Carlos Iannizzotto: "Con las condiciones actuales, las economías regionales son inviables"

El flamante presidente de Coninagro dialogó con MDZ y brindó detalles sobre sus planes para recuperar la competitividad del sector y sobre las perspectivas futuras para pequeños y medianos productores en la temporada de cosecha que se avecina.

Carlos Iannizzotto -directivo de Acovi y Fecovita- asumió el jueves como presidente de Coninagro (Confederación Intercooperativa Agropecuaria), una entidad que nuclea al sector cooperativo agrario del país desde hace más de 60 años. 

La asunción de Iannizzotto cuenta con ribetes históricos, ya que es la primera vez que un mendocino y productor vitivinícola presidirá la entidad, cuya presidencia suele recaer en productores de Buenos Aires y La Pampa, vinculados a cooperativas dedicadas a la producción de granos y oleaginosas. Además, se trata de la primera vez que un productor vinculado a las economías regionales asume el cargo, con vistas a recuperar la competitivad de las mismas, tan castigadas en los últimos años.

MDZ dialogó con Iannizzotto, quien brindó detalles sobre lo que pretende conseguir durante su gestión, sobre las principales problemáticas que deberá afrontar y sobre el futuro de la actividad agraria cooperativa en general y de la vitivinícola en particular.

 -¿Qué expectativas tiene al asumir la función de presidente de Coninagro?

-La primera expectativa es ver de qué manera podemos representar los intereses de las diferentes expresiones productivas que conviven en la entidad. Una tarea que no es fácil porque las perspectivas para las economías regionales no son buenas y hay que tratar de fortalecerlas, algo que por ahora las medidas impulsadas por el gobierno no viene logrando.

La segunda expectativa es fortalecer el cooperativismo durante mi gestión, porque con esta visión le podemos aportar a la economía argentina y a la agricultura una herramienta social y ecnómica que proteja al pequeño y mediano productor. Hay una fuerte concentración económica en la mayoría de nuestras actividades y el cooperativismo puede contribuir a fortalecer las economías productivas pequeñas, que son las más unidas al salario y al trabajo.

La tercera expectativa es que desde la ruralidad en general le podamos aportar mucho al país. Desde lo poblacional, desde el desarrollo local, desde el arraigo, no sólo a través de la producción de alimentos y provisión de recursos sino también aportando a la paz social. Contribuyendo no solo con rentas sino también con capital social, valores de trabajo, vínculos de respeto... Hay que desurbanizar un poco el país, frenar la migración de lo rural hacia lo urbano.

-¿Qué implica que alguien relacionado con las economías regionales y con la vitivinicultura asuma el cargo luego de 60 años en los que la preponderancia de autoridades vinculadas a la producción de granos ha sido absoluta?

-Dentro del cooperativismo existen grandes empresas cooperativas, si logramos establecer puentes que favorezcan la expansión de estas empresas también estamos logrando un crecimiento y una expansión muy grande para toda la economía del país. La economía solidaria no hace concentración económica, hace economía de escala para poder competir mejor. Tenemos que ver como mejoramos el tema vinculado a los reintegros, a los aranceles, a los fletes, a lo logístico, a fines de que nuestras empresas puedan competir y paliar un poco la problemática cambiaria o el precio internacional que suelen tener las commodities.

-¿Cómo van a recuperar esa competividad en las economías regionales que vienen tan castigadas?

-Hay un tema financiero urgente que torna inviables estas economías. Con las actuales tasas de interés se tornan imposibles las inversiones, acudir al crédito, y todas estas economías -que son inclusivas y requieren mucha mano de obra- si no cuentan con un sustento financiero es muy difícil que puedan subsistir. 

Estamos haciendo gestiones con el Banco Nación para lograr tasas y plazos adecuados. El ciclo agrícola es muy largo y el sistema financiero debería acompañarlo, desde el momento en el que el productor decide sembrar -o en el caso de Mendoza cuando comienza con la poda- hasta el momento en que cobra. Es un lapso mucho más largo que el de otras actividades. 

Las actividades industriales de las economías regionales necesitan un tratamiento no subsidiado ni premiado, sino adecuado a la evolución misma del negocio para que puedan ser rentables. En cuanto a la tasa de interés no somos optimistas. Pero si logramos mejores plazos vamos a poder darles un desahogo a los productores para que cuenten con capital de inversión y capital de trabajo para su actividad.

