Pasos para volver a cazar después de comer servido

¿Te acabas de separar de tu pareja y estas sumido en un pozo depresivo y te cargas alta virginidad? Esta es tu solución.

 De pendejo te das cuenta de que te gustan las minas, entonces comenzas a entrenarte en el arte de la cacería femenina. Empezas descubriendo tu cuerpo, luego intentado descifrar la psiquis femenina, pasas por la permanente búsqueda de entablar relaciones y de tantos desaciertos vas aprendiendo de a poco. Con el tiempo te vas perfeccionando, vas encontrando el modo, la forma, el lugar y las palabras. Luego la posición, el momento, lo que más les gusta y lo que mejor te sale. Entonces encontras la presa de tu vida, o la que crees que es la presa de tu vida. Desplegas un fabuloso arsenal de cortejo y te la terminas levantando. Llegas a formar una pareja y a construir una familia.

Años más tarde te das cuenta de que la cosa no funciona, entonces te divorcias... o te divorcian. Haces todo lo que un hombre tiene que hacer y ahí estas... solo, pobre, obeso y pelado.

Pasa un tiempo de luto, en el que los recuerdos te atormentan las noches y muchas veces el cariño que puede haber quedado te seduce para regresar, pero te das cuenta de que las cosas no andan y que debes tomar un nuevo camino. Pasado un tiempo prudencial te dan ganas de verle la cara a Dios, así que salís de joda una noche. La pasas tan mal, pero tan mal, que te frustras peor que la vez que no se te paró por primera vez.

Pero no tenes que bajar los brazos jovato.... es momento de que vuelvas a entrenarte para cazar, porque años más años menos, sos mentalmente el mismo pendejo virgen que a los 13 años no sabía ni como masturbarse, solo que ahora la vida te pasó por arriba físicamente. Así que así debe de comenzar tu puesta a punto, tu entrenamiento, tu preparación. Vamos paso a paso:

1- Estate bien con vos mismo

El proceso es largo, hay que rehabilitar tus músculos cansados, acostumbrados, fofos y rutinarios y nada de esto se puede dar si no estas conforme con tu aspecto. Lo primero que tenes que hacer es aflojarle al morfi, hacer deporte día por medio e invertir en una rutina y una dieta saludable. Luego tenes que ir a un peluquero a que te acomode las champas y gastarte una moneda en ropa moderna, tirá a la mierda esos pantalones ñoños y esos pulóveres de viejo europeo de los ochenta.

2- Ponete en boga

Estas out, fuera de onda, no sos moderno, ni estas al día con nada. Es hora de que te informes sobre tu alrededor. Pero no me refiero a que leas más diarios, no. Eso lo haces y es de viejo choto. Es momento de que te empapes sobre qué lo que hace la gente soltera de tu edad. Dónde van, cómo van, con quiénes van, qué hacen, que no hacen, dónde se juntan, dónde no. No podes cometer el sacrilegio de pifiarle a un lugar y quedar como un viejo verdolaga.

3- Comenza a sociabilizar

Dejaste todo de lado por tu pareja: amigos, conocidos, compañeros, ex compañeros, todo. Es hora de rearmar un grupo. Si no tenes dónde caer, comenzá a fomentar juntadas o pegate a algún grupo de amigos del laburo, del gym, de la vida. En equipo vas a poder entrenar mucho mejor, así que buscate mínimo un gamba para que te acompañe. No apures las cosas, ahora tenes todo el tiempo del mundo. Entablá buenas relaciones, con gente que este en la misma que vos y disfrutá de cargarte de info nueva.

4- Date un gusto de viejo choto

Si cumpa... es hora de gastas en vos. Comprate una lancha, una 4x4, una moto de agua o por lo menos una moto. Algo que te permita salir de tu rutina, aventurarte un poco en la vida y sentir la adrenalina de los fierros. Cambiá la rural por una cupé, comprate el descapotable que siempre quisiste, metele al importado. Lo que sea, no importa cómo, algún culo va a sangrar, vos simplemente gastalo y divertite. Si sos más osado comprate un parapente, un paracaídas o un equipo de buceo, pero salí de la rutina feroz que te aqueja.

5- Buscate un grupo de amigas

Personalmente no creo en la amistad entre el hombre y la mujer, pero el hecho de codearte con mujeres, de hablarles, de invitarlas a comer, de entablar charlas que disten del levante, te va a ayudar a volver a tener tacto, a recuperar el timming, a entenderlas mejor. Salir con un grupo de amigas va a generarte confianza, te vas a reír e incluso tus amigas te pueden presentar minas.

6- ¡Ahora si anda a bailar!

Si ya estas bien físicamente, si pegaste onda con un grupo mixto de amigos, si tenes onda, si ya estas empapado de la música que se escucha, de qué se toma, de cómo es la noche, es momento de que vuelvas a probarte en el boliche. Pero ojo... no debes ir al mejor boliche de la noche, sino que tenes que ir a uno medio pelo que no explote en gente. Te explico porque. Para ir al boliche de moda la gente se produce, las minas estas divinas y los flacos re facheros. La competencia masculina aumenta y la tolerancia femenina disminuye. Los flacos no para de atinar y las minas se hartan de los densos, así que cuando vos vas, jugado y con pocas fichas, no tenes chance de nada. En cambio, si vas a un lugar no tan top, con menos gente, donde las minas no se sientan acosadas y los flacos sean más parecidos a vos, sin dudas que vas a tener más chanches de entrar, por lo menos de ser escuchado un rato. Pasados unos meses, cuando estés picante, será hora de volver a las "grandes ligas".

7- No limites el levante al boliche

Sinceramente el boliche para mi es el peor lugar para levantar, es mil veces mejor un bar, el laburo, un gimnasio, el parque, etc. En cualquier lado podes hablar sobre cualquier tema y poder torcer la varita, en el boliche es obvio que solo hablas para levantar, las minas saben eso, así que las chances son mucho menores. No esperes al finde y al descontrol para probarte, intentá hacerlo cuando llevas los nenes al colegio, en la cola del banco, en el kiosco mientras compras puchos, en el súper, cualquier mar es navegable para un buen marinero.

8- Retomá tus estudios o empezá una carrera

Quizás dejaste estudios colgados, quizás nunca pudiste terminar tu carrera o tal vez nunca empezaste una. Incluso tal vez seas profesional y tengas ganas de adquirir nuevos conocimientos, o te has apasionado de grande por una profesión. Bueno... ahora tenes tiempo, es el momento de que te metas en una facultad a estudiar algo, lo que te guste, lo que te sirva. Esto no solamente te va a venir bien laboralmente hablando, sino que te va a rejuvenecer por completo. El hecho de tener nuevos compañeros, nuevas relaciones, nuevas obligaciones, tener que estudiar, cursar, rendir y aprobar te va a generar un estado de lucidez y satisfacción único. Ya no sos un pendejo, así que todo lo que aprendas te va a servir por completo.

9- Arriesgate en un negocio

Puede que tengas la estabilidad de un buen empleado o la seguridad de un buen negocio en tus manos, pero el hecho de invertir en un negocio, idea, proyecto o laburo como pasatiempos, como segunda opción, como jugada arriesgada, como prueba, te va a mantener despierto, te va a dar cintura y visión y esto lo vas a trasladar a tu entorno social. Un tipo emprendedor siempre garpa.

10- No cometas los errores del pasado

Ahora que ya estas a punto caramelo, que ya volviste al ruedo, que ya sos un cazador experimentado, con años encima, con cintura y perspicacia, date cuenta que estas en tu mejor momento. Sos la fusión perfecta entre experiencia y juventud, entre fuerza y sabiduría. Estas justo, podes jugar para arriba y para abajo que no quedas mal, entrar y salir cuando quieras, como quieras y con quien quieras. Sos libre y estas picante. No te cierres al amor, obvio que no, pero tampoco te enzorres de la primera rica que te de bola, aprende a decir que no y a vivir tu soltería un par de años. Solo te vas a dar cuenta cuándo sea el momento de parar la pelota y volver a la rutina. Pero ojo... primero pensa en vos.

Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 15:23
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 15:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"