Nada Yoga: Yoga del Sonido
Maytilli Devi practica yoga desde hace 25 años, una de sus especializaciones es el Nada Yoga, que propone el desarrollo del sonido de la voz como guía hacia la armonía, la integridad y el conocimiento de sí. Entrá y descubrí el universo de esta ancestral práctica hindú.

En la tradición Hindú se afirma: Nada Brahman, el Cosmos es Sonido. Todo lo que es manifiesto, desde los átomos a las galaxias, incluyendo los seres humanos, está resonando acorde a una vibración que se mantiene desde el inicio de los tiempos. Generar un estado de silencio mental y abrirse a la escucha de este sonido cósmico es uno de los objetivos del Nada Yoga.

Desde el punto de vista terapéutico y meditativo, no existe un sonido más poderoso que el de nuestra propia voz. Este poder reside en que la voz expresa la energía vital que anima el organismo y manifiesta la complejidad psíquica de nuestro ser.


Consecuentemente, la potenciación y liberación de la voz actúan directamente sobre la carga energética e inciden benéficamente sobre múltiples aspectos, se estimula una actitud postural mucho más consciente, se mejora el patrón respiratorio, con evidentes beneficios sobre el sistema nervioso y el metabolismo, se aprende a detectar patrones emocionales subconscientes, que bloquean la expresión más auténtica de nuestro ser, se desarrolla la capacidad de escucha, entrenando la mente a permanecer en un estado de “aquí y ahora”, objetivo común a las prácticas meditativas de todas las tradiciones espirituales del mundo.

Procedente de Italia, Maytilli Devi practica Yoga desde 1980, ha estudiado la tradición del Canto Hindú durante repetidos viajes a India, ha profundizado su interés por los Armónicos Vocales en Londres, Roma y Florencia y sigue practicando técnica vocal en Mendoza. Desde el 2000 propone talleres de Nada Yoga en Italia y Argentina. Además dicta clases de Yoga y Tai Chi en la Asociación Sophia un espacio ubicado en el centro de la cuidad, que creó con el fin de promulgar la enseñanza y la práctica de estas técnicas. Mdz conversó con Maytilli y te acerca esta entrevista.

- ¿Cómo es la relación del yoga y el sonido?

- El inicio del universo siempre fue descrito como un sonido, una vibración esencial, el “big-bang”, “Y al inicio dios creo al verbo”, “En el principio era el verbo”, en la tradición hindú el origen ha sido explicado como un sonido que empieza a vibrar y es a partir de esa vibración que se emprende la creación del universo. En un plano más sutil, está nuestro campo metal, el cual es más compartido de lo que creemos. Los científicos en los años 70 han usado el modelo de la física acústica, el estudio de las ondas sonoras, para explicar el universo, y coinciden perfectamente. Se describe como si todos nosotros flotáramos en un campo vibratorio que es único, universal y a partir de allí se arma la materia, se descubre que existe una matriz vibratoria que la mente universal utiliza. Constantemente todos nosotros la usamos y navegamos en este mismo campo. Al saber esto, en un cierto sentido es una especie de deber o responsabilidad ética trabajar con nuestro pensamiento, por que estamos sino contaminado este campo, este mar. Lo modificamos con nuestros malos o buenos pensamientos e intensiones, imaginate esto multiplicado por millones de personas. Al mismo tiempo ahí entiendes lo que se puede lograr, y la potencialidad de la unión de personas con una misma intencionalidad, estamos todos unidos en este nivel, pensamos que lo mental es mucho más privado que lo físico, pero en realidad es mucho más compartido. Yoga es la manera de parar las fluctuaciones de la mente. La práctica comienza con la con la afinación de la mente. Entonces yoga del sonido, es utilizar el sonido para conocer la funcionalidad de nuestra mente, cómo la usamos, cómo está funcionando, y así purificarla, al mismo tiempo yoga del sonido es utilizar el sonido para armonizar el cuerpo.

- ¿Entonces el Nada Yoga es la búsqueda de un equilibrio entre el cuerpo, la voz y la mente?

- Sí, digamos que la voz representa el puente entre el cuerpo y la mente. La voz pertenece al cuerpo, por ejemplo cuando un bebé grita y no sabe hablar, su voz está al máximo de su potencialidad y expresa a través de ella, pero de a poco la mente se va adueñando de esta potencialidad, para usarla nada más que para hablar, entonces la voz pierde esa conexión con lo físico, y solo la utilizamos para transmitir lo que la mente dicta, raramente recurrimos a la voz para descargar el cuerpo, raramente nos permitimos reír, gritar, llorar libremente. La voz sirve para ayudar al cuerpo en su proceso. Entonces es como si se desconectara la mente del cuerpo, a través de la voz se puede recuperar esta conexión, este puente.

-¿Puede volverse una práctica terapéutica?