El otro gran tema es terminar con el riesgo del impacto climático en la actividad agrícola. El seguro multirriesgo es una necesidad imperiosa para el productor frente a una situación climática que viene fuera de control. El principal riesgo es que el productor no coseche nada ante la afectación climática. Hay varios proyectos en estudio, estamos trabajando con Sancor y La Segunda, pero para que sea factible avanzar en este sentido hace falta un aporte del Estado que garantice la cobertura total, no solo contra el granizo.

-Con respecto al mejoramiento del acceso a créditos, ¿existe la posibilidad de incluir a las cooperativas en la ley de pymes?

-Venimos teniendo varias reuniones con la Secretaría de Pymes. Estamos avanzando y hay muchas posibilidades de que las cooperativas tengan algún beneficio, ya que la ley de pymes las comprende pero los beneficios se absorben por la filosofía jurídica que contempla a las cooperativas. La ley establece un sistema en el que cualquier vinculación de más de un 10% de una empresa con otra genera que se conviertan en una sola empresa desde el punto de vista jurídico. 

Hay muchas cooperativas que tienen más de 10 % de vinculación una con otra, pero son empresas integradas, no vinculadas. Nos integramos para tener más fortaleza a la hora de negociar, pero no existe un dueño que vaya concentrando las acciones. La cooperativa no gana más teniendo más socios sino que da más beneficios. Esto es lo que la ley no contempla y estamos tratando de que lo haga para que muchas cooperativas puedan gozar de los mismos beneficios que tendrán las pymes.

-¿Cómo ve las perspectivas futuras del sector vitivínicola mendocino ante el triunfo de Donald Trump y las medidas proteccionistas que ha prometido aplicar?

-Es preocupante porque Estados Unidos ocupa un lugar preponderante en las exportaciones de nuestro sector. Es un mercado que ha ido creciendo a pesar de los problemas de valores cambiarios que venimos teniendo. El Malbec tiene muy buena aceptación y el gusto del vino argentino venía pegando muy bien. 

Nos tiene preocupados también que Argentina tampoco defina su política exterior, en materia de Mercosur, de aranceles, de reintegros para exportación, en cuanto al reintegro del IVA, todas medidas del orden financiero e impositivas que todavía no están definidas. 

No hay señales reales de que la política externa argentina apunte hacia un camino vinculado a la exportación. Otros países que compiten con nosotros tienen mejores ventajas y se nota que estamos rezagados. Hay mucho diálogo y buenas intenciones pero por ahora nada concreto.

-¿Qué se espera para esta temporada de cosecha en nuestra provincia? ¿Las contingencias climáticas han ocasionado mucho daño?

-No va a haber problemas de desabastecimiento. Tenemos tres meses de sobrestock, que es lo que se necesita para que se equilibre la oferta y la demanda. Los precios, una vez que pase la especulación por las heladas, van a estar estables. No es bueno que haya precios tan altos porque ahuyentan al consumidor y vuelve la problemática del sobrestock. 

Con respecto a los daños pareciera que no han sido tan duros, salvo en algunas variedades, diría que vamos a seguir en equilibrio. Es decir, un precio no tan malo para el tinto y el blanco un poco por debajo. Estamos con mejores precios, preparando todo el tema de créditos para cosechas a tasas interesantes y habrá que ver que pasa hasta que no tengamos un seguro multirriesgo contra el impacto climático, pero dentro de todo esperamos una buena temporada.

Perfil de Carlos Iannizzotto

-Productor vitivinícola cooperativo de la provincia de Mendoza. Gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI) desde hace 15 años. Directivo y asesor de Fecovita desde hace 28 años. Integrante de la Mesa Ejecutiva de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR). Vicepresidente de Coninagro hasta el 2016, actual presidente de la institución.

-En la función pública ha reunido diversos cargos en organismos como INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social). Ha sido Jefe de Gabinete del Ministerio de Ambiente y Obras Públicas del Gobierno de Mendoza (1997-1999). Miembro de la Comisión Provincial para la Integración de los Productores Vitivinícolas de la Provincia de Mendoza. Presidente del Instituto para la Transformación del Estado y Sociedad (ITES). Coordina el Observatorio de Economías regionales (Acovi) 

Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 05:26
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 05:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia