fin de tragarse los fluidos se llama "bukakke"; es una práctica que se remonta a la era dinástica japonesa y era utilizada como castigo sexual a las mujeres infieles. Pero no iba al caso, gracias Wikipedia.

Cuestión que me puse a investigar y como todo, tiene sus prejuicios, sus pro, sus contras y sus reglas. Es una práctica muy relacionada con la humillación. En primera instancia uno ve a tres o cuatro muchachos haciendo sufrir a la pobre chica y no se entiende cómo es que disfrutan eso. Pero no es uno para tres sino tres para uno. La persona central es la que establece las reglas, por ejemplo: cuántos hombres van a participar, qué actividad -sexo vaginal, anal, oral, eyaculación en el cuerpo, etc- si será sumisa y complacerá o todos estarán para ella. También si será simultaneo o por turnos.

Esto marca una diferencia abismal entre la práctica en la industria pornográfica y en el ámbito privado. Primero porque si vamos a probarnos en este tipo de orgías tiene que haber piel con los participantes, o al menos conocerlos. Saber que ninguno se va a intimidar con la presencia de otros hombres porque eso genera un bloqueo y termina en papelón. Nada de guarangadas en voz alta -sí susurradas- porque desconcentran al resto y se pierde la magia. Saber que la prioridad es la mujer y todo se hace para su placer. Nosotras necesitamos un tiempo diferente al de los hombres para llegar al clímax, más dedicación, buen sexo oral y que ella se quede el tiempo que decida con los participantes. No suena la alarma y rotan. No se buscan records, ni se obliga o se impone nada.

Como todo en materia de sexo se trata de relajarse, respetarse, consensuar en determinadas situaciones y dejar fluir. A estas alturas, de más está hablar de la protección porque doy por entendido que nos lee gente inteligente...pero por las dudas, usa forro pibe.

A innovar, incursionar, conocer y conocerse. Por mi parte eso sería todo. Después les cuento cómo me fue.

Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 17:30
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 17:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"