La población de Argentina envejece

El 14% tiene más de 60 años y ese porcentaje treparía al 25% en 40 años. Mientras, la tasa de natalidad cae. Argentina, junto con Uruguay y Chile, es el país de América Latina con la tasa más alta de envejecimiento. Los desafíos para el sistema sanitario.

La población argentina envejece en forma acelerada ante la notoria caída de la tasa de natalidad y el aumento en la expectativa de vida, ya que el 14 por ciento de la gente tiene más de 60 años y esto plantea un desafío para el sistema sanitario, porque los ancianos requieren hasta el triple de fondos que el resto para atender su salud y su gasto en medicamentos es ocho veces mayor.

Para el 2050 se estima que el 25 por ciento de la población argentina tendrá más de 60 años -en un proceso similar al que ocurre en la Unión Europea pero sin sus redes sociales de contención-, mientras que el sistema de atención sanitaria comienza a dar aquí muestras de agotamiento para atender las necesidades crecientes de la tercera edad y una nueva categoría denominada "cuarta edad", que constituyen los mayores de 80 años.

En 1991, menos del 4 por ciento de la población superaba los 65 años. Sólo una década más tarde, ese sector alcanzó casi el 10 por ciento, mientras que los mayores de 80 ya son casi un millón en el país, según las proyecciones del censo 2001.

Los datos surgen de un trabajo elaborado por especialistas con vistas al XI Congreso Argentino de Salud, que se realizará entre el jueves y viernes próximo (18 y 19 de setiembre) en Salta, organizado por la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI).

El problema, advierten prestadores y financiadores de la salud, es que no existe un sistema de generación de recursos adecuado para sostener la creciente demanda de los sectores de mayor edad. 

Los ancianos requieren mayor cantidad de consultas médicas e internaciones que los más jóvenes y representan un problema adicional para la medicina prepaga, donde los servicios asistenciales suelen ser de superior calidad al hospital público y las obras sociales.

Por la reciente regulación del sector, que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados, las prepagas deben mantener la calidad de los servicios y se ven impedidas de aumentar la cuota después de los 65 años, pero "esa ecuación no cierra y puede terminar colapsando al único sistema que funciona bien", alertan desde el sector.

Además, los expertos coinciden en que faltan programas de servicios públicos y privados que contemplen las necesidades de los mayores, para los que la jubilación es el componente básico de sus ingresos.

Sin embargo, al igual que en el resto del mundo, estas asignaciones están supeditadas a los aportes de la población económicamente activa, por lo que se teme por  la continuidad de ese precario equilibrio, alertan desde ACAMI.

La entidad nuclea a 27 prestadores sin fines de lucro, como CEMIC, FLENI, OSDE y los hospitales Alemán, Británico e Italiano, entre otras instituciones del sistema de salud.

Marcelo Mastrángelo, presidente de ACAMI, indicó que "la progresiva y notable mejora en la expectativa de vida, tanto en cantidad de años como en calidad, es una excelente noticia. La mala noticia es no planificar el mayor costo para una financiación adecuada a esta demanda".

Agregó que el envejecimiento es también "factor decisivo para la suba del gasto en salud, unido a la incorporación de nuevas tecnologías, los aumentos en los insumos médicos y los medicamentos,  las regulaciones y la permisividad judicial en los juicios por mala praxis".

Mastrángelo sostuvo que "las diferencias  sociales existentes dentro de los mismos grupos etarios, explican las distintas expectativas de vida  en las diversas regiones del país: mientras los porteños mayores de 65 años esperan vivir por lo menos 17,5 años más, los chaqueños de igual edad sólo esperan  14,3 años más de vida".

Argentina, junto con Uruguay y Chile, es el país de América Latina con la tasa más alta de envejecimiento, aunque todavía está lejos de los índices de algunos países europeos, donde ese proceso poblacional ha generado respuestas políticas desde el Estado.

Para el titular de la Asociación de Entidades de Medicina Prepaga (ADEMP), Pablo Giordano, el envejecimiento es "el mayor reto económico y social del siglo XXI" y plantea un desafío financiero, tanto para la seguridad social como para el sistema sanitario.

"Se debe asumir que no hay recursos económicos para asegurar todo a todos en salud, ni en nuestro país ni en el resto del mundo", sostuvo el titular de ADEMP, y consideró que el Estado "debe cumplir con su responsabilidad indelegable de brindar las prestaciones de alto costo y requerimientos sociales con financiamiento de rentas generales".

Giordano consideró que "entre 1950 y el 2005, la cantidad de habitantes menores de 24 años aumentó un 100 por ciento, mientras que los mayores de 80 crecieron un 882 por ciento". 

Además, señaló que mientras en el 2000 un paciente mayor de 80 años le insumía a la medicina privada un 300 por ciento más que uno de 40, en la actualidad esa diferencia se eleva a un 500 por ciento más, al tiempo que mientras la medicación tiene un costo promedio de 15 pesos por mes para un paciente de 30 años, supera los 120 pesos para una persona mayor de 80.

Según los especialistas, por la caída de la tasa de natalidad (cantidad de niños por mil habitantes), de 18,5 a 11,9, la Argentina dejará de crecer demográficamente en 2050.

Las consecuencias pueden ser catastróficas: se acentuarán las desigualdades socioeconómicas y la cantidad de personas activas no será suficiente para sostener los sistemas de salud y de previsión social cuya precariedad futura ya debería advertirse y analizarse, alertan desde el sector.
Opiniones (4)
22 de noviembre de 2017 | 02:46
5
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 02:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. DENTRO DE LAS CLASES MAS BAJAS Y EXCLUIDOS SOCIALES LA TASA DE NATALIDAD ES ELEVADA...ESTO SE TIENE EN CUENTA?...O ES QUE COMO NO APORTAN Y ESTAN FUERA DEL SISTEMA NO CUENTAN PARA MANTENER EL SISTEMA SANITARIO...OJO ES UNA NOTICIA TRAMPOSA. EL TEMA PASA POR INCUIR EN EL SISTEMA SOCIAL A LOS POBRES QUE TIENEN MUCHOS HIJOS Y QUE ESTUDIEN Y TRABAJEN Y PUEDAN COMER
    4
  2. Estoy de acuerdo con vos, que la legalizacion del aborto puede acrecentar el problema... pero tambien hay q ver la forma de controlar los abortos clandestinos, por que ponete a pensar que si una persona quiere abortar, lo va a ser igual, sea legal o no. La unica diferencia seria que lo harian en un hospital publico legalmente, o se lo pagarian a cualquier medico para que le hagan la practica... osea es un tema muy complejo.....
    3
  3. Que esta problemática social se analice desde una perspectiva sociológica seria más enriquecedora . . .
    2
  4. Acá hay algo muy claro y que nadie me va a poder negar: LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO EMPEORARÍA LA SITUACIÓN DRÁSTICAMENTE, Y HARÍA QUE EL PROBLEMA QUE SE PRESENTARÍA EN EL 2050, SE PRESENTE MUCHO ANTES. Razón más para mantener la penalización del aborto. Al mundo le hace falta más gente, pero eso si, ¡más gente que trabaje!
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia