El texto

Una niña fue violada, ni a ella ni a su familia las protegió la Ley

Mientras el Estado Nacional reconoce ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU que negar el aborto no punible es una violación a los Derechos Humanos de las mujeres, en Mendoza una niña fue abusada sexualmente, todos sus derechos y los de su familia fueron violados.

Una familia muy humilde de nuestra provincia ha sido víctima de violencia de género. Su hija de 12 años fue violada. Su madre solicita un aborto terapéutico y en lugar de una rápida respuesta recibe una seguidilla de situaciones que podríamos encuadrar en lo que denominamos violencia institucional.

De manera absolutamente innecesaria se judicializa su caso, aún cuando corresponde la interrupción de este embarazo porque es producto de una violación y además corre riesgo la salud de la niña. Por aplicación del artículo 86 Inc. 2 del Código Penal la interrupción del embarazo no requiere autorización judicial, por lo que fueron violados los derechos reconocidos en el Pacto de Derechos Civiles y Políticos: el derecho a la vida, la salud, a la intimidad. Que esta práctica médica no esta prohibida, por lo que debería haberse resuelto entre médico/a, la paciente y su tutora sin necesidad de judicialización.  Los/as médicos/as, asistentes técnicos, legales y sociales no deberían haber derivado la situación de la niña constantemente provocando la dilatación de los tiempos, no debería haberse judicializado ya que esta situación está claramente enmarcada en el Código Penal de nuestro país. Tampoco la Ley requiere la convocatoria a un Comité de Bioética. Sin embargo se siguió dilatando la resolución.

A esto debe agregarse que la niña fue hospitalizada y se la mantuvo internada durante todo este período, aún cuando su situación tomaba carácter público. Mientras tanto, leímos en los medios masivos de comunicación que ciertos grupos habrían llegado a la pequeña con información tendenciosa para presionarla, confundirla y así manipular su capacidad de discernimiento. Sólo se intentaba manipular  a la niñita, presionarla, confundirla e impedir que se cumpla la ley y por sobre todo, se contemplen los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, las niñas y las adolescentes.  Y habrían logrado su cometido, hoy esa niñita no sólo debe correr con el dolor de un abuso sexual sino con toda la “culpa” generada a causa de esta revictimización.

¿Por qué no se tomaron recaudos? Hagamos un poco de historia porque es la única manera de aprender del pasado. Hace dos años, corría el mes de agosto de 2006, también en Mendoza, una mamá solicitaba un aborto terapéutico para su hija con discapacidad. Estaba internada en el Hospital Militar, inmediatamente tomó estado público por los medios masivos de comunicación, sectores minoritarios de nuestra sociedad se pusieron en la puerta a rezar, prender velas, cuestionar y juzgar a la madre e impedir que se cumpla la voluntad de la familia. Esta vez, en septiembre de 2008, no se quedaron en la puerta, entraron, burlaron a toda la sociedad y llegaron a esta niña para atemorizarla, desinformarla y brindarle foleltería tendenciosa.

Toda esta seguidilla constituiría un maltrato institucional y legal que puso y pone en riesgo la salud de la niña, discriminándola, exponiéndola. En lugar de garantizar su integridad y la de su familia las instituciones intervinientes sólo mostraron sus debilidades.   Quienes tenían la responsabilidad no deberían haber permitido que se siguieran dilatando los tiempos. La salud de la niña, su integridad y su futuro debían ser garantizados  a través de las políticas públicas y el efectivo cumplimiento de la ley.  Sin embargo la manipulación y el no cumplimiento de lo previsto en la Ley primaron.

Una niña fue violada, ni ella ni su familia fueron protegidas. habra que aprender de los errores porque esta vulneración expone a nuestro país a denuncias frente a los organismos internacionales de defensa de los derechos humanos.
Opiniones (2)
18 de diciembre de 2017 | 16:55
3
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 16:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo ocupan los fanáticos fundamentalistas, Acá las instituciones dejaron el espacio( que ellos debieran haber ocupado) libre y acometieron con brutalidad estos grupos, que me permito disentir con el texto de la nota, no son tan minoritarios. No se protege a la niñez en Mendoza. Cuando los Derechos fundamentales del niño hablan de no judicializarlos, acá se hace todo lo contrario. Las insituticiones pusieron a la niña en riesgo, todo mal.
    2
  2. LA SALUD MENTAL DE UNA NIÑA DE 12 AÑOS SE VERA GRAVEMENTE AFECTADA, EL FUTURO DE ELLA Y SU FAMILIA. LOS MEDICOS SIEMPRE TIENEN MIEDO A PERDER SU MATRICULA Y JUDICILIZAN EL CASO TOTAL NO ES HIJA DE ELLOS...YA LE HUBIESEN HECHO UN ABORTO CLANDESTINO...MENDOZA AVANZA SIEMPRE A LA DERECHA...Y SE PERMITE LA VIOLACION DE UNA MENOR SIN JUSTICIA.
    1
En Imágenes