- Sí porque la memoria de nuestro cuerpo es grabada a nivel energético, hay una imagen que quizás pueda hacer que se entienda mejor esto, nosotros pensamos siempre que la energía fluye en la materia, en realidad es más bien lo contrario, la energía representa el cauce, y la materia fluye adentro de este cauce. A cada momento las células cambian, se reciclan, pero igual siguen teniendo la misma estructura, por que siguen un patrón que está fijado a nivel energético. Entonces, el sonido, va a tocar este campo, lo puede modificar, lo puede mejorar. Es por esto que uno puede trabajar desde lo terapéutico explorando la voz, por que en la voz llevamos marcada toda la memoria emocional que tenemos, y muchas veces estas memorias quedan estancadas. Nosotros somos capaces de variar nuestra voz, entonces detrás de ella se transmiten nuestros miedos, nuestras tristezas, nuestras angustias, resentimientos, etc. Constantemente estamos afinando nuestros cuerpos en base a la energía de nuestra voz, a la calidad de la misma. Es por esto la importancia que encuentro en aprender a trabajarla con el sonido, de modo que saquemos la voz de este estancamiento, por ejemplo a un depresivo es muy importante llevarlo hacia los agudos, una persona muy ansiosa es muy importante darle los graves, para que recobre raíz, y el sentido de estar adentro de su cuerpo, la voz se ajusta a nuestras emociones. En fin, con la voz se puede explorar el físico de una manera extraordinaria.

- ¿Cómo es el trabajo con los mantras?

- Trabajar con mantras te ayuda a purificar desde el plano de la mente, algunos pensamientos quedan pegados, grabados allí, pensamientos que nos siguen o también recuerdos, esto hace que no seamos capaces de usar la mente de una manera activa y creativa. Trabajando desde el mantra se purifica esa matriz. Yo realizo talleres sobre estos campos y estos cantos, agregando otros aspectos mas típicos del yoga. Lo mío es sobre todo la exploración del sonidos a través de la vos que es para mí un campo aparte y me está llevando a una experiencia personal. Estos cantos los aprendí en India cuando fui la primera vez. Para mi es importante sacarlo del contexto religioso y llevarlo al mundo de lo espiritual, creo que entrar al mundo de la espiritualidad es comprender el sonido y la vibración, porque ahí uno comprende cuál es nuestra verdadera naturaleza, realicé un recorrido personal, casi paralelo con el yoga, en el tema de la voz, trabajé mucho y aprendí a explorarla estudié armónicos vocales y muchas otras técnicas.

- Hablanos sobre tu vida personal, ¿qué te trajo a Mendoza?

- Soy nacida en Italia y vivo aquí desde hacen 14 años, formé parte de una organización de Yoga en Italia y colaboré para la creación de la organización aquí en Argentina, hacen tres años que me salí de este proyecto y ahora trabajo con mi propia organización, “Sophia”, que armamos junto con mi compañero, mi hermano de camino. La organización es el espejo de nuestro criterio de trabajo después de 25 años de práctica con el yoga. Mendoza fue sincrónico, de todas las ciudades que he conocido es donde me he sentido más cómoda, y realmente decidí que yo quería estar acá, debía ir a Salta pero dije que no, preferí Mendoza y me encanta.


-¿Qué clase de yoga practican en el Centro Sophia?

- Nos definimos dentro del Yoga de la Cultura Rishi, lo nuestro es básicamente trabajar sobre la postura, el movimiento, toma de conciencia del movimiento. No solamente se trata de repetir la postura, nosotros encaramos la práctica hacia una toma de conciencia del desenvolvimiento del movimiento en el cuerpo, cómo mandar un comando. Una cosa es mover un brazo automáticamente y otra es moverlo conscientemente sintiendo todo lo que pasa en ese recorrido. Y luego se trabaja lo que para mi es lo más importante, el tema de la respiración.

- ¿En dónde radica la clave de esta importancia?

- Nosotros vivimos respirando, la calidad de la vida depende de la calidad de la respiración que tenemos, nosotros podemos variar y controlar nuestra forma de respirar. Interfiriendo sobre la respiración se puede cambiar el metabolismo, el sistema nervioso, la parte emocional, se puede sacar el cuerpo de las tensiones. Por ejemplo la tensión en la zona lumbar es debido a una forma específica de respirar incorrectamente, las tensiones, en el área dorsal, es un cierre, una falta de libertad del movimiento respiratorio, esto es modelar el cuerpo desde lo respiratorio, se calma muchísimo la mente. Otro pilar del trabajo es la parte de concentración, que se va alcanzando y mejorando progresivamente. Para mi la columna vertebral es como la condensación de nuestra manera de respirar, uno puede ver la pauta de respiración de una persona solo viendo como tiene la columna, trabajando con lo postural se puede liberar esta pauta, que son pautas emocionales, lo que hemos grabado durante toda la vida. Si ves la postura del niño te das cuenta de su libertad, vamos acumulando tensiones, cierres, bloqueos y hay que volverlos a liberar, a destrabar, lo que es interesante de entender es que estos bloqueos y tensiones son un plano denso de la energía.

- ¿Cuándo empezaste tu camino en el Yoga?

- Empecé a practicar a los 17 años, y desde siempre supe que era lo que quería hacer, invertí toda mi vida en esto. Mi profesión coincide con un camino interno y para mi esto es un privilegio tremendo, por que no hay fragmentaciones. Enseño yoga, taichí, y yoga del sonido, el nada yoga, que como te digo, para mi es un espacio de exploración personal, a muchos niveles, tiene que ver con la psique, con la mente, con la meditación, con el cuerpo con la voz. Este trabajo me a ayudado también a potenciar la voz por fines artísticos, por que también es un aspecto que me interesa muchísimo, es mi deleite, mi espacio personal es cantar, canto canciones y he realizado aportes en obras de danza también, trabajando con Valentina y Lucia Fusari, o con músicos como Eduardo Ordoñez, Rodolfo Castagnolo, con los que hemos trabajado en un aérea de exploración alternativa, si se quiere decir y hemos alcanzado resultados increíbles y muy satisfactorios.

 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
24 de Abril de 2014|10:33
1
ERROR
24 de Abril de 2014|10:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